29.8.2019

Punta Caliza Hotel Holbox

La playa se encuentra en esta ocasión alejada. En un terreno “residual”, sin frente al mar y cerca del límite intocable del mangle, tres crujías contienen en este hotel su propio paisaje acuático.

Tres largas cubiertas vegetales albergan las habitaciones sin llegar a tocarse entre sí. Permiten de esta manera que la palapa conserve su construcción clara, sencilla. Esta lógica arcaica, aprendida de la casa maya, deja que los muros se liberen de su labor estructural. Sueltos los muros, la habitación queda resguardada entre el agua, que se cuela desde el patio inundado, y un breve recordatorio del mangle que puebla la isla de Holbox. Descansar bajo una palapa construida de cedro sólido y oloroso, experimentarla como espacio, es la premisa de todas las habitaciones, que no permiten por esta razón un segundo piso.

Contra el simple razonamiento pragmático de cruzar las circulaciones en el centro y frente a las habitaciones, los andadores se llevan hasta el perímetro del predio. El corazón del proyecto solo se habita mojado, preferentemente en reposo. El pequeño hotel se levanta del terreno para negociar con las subidas de mar en una isla que es inestable. O se adelanta a esa condición con su claustro anegado, según se le quiera ver. En el ángulo más estrecho del proyecto, a manera de quilla, una torre da cabida a los servicios. Al tiempo que permite asomarse sobre el manglar hacia los dos cuerpos de agua que definen esa franja de tierra que llamamos Holbox.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas