7.9.2015

Plaza Capitán Juan Antonio Artigas, Puebla de Albortón, Aragón

Con la finalidad de homenajear al abuelo del prócer José Artigas, el Capitán Juan Antonio Artigas, se construye la plaza en el antiguo solar que perteneciera a esa familia.

El contexto
Desde hace más de cuarenta años, el Estado uruguayo y diversas organizaciones sociales y culturales, impulsaban la iniciativa de concretar una obra conmemorativa del General José Gervasio Artigas y de su abuelo, el Capitán Juan Antonio Artigas, en el solar baldío donde se ubicara la casa natal de éste último, en Puebla de Albortón, Aragón.
Finalmente la Cámara de Representantes y la Escuela de Gobierno, institución que actúa en su órbita, encarga el diseño del anteproyecto a dos arquitectos funcionarios de esta Cámara, quienes hacen participar al estudio en esta etapa.

El lugar
La pequeña localidad se inserta en un paisaje árido, con escasa vegetación y la presencia dominante de un cerro rocoso, lo que armoniza con las antiguas casas de piedra, erigidas sobre una trama urbana de geometría irregular que data de siglos atrás. El carácter del pueblo es, de esta manera, tranquilo y acogedor.
El espacio público central está enmarcado por la iglesia y el edificio del ayuntamiento; entre ellos, una explanada sin más equipamiento que unos juegos para niños, junto a una escalinata que conduce al sector más alto, donde está ubicado el busto de José Gervasio Artigas.
El predio de la familia Artigas se abre hacia este espacio público, en uno de sus extremos.

La concepción
Desde el comienzo del análisis de distintas alternativas, se apreció la oportunidad de generar una plazoleta con identidad propia, que a su vez se integrara al gran espacio público.
La reflexión sobre el carácter del entorno y el desafío del homenaje, ante el significado del ideario artiguista, sugería una imagen abstracta, sin referencias explícitas ni figurativas, lo que condujo a la búsqueda de una expresión arquitectónica de pureza y sencillez, utilizando materiales nobles y duraderos.
Por otra parte, la plaza, de uso recreativo y de descanso, debía conformarse con límites precisos, evitando el desorden de los predios vecinos y concentrando las vistas en una apertura hacia el espacio mayor.
En consecuencia, se pensó en crear un cerramiento lateral de piedra, con altura homogénea, siguiendo el contorno poligonal del predio. Se eligió, precisamente, la Piedra de Puebla, material extraído de una cantera muy cercana y que predomina en las construcciones del lugar. Se seleccionó una textura rugosa para potenciar sus cualidades estéticas.
El pavimento del mismo material ayudaría a definir el carácter del ambiente, integrándose a la calle, de uso preferentemente peatonal, mediante la continuidad de niveles y texturas.
Se buscó promover el carácter reunitivo de la plaza, creando en todo su contorno un asiento de piedra, y en el centro un plano más bajo, cuadrado, que permitiera la realización de diversas actividades.
Se previó implantar un olivo, especie predominante en el campo de Aragón y árbol simbólico para nuestra cultura.
Una estructura de pilares y vigas de acero, con piezas muy esbeltas de sección cuadrada conformando las aristas de tres cubos virtuales, atraviesa el centro de la plaza. Se busca destacar de esta manera un eje del espacio, rematado por la plaqueta conmemorativa ubicada junto al muro. Con el uso del metal, en su geometría perfecta y sus cualidades sensibles, se resalta una presencia contemporánea en la intervención urbana, en contraste con otros elementos que contemplaban lo ancestral.
Una cinta continua de luz artificial, bajo el asiento en todo el contorno del predio, concentra la atención en el plano central y destaca la geometría del espacio con un efecto visual muy particular.
La idea de unificar nuestra plaza con el espacio público mayor, se completa con la implantación de un gran espejo de acero inoxidable pulido, instalado sobre uno de los muros medianeros que, según distintos puntos de vista, refleja la plaza España, la iglesia, el busto de Artigas, y la gente, lo que sugiere la posibilidad de un encuentro integrador.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas