LOW – Edificio de ciencias biomédicas – Universidad Carlos III Madrid

Juan Verdaguer Aguerrebehere
La propuesta establece con su forma un punto de referencia, por su gran compacidad, así como por su limpieza y síntesis, dando solución al conjunto de variables con el menor de los recursos disponibles. Una arquitectura de bajo impacto, que establece una relación integradora con el conjunto y se convierte en la nueva pieza que vertebra la ciudad con la universidad, buscando generar una escala arquitectónica artesanal, mediante el ladrillo como pieza constructiva génesis de toda la propuesta. De esta manera se consigue combinar el material tradicional de la zona, de gran durabilidad y fácil mantenimiento, con un diseño más vanguardista y actual. “Lograr con un elemento ordinario, algo extraordinario”
442

La reinterpretación de las distintas actividades de uso en la búsqueda de mejorar sus condiciones históricas y culturales nos marca una propuesta de espacios inespecificos que intentan marcar el carácter del edificio como motor de conocimiento.
Un espacio de visualización totalizadora. Desde este punto de vista se favorece una clara
vinculación del área educacional (aulas y laboratorios) con las áreas intermedias, de expansión tanto interiores como exteriores.

La diferencia de cotas en el solar establece el marco de referencia y actuación espacial del edificio, definiéndose de manera gradual y escalonada entre los distintos puntos de acceso produciendo un universo interior interconectado entre las distintas actividades planteadas por el marco programático.

El diseño del nuevo edificio integra e incorpora elementos que favorecen un consumo energético mínimo, garantizando la eficiencia energética y el bienestar de los usuarios.
La doble piel en celosía de ladrillo, filtra los rayos del sol en los meses mas cálidos y los deja pasar en los más fríos, minimizando el uso de sistemas artificiales de condicionamiento.
Esto combinado con el gran lucernario central de vidrios practicables, favorecen la iluminación y ventilación natural controlada.

Las cubiertas incorporan un sistema de acopio de agua de lluvia, con aljibes en el diseño
de la cubierta vegetal, situada en el bloque 2.

Gracias al diseño alargado del edificio, así como su mejor orientación se posibilita la creación de una gran superficie de placas solares fotovoltaicas, situadas en la cubierta del bloque 1.
Tanto los accesos al edificio, como las circulaciones dentro del mismo, han sido proyectados eliminando barreras arquitectónicas, permitiendo las visuales y la óptima conexión entre la ciudad y el conjunto y el edifico.

Información de la obra

Comentarios

Cargando comentarios…