27.10.2015

Cumandá

Anteriormente como proyecto, hoy está en funcionamiento y la rehabilitación de los espacios de la anterior Terminal Terrestre de Cumandá transformados en espacios de uso comunitario recreativo y de construcción de identidades y encuentros, constituyen un hito en la refuncionalización de grandes estructuras construidas y de transformación del paisaje natural y cultural.

Su apertura que invita al uso y a la relación con el paisaje natural y urbano tan significativos, nuevos ritmos y nuevas delimitaciones espaciales, continuidades espaciales, tratamiento del espacio exterior, todo adquiere sentido con la aceptación y el uso intensivo de los habitantes de Quito.

Quito está ubicada al pie del volcán Pichincha, que forma parte de la Cordillera occidental de Los Andes. Esta situación le otorga a su geografía una condición particular, al estar configurada por un sinnúmero de quebradas que parten de las faldas del volcán y avanzan de occidente a oriente. Una de las quebradas más importantes que atraviesan la ciudad es la de Jerusalén, que parte del sector llamado La Chorrera y llega al Censo, recogiendo aguas de la parte sur occidental de la ciudad y formando el río Machángara.

Las quebradas andinas son poseedoras de un rico patrimonio natural de flora y fauna que han sido registradas desde el siglo XIX como nativas, y que no obstante haber sido desplazadas por el crecimiento de las ciudades que rellenaron muchas de ellas, mantienen su posibilidad de recuperación.

La cartografía de Quito, contiene un registro histórico de la presencia de las quebradas y su desaparición paulatina. El plano de 1903, aún muestra las principales de ellas que cruzan el actual centro histórico y son representadas como cauces naturales de agua, distinguiéndose claramente allí, la quebrada de Jerusalén que, a inicios de siglo XX, se conformó como la avenida 24 de Mayo, sitio de actividades comerciales y de encuentro y que en su extremo oriental fue conformando paulatinamente el lugar de llegada del transporte nacional, hasta la construcción de la Terminal de Buses Cumandá, hacia mediados del mismo siglo.

También te puede interesar
Asombrosa mandíbula de la ballena: Estación de Bus en Hoofddorp

Una aproximación en distintas escalas a la actual conformación urbana del sector, nos da cuenta que, no obstante haber sido cubierto por calles y edificaciones, y haberse invisibilizado la realidad ambiental originaria, ésta mantiene su potencial ambiental como elemento articulador de un sistema mayor de áreas verdes de la ciudad.

El hormigón y el pavimento no han logrado anular la fuerza natural que se mantiene latente y que puede evidenciarse en la topografía del lugar. Los bordes occidental y oriental de la quebrada, que limitan con los barrios de La Loma y San Sebastián, respectivamente, son un claro referente de lo señalado. Igualmente un corte norte-sur grafica la salida o unión de la quebrada de Jerusalén con la quebrada del Censo.

La propuesta de intervención del antiguo Terminal Cumandá, organiza un conjunto de estrategias orientadas a recuperar un lugar de la ciudad y específicamente reciclar una estructura construida para destinarla al servicio de sus habitantes.

La propuesta procura la:
– Recuperación ambiental de la quebrada.
– Recuperación del patrimonio histórico y natural.
– Dotación de espacio público.
– Refuncionalización de la edificación existente.
– Optimización de los recursos económicos y materiales.
– Generación de un nuevo referente urbano.
– Mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de la ciudad y el sector.

El concepto matriz de la propuesta es la recuperación de los márgenes de la quebrada de Jerusalén, en su extremo sur, sur-oriental, para generar un nuevo paisaje urbano con un claro mensaje de regeneración ambiental y de dotación de espacios públicos orientados a mejorar la calidad de vida de los habitantes de Quito. En términos generales se reciclan cerca de 15 000 m2 de estructura y se habilitan aproximadamente 30 000 m2 de áreas verdes que contienen:

También te puede interesar
ZOHO

– Bordes, tratamiento de paisaje más programa de áreas exteriores.
– Perímetro, tratamiento de paisaje más parada de transporte público.
– Componente uno, Borde norte, ingreso desde el CHQ.
– Componente dos, Borde sur, permeabilidad visual.
– Componente tres, Plaza – terraza, color.
– Componente cuatro, Puente, remates a barrios.

La posibilidad de utilizar especies nativas con árboles de raíz profunda permite recuperar una mayor cantidad de agua para revertirla al subsuelo, absorbe más CO2, estabiliza la estructura de taludes evitando erosión y genera calidad espacial al largo plazo.

Esta intervención, también forma parte del conjunto de intervenciones que realiza la Municipalidad en el sector, como: Museo de la ciudad, 24 de Mayo, Turismo y recreación Calle La Ronda, Estacionamiento vehicular La Ronda, Plan de vivienda Hotel Colonial, Puente San Sebastián La Loma.

La conformación urbana de los barrios La Loma y San Sebastián está destinada básicamente a vivienda y contiene los equipamientos necesarios en educación y servicios que le otorgan un carácter especial, por lo cual la materialización de este proyecto tiene el doble propósito de, por una parte, generar una incidencia positiva en los barrios aledaños y, por otra, nutrirse de los mismos en una interrelación que potencie las virtudes mutuas. Es un nuevo paisaje urbano de componentes históricas, sociales y naturales de gran fuerza para generar nuevas condiciones de vida urbana.

La recuperación del borde occidental de la quebrada que linda con el barrio La Loma, permitirá una estrategia de recuperación urbana que incorpore mejoras de edificación en etapas sucesivas desde el centro Cumandá hacia el interior del barrio.

También te puede interesar
Circunvalación en Tirol del Sur: la movilidad se encuentra con la arquitectura

De igual manera, en el borde oriental que limita con el barrio de San Sebastián, la recuperación del espacio actualmente destinado a parqueo de pico y placa y su futuro destino para parqueo de borde y plaza, significará un importante paso de regeneración urbana que podrá extenderse hacia el interior del barrio. El puente que une los barrios en cuestión, será el vínculo necesario entre los barrios y el nuevo centro Cumandá.

La Plaza – terraza que cubre el edificio recuperado, ha merecido especial atención por su significación urbana, al constituirse en el principal espacio público del sector. Propone una composición de nuevo simbolismo de agua y naturaleza para este centro. Funcionalmente, se está dotando de un espacio de recreación y contemplación de gran valor para este sector de la ciudad.

En síntesis, la propuesta de intervención en Cumandá incorpora un conjunto de temas estratégicos agrupados en tres ejes: Ambiente, Deporte y Cultura. Ambiente, en cuanto permite la recuperación de un cauce de quebrada, con las implicaciones de rescate de flora y fauna nativos y el tratamiento sostenible del lugar, incluido el reciclaje de la estructura existente. Deporte, al vincular importantes áreas del edificio a la práctica de actividades físicas y recreativas bajo cubierta, lo que contribuye a mejorar el bienestar y la salud de sus usuarios. Cultura, en la medida que informa sobre los proyectos de ciudad para el futuro, e incorpora a la comunidad en su consecución.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas