15.7.2022

Hotel Monastero: Inside the walls

Los espacios monumentales de un monasterio del siglo XVII reviven en Arco, Alto Garda, donde noa* los ha transformado en un hotel único, conservando el encanto de la arquitectura original y su atmósfera de paz y meditación.

En el jardín, el balneario se inspira en ciertas construcciones típicas rurales, que se pueden encontrar a la orilla de los lagos.

Restaurar el poder majestuoso y la dimensión espiritual de un antiguo centro monástico y hacer de sus elementos más distintivos los rasgos principales de un hotel único y con encanto, fue la misión perseguida por noa* en el proyecto de renovación del Monasterio Serve di Maria Addolorata en el centro. de Arco, situado en el extremo norte del lago de Garda. Este noble complejo con su extenso jardín, está rodeado por un alto muro que lo rodea y data de la segunda mitad del siglo XVII. La mitad del edificio del Monasterio, que también alberga una iglesia y un claustro, donde siguen viviendo las monjas, se ha dejado intacto y en 2020 se inició el proyecto del hotel en estrecha colaboración con la Oficina de Patrimonio Cultural de Trento.

“La majestuosidad y el rigor de la arquitectura, los largos pasillos, los techos abovedados, todas estas características se combinan para dar a estos espacios una verdadera sensación de antaño”, explica Francesco Padovan, el arquitecto de noa* que desarrolló el proyecto arquitectónico.

El proyecto noa* constaba de dos fases principales:
– La rehabilitación y conversión del monasterio y sus interiores en hotel, lograda mediante la creación de espacios comunes (recepción, vestíbulo, sala de desayunos, zona de bar y cocina) en planta baja con las habitaciones distribuidas mayoritariamente entre planta primera y buhardilla.

– El desarrollo de una nueva área de bienestar dentro del exuberante jardín: 500 metros cuadrados de salas de relajación, salas de tratamiento, saunas y un curso de bienestar con baño de vapor.

Estas intervenciones han dado como resultado un hotel muy particular, como destaca el arquitecto Padovan:
“Un refugio que te transporta en el tiempo, muy centrado en la historia y las particularidades de este lugar. Y donde cada elección constructiva, cada material y detalle, ha sido estudiado para aprovechar la majestuosidad del contexto preexistente, exaltándolo y dándole nueva vida”.

RENACIMIENTO
Con sus 40 habitaciones (incluidas 2 suites), el Monastero Arx Vivendi, el nombre del nuevo hotel, ofrece hospitalidad en plena armonía con la espectacular ubicación.

Desde una perspectiva de diseño, la idea subyacente era mantener la arquitectura típica del monasterio, conservando el diseño original de los caminos internos y extendiendo su rigor geométrico a los nuevos volúmenes, prestando mucha atención a la elección de materiales y colores.

“Una filosofía de diseño que nos guió y nos ayudó a mantener la claridad compositiva, estática y visual que hace de un monasterio un lugar tan especial”, explicó el arquitecto Padovan.

También te puede interesar
Bear Gardens, restauración de almacenes del siglo XIX

Y eso no es todo. El paisaje agrícola circundante también desempeñó un papel importante, inspirando la arquitectura de las construcciones de vidrio ligero que albergan el área de bienestar y creando una relación simbiótica entre la historia y la tierra.

ESPACIOS ANTIGUOS, FUNCIONES NUEVAS
Completamente cercado por un muro perimetral de 7 metros de altura que ha conservado su aspecto original, el monasterio se distribuye interiormente en tres niveles.

“Es un poco sorprendente descubrir que los espacios en cada piso están estructurados de maneras muy diferentes”, observa Padovan. “Los espacios concéntricos de la planta baja contrastan con el majestuoso corredor de la primera y luego está la masa de vigas de madera en el desván. Prestamos especial atención a esta variedad de ambientes, desarrollando soluciones que no alteraban los distintos diseños pero que potenciaban su encanto y originalidad”.

Como tal, el desarrollo de los espacios comunes en la planta baja enfatizó el plan existente del monasterio – ubicado a lo largo del eje central está la recepción, la sala de desayuno y una sala de lectura/salón, todo adornado con hermosos techos de bóveda de crucería y rodeado de un largo corredor continuo. El bar y la cocina también se encuentran en la planta baja. En este nivel también se creó una suite con jardín privado.

El paisaje cambia en el primer piso, donde el majestuoso pasillo central está bordeado por vigas del techo que se extienden hasta una impresionante longitud de casi 50 metros. Aquí, las antiguas celdas monásticas, alineadas a los lados, se unieron de dos en dos para crear salas más grandes (de 22 a 30 metros cuadrados). De esta forma, en cada habitación una ‘celda’ constituye el dormitorio, mientras que la otra alberga el baño. Las antiguas puertas, de madera clara, se conservaron todas en el lado exterior, a lo largo del zaguán, para mantener el llamativo espectáculo de los accesos que salpicaban el largo corredor. El primer piso también ofrece una suite que se desarrolló a partir de la parte del edificio que originalmente albergaba los baños y los baños.

El segundo piso no es menos llamativo. Una gran área de loft coronada por llamativas vigas, que albergan dos líneas de habitaciones que se abren a un largo corredor central. Las cerchas de madera restauradas rinden homenaje a su función original. En el punto más alto del techo, una claraboya corre a lo largo del techo, iluminando no solo el pasillo sino también las habitaciones gracias al travesaño de las ventanas.

También te puede interesar
Hotel Son Brull

SALUS POR AQUAM
Recientemente desarrollado en el jardín del monasterio, el spa consta de siete volúmenes de vidrio y metal ligeros colocados a lo largo de una columna de piedra. La alternancia de cuerpos de vidrio y patios verdes crea un patrón evocador de volúmenes avanzados y retranqueados.

«Al diseñar esta área, nuestro objetivo era crear un diálogo más con el paisaje agrícola circundante que con el monasterio, un poco demasiado ‘poderoso’ en términos arquitectónicos», explica el arquitecto Padovan. “Para hacer esto, usamos elementos muy simples con una gran claridad estructural. La estructura de metal ligero, organizada en pilares y vigas, está inspirada en las características casas de limón del lago de Garda rural”.

La columna de conexión – compuesta por una serie de pilares revestidos de piedra de Vicenza, cuyos colores recuerdan las estructuras preexistentes, y un arquitrabe horizontal de hormigón prefabricado y arenado – se hace eco de la pilastra de piedra del canal elevado que recorre el lado este del convento

La zona wellness incluye una primera zona de relax con tumbonas, una zona de tratamientos y una segunda zona de relax frente al ‘biolake’, una piscina de agua natural con tintes azul oscuro. A continuación, una tercera área de relajación en una galería abierta en los patios verdes, luego las saunas (una biosauna y una sauna finlandesa) y un tipo particular de hammam o curso de bienestar que gira en torno a una gran piedra oscura calentada.

AGRADABLE AUSTERIDAD
“El proyecto de diseño estuvo guiado por nuestro total respeto por la arquitectura existente. El diseño se adaptó a los austeros espacios monásticos con soluciones a la medida, sin comprometer la comodidad, la funcionalidad y la estética contemporánea”, explica el diseñador de interiores Niccolò Panzani de noa*, quien supervisó el proyecto de diseño de interiores.

Se conservaron y restauraron los techos originales y la decoración de los espacios comunes de la planta baja. Los tonos dominantes son el blanco, el gris y el negro, los colores históricos del monasterio.

Los pisos de concreto, están construidos sobre los originales, con excepción del piso del corredor que conduce desde la entrada principal al jardín interno, el cual mantiene su revestimiento original de terracota luego de una cuidadosa restauración. Tras las obras de restauración y consolidación, los muros y las bóvedas se trataron con un enlucido ondulado de efecto antiguo.

También te puede interesar
El Mercure Hotel, remodelación de la antigua cervecería Leeuw

La recepción destaca por su gran escritorio de piedra, revestido de granito e iluminado por una ‘ducha’ de lámparas colgantes minimalistas. A su alrededor, solo queda la discreta presencia de sillas de hierro forjado.

Igual de discreto y elegante es el gran salón de desayunos, que está dominado por una larga mesa central que recuerda el antiguo refectorio y tiene mesas más pequeñas colocadas a lo largo de las paredes. En la zona de barra y sala buffet se ha adaptado un pozo restaurado y una chimenea en islas buffet.

En el primer piso, el majestuoso corredor central, cuyo piso de terracota ha sido reconstruido sobre la base del piso existente, se ha dejado deliberadamente libre de muebles. Todas las habitaciones comparten un diseño muy riguroso, también en cuanto a la elección de los materiales: suelos de roble cepillado a mano para el dormitorio y azulejos de aspecto natural para el baño. Se ha elegido el negro para el mobiliario, incluido el del baño, que destaca sobre el gris de las habitaciones. Todo está diseñado a medida, incluidas las camas con dosel de metal con inserciones de roble negro.

Las habitaciones del loft adoptan el mismo estilo, pero con algunas concesiones extra a la modernidad: colores más suaves, camas acolchadas para el confort acústico y lámparas de cerámica.

En la zona wellness la elección de los materiales y la decoración busca potenciar la calidez y el ambiente sosegado de las habitaciones, caracterizado por los tonos cálidos del roble blanqueado, los tejidos efecto lino y el algodón. Dentro del spa todo está diseñado para generar una sensación de calma y relajación, desde los paneles de madera fresada que hacen eco del diseño estilizado de la granada, símbolo del monasterio, hasta las camas suspendidas como columpios y los bancos de la biosauna, que invitan a la meditación y recuerdan a una sala de oración.

SENSIBILIDAD SOFISTICADA
Una vez más, la arquitectura del estudio de diseño con sede en Tirol del Sur transmite el poder expresivo común a todos los proyectos de noa*. Empezando por el mobiliario estrictamente artesanal y la naturalidad de los materiales elegidos, como la piedra y la madera.

“Nuestra atención al detalle y los diseños personalizados nos permiten crear proyectos únicos, exclusivos y ad hoc para nuestros clientes que nunca son repetitivos”, subraya Niccolò Panzani. “Pero aquí, la ubicación excepcional también ayudó a dar forma a nuestras elecciones y restaurar esa sensación de paz y tranquilidad que el monasterio ha salvaguardado durante siglos”.

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/monastero-inside-the-walls.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas