5.9.2022

Escuela de Música de Bressanone

En Bressanone (Bolzano, Italia), ciudad más antigua del Tirol, centro económico del Valle de Isarco y tercera ciudad más grande del Tirol del Sur, el estudio de arquitectura Carlana Mezzalira Pentimalli ha finalizado "Wunderkammer": la Escuela de Música de Bressanone, una institución fundada en 1961, y un hito para toda la región.

La oficina con sede en Treviso se encargó de primera mano de todas las fases de diseño de la nueva sede, que da la bienvenida a más de 1000 estudiantes, desde la etapa preliminar hasta la ejecutiva, y desde la supervisión de la construcción hasta el diseño del mobiliario y la señalización.

Ubicado en la zona norte de la ciudad, cerca de su núcleo antiguo, el proyecto representa la nueva puerta de entrada a la ciudad, un punto focal del área de Priel, que alberga instalaciones públicas como la piscina municipal Acquarena y el rocódromo Vertikale.

La intervención es parte integral de un plan más amplio, que incluye la construcción de un nuevo estacionamiento público subterráneo en dos niveles al norte, con un parque de cruce urbano en el techo. Su contraparte sur contará con una plaza con un nivel subterráneo adicional de estacionamiento público, que conecta la carretera estatal Brenner, una antigua arteria que conecta Austria e Italia, con la piscina municipal y la ciudad histórica.

Núcleo de flujos vehiculares subterráneos y de recorridos peatonales a todos los niveles, así como cara norte de la futura plaza, rodeada al este por el rocódromo y la piscina municipal, la Escuela de Música garantiza la adecuada alineación espacial para completar la nuevo plan urbanístico y resuelve el dilema orográfico y los desniveles.

De esta manera, todas las áreas están conectadas y son fácilmente accesibles, teselando la plaza con el estacionamiento, los edificios de la Escuela de Música y los espacios de las asociaciones Banda Musicale y Alpenverein, dispuestos dentro de un volumen compacto al norte del rocódromo. El resultado es un parterre continuo distribuido en varios niveles.

Desde una perspectiva morfológica, el proyecto se acerca a la ciudad histórica con sus principios de poblamiento, para reinterpretar respetuosamente el arquetipo del recinto. La intervención, que pretende integrarse en el tejido urbano, se caracteriza por su volumen compacto y reconocible, dentro del cual se excava un vacío urbano encerrado por una valla. Situada en la parte occidental de toda la intervención, la Escuela se distribuye en tres plantas sobre rasante y una parte del sótano. Para mitigar el impacto en el skyline de la ciudad, la planta superior se retranquea de la línea de las fachadas exteriores, consiguiendo un efecto óptico que disuelve la percepción del edificio. Las elevaciones también se conciben como caras de muros, cuyos tratamientos cambian en relación con el contexto, para resonar armoniosamente con los edificios circundantes.

También te puede interesar
Centro de artes escénicas Dwana Smallwood (DSPAC)

El recinto, que junto con el volumen de la Escuela rodea el gran espacio colectivo del patio situado al este, se configura como un volumen de dos plantas, dentro de las cuales se ubican los elementos de distribución vertical y los servicios de la ciudad. De esta forma, se resuelven los desniveles, asegurando la continuidad visual entre la plaza y el futuro Parque Priel, mientras que la profundidad de campo hacia las montañas al norte y sur del recinto permanece ininterrumpida.

El proyecto de los vacíos distribuye dinámicamente los flujos de usuarios que acceden a la ciudad, gracias a una fuerte permeabilidad transversal horizontal y vertical con accesos dispuestos a +0,00 y +3,75m. Con vistas a la nueva Escuela de Música, las asociaciones Banda Musicale y Alpenverein, el rocódromo y la plaza, la cancha también servirá como futuro estacionamiento, permitiendo una ruta directa a la plaza Priel y a la ciudad.

Accesible al público en todo momento, el patio alberga una serie de dispositivos de conexión y servicios colectivos, como quioscos, almacenes y elementos de distribución vertical.

«Una de las peculiaridades del proyecto es el ‘jardín de la música’, una sala al aire libre finamente decorada, dentro del recinto y a la vez fuera del volumen de la Escuela, que disuelve la frontera entre el interior y el exterior. El ambicioso intento de domar un espacio urbano, de ahí el nombre de ‘Wunderkammer’ (Cámara de las Maravillas), en referencia al período histórico en el que las colecciones privadas se abrieron al público en general, haciendo accesible ‘Mirabilia’ donde antes estaba al alcance de unos pocos . Del mismo modo, entendimos la arquitectura como un entorno comunitario disponible para todos» – explican los arquitectos Michel Carlana, Luca Mezzalira y Curzio Pentimalli.

También te puede interesar
Terrazas de Aprendizaje en Shenzhen

En relación directa con el jardín y la futura Piazza Priel, la entrada a la Escuela y el gran vestíbulo con su forma regular para orientación inmediata, se ubican al sur del edificio. La administración, ubicada íntegramente en la planta baja, también mira en la misma dirección. Además, tanto la organización funcional como espacial modulan el grado de independencia entre la Escuela y la sala con un escenario, alojado en la planta baja y parcialmente empotrado en el suelo, destinado a albergar conciertos públicos.

En la planta baja, primera y segunda, hay 29 salas de música. Las escaleras y elementos de conexión, diseñados como un sistema continuo y coreográfico a partir del vestíbulo de entrada, conducen a través de todos los niveles de la escuela.

Las estancias y elementos de distribución, así como el gran pasillo central del que parten las aulas, están iluminados por un gran lucernario que permite el paso de la luz natural por todo el volumen gracias a un sistema de dobles alturas, y se concibieron como espacios de agregación, y como áreas de espera, estudio y reunión para los estudiantes.

Un sótano, accesible desde el montacargas de la escuela, un ascensor público y una escalera al noreste del recinto, albergan salas técnicas y de almacenamiento para la Escuela y el Municipio de Bressanone. Un túnel por debajo del patio representa la futura conexión con las carreteras proporcionadas por el aparcamiento de Priel.

La monumentalidad de las fachadas externas contrasta con una fuerte búsqueda de familiaridad en el interior, que bebe de la memoria colectiva por los sitios históricos de la ciudad. El gran vestíbulo de entrada y los espacios de distribución aparecen como salas de estar generosas y acogedoras para la ciudad, dentro de las cuales uno se orienta gracias a las aberturas y vistas caracterizadas por tapizados de precioso mármol gris claro. Sillones acogedores en tela acolchada se colocan estratégicamente cerca de las áreas de servicio y los espacios de filtro, que están completamente cubiertos con papel pintado de colores neutros que evocan los tapices que adornan las habitaciones del Palacio Episcopal de Bressanone. Los elementos de distribución vertical y el mobiliario integrado en el edificio, realizados en madera de roble teñida de oscuro, recuerdan los trabajos de carpintería de los edificios del centro histórico de la ciudad. La abundante luz natural, vertical o cenital según la situación, se filtra a través de cortinas rizadas, con características fonoabsorbentes, en suaves colores pastel.

También te puede interesar
Aulario de Diseño de la Universidad del Azuay

Realizado con un presupuesto muy limitado, el proyecto no sacrifica la experimentación formal. Con elementos cuidadosamente seleccionados, materiales auténticos y un sistema constructivo sencillo, el estudio ha creado un producto de gran calidad técnica y estética, que respeta la tradición y los materiales de la zona.

Totalmente construido en hormigón armado a la vista, el edificio, desprovisto de revestimientos, presenta una sorprendente correspondencia entre estructura y arquitectura. Mediante la adición de áridos de pórfido rojo y pigmentos (rojo al 3% y negro al 2,5%) al hormigón, el conjunto consigue un color y una textura que se mimetiza estupendamente con las costumbres y materiales tradicionales.

El único tratamiento que se da a las superficies para hacerlas vibrar con la luz natural es el abujardado manual de todo el edificio, excepto los marcos coincidentes con los vanos y el patio, totalmente martillados a mano con un motivo extraído de la arquitectura típica local. texturas Un acabado de gran sencillez, reinterpreta las preciosas decoraciones que salpican el corazón de la ciudad en clave contemporánea.

Arte, arquitectura, ingeniería, urbanismo se unen en este proyecto del estudio de arquitectura Carlana Mezzalira Pentimalli, como personajes inseparables que, en el convencimiento de que la arquitectura, más que dictar, debe donar un trozo de ciudad.

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/the-music-school-of-bressanone.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas