5.3.2010

Centro de Estudios Rolex en Lausanne, Suiza

El Centro de Estudios Rolex está compuesto por una serie de instalaciones para el estudio, la enseñanza, la investigación, la socialización, el entretenimiento y la administración. Un edificio altamente experimental diseñado para las nuevas formas de estudio y la interacción del siglo 21.

Una moderna biblioteca
La biblioteca principal, con 500.000 obras impresas, es una de las colecciones científicas más grandes de Europa. Contará con cuatro grandes áreas de estudio con capacidad para recibir a 860 estudiantes y un espacio de oficinas para más de 100 empleados. Una biblioteca de arte multimedia dará acceso a 10.000 publicaciones en línea y 17.000 libros electrónicos, con máquinas de préstamo y sistemas avanzados para la búsqueda bibliográfica. Un centro de estudios para los investigadores de postgrado proporcionará acceso al archivo principal de la universidad y a la colección de trabajos de investigación. Otras áreas de enseñanza incluyen 10 aulas para seminarios, trabajos en grupo, reuniones, oficinas de administración de idiomas y centro multimedia, entre otros.

Tecnologías de aprendizaje
El Laboratorio CRAFT (Centre de Recherche et d’Appui pour la Formation et ses Technologies), centro de investigación de la EPFL, lleva a cabo una labor pionera en nuevas tecnologías y ofrece enfoques innovadores para el aprendizaje. El Centro está abierto a estudiantes, al sindicato de estudiantes (Agepoly) y a la Asociación de Graduados EPFL ‘(A3). Tendrá una librería multimedia y una tienda de la EPFL.

Un espacio público
El Forum Rolex es un anfiteatro con un escenario de 310 m2 y capacidad para 600 personas, que se utilizará para conferencias, charlas, presentaciones y otros eventos de gran escala. El espacio incluye un cibercafé, una cafetería autoservicio y, en una de las partes altas del edificio, un restaurante de primer nivel con excepcionales vistas al lago de Ginebra y a los Alpes, todos ellos abiertos al público.

Patios innovadoras
Cinco patios exteriores, además de los patios interiores parquizados y equipados con asientos informales, ofrecerán áreas de relax al aire libre para los visitantes y los estudiantes. El horario de apertura de la biblioteca y del Centro será de 7am hasta la medianoche.

Una forma orgánica
Ubicado en el centro del campus de la EPFL, el edificio es esencialmente una estructura continua extendida en un sitio de 88.000 m2. La planta del edificio es rectangular, pero su forma parece más orgánica porque su techo y su piso se ondulan suavemente, siempre en paralelo. Con pocos apoyos visibles, el edificio toca ligeramente el suelo, dejando debajo un espacio abierto que atrae a la gente hacia la entrada central.

Pendientes en lugar de muros
En el interior, aunque no existen barreras visuales entre las distintas áreas, las colinas, valles y mesetas formadas por la ondulación hacen a menudo invisibles los bordes del edificio. Claramente, pero sin paredes divisorias, un área da paso a la siguiente. En lugar de escaleras, hay suaves pendientes y terrazas. Los visitantes pueden recorrer las suaves curvas, o moverse por el espacio en uno de los especialmente diseñados “ascensores horizontales”, elegantes cajas de cristal cuya ingeniería es una adaptación de los tradicionales elevadores.
Así como el edificio ofrece áreas sociales y un impresionante auditorio, también dispone de sectores tranquilos y silenciosos, zonas acústicamente separadas creadas a través de cambios de altura. Además, los grupos de paredes esmaltadas o “burbujas” crean pequeños recintos de reunión y para el trabajo de grupos reducidos.

Patios
La topografía le otorga una extraordinaria fluidez a la abierta y flexible planta del edificio, un flujo que se destaca por catorce espacios vacíos de dimensiones variables en la estructura. Estos espacios son vidriados y crean una serie de suavemente redondeados “patios” externos, espacios sociales que representan una parte muy importante del edificio y que a su vez vinculan visualmente el interior y el exterior.

Diseñado para la investigación científica
El Centro de Aprendizaje Rolex encarna los objetivos y la filosofía de la EPFL, estableciendo un escenario para los diferentes tipos de colaboración y la investigación interdisciplinar, considerados ambos esenciales para los avances en ciencia y tecnología. A su vez, el proyecto tiene una gran flexibilidad que permitirá utilizar el edificio de muy diferentes maneras, tanto en el presente como en el futuro, absorbiendo las nuevas tecnologías y métodos de trabajo que más adelante entrarán en funcionamiento, muchos de ellos desarrollados incluso dentro de la EPFL.
El edificio destaca la importancia de lo social: reunirse para tomar un café, para el almuerzo, para el estudio, los seminarios, para estimular encuentros informales entre personas de todas las disciplinas. Diseñado para ser un hito, será un lugar que la gente querrá visitar, lo que permitirá que la EPFL se vincule fuertemente tanto con la comunidad local como con la internacional.

Estructura de hormigón
Para el diseño tridimensional de las curvas de hormigón, el estudio SANAA trabajó con el ingeniero estructural SAPS, haciendo simulaciones por ordenador para encontrar las formas que generen las menores tensiones de flexión posibles. Después de repetir varias veces el proceso, los ingenieros de Bollinger und Grohmann y Walther Mory Maier llevaron a cabo finalmente los detallados cálculos que resultaron en la forma final.

Construcción: precisión e innovación
Para la construcción, el estudio SANAA trabajó estrechamente con el contratista Losinger Construcciones, tanto en los cálculos finales como en la ejecución física de las grandes y suaves pendientes. La ejecución concreta tuvo que ser muy precisa debido al complejo sistema de fachadas que necesitan absorber tanto los movimientos de deflexión de las cáscaras de hormigón como las tolerancias constructivas. Un ejemplo de esa precisa ejecución fue el uso de láser de corte de 2.5m x 2.5m para los encofrados de madera, colocados en el sitio mediante tecnología GPS. Para la ventilación y la calefacción, el volumen del espacio ondulado también se estudió mediante simulación por ordenador para determinar los períodos en que la ventilación natural es posible y cuando será necesaria la calefacción de piso. Esto ayudó al objetivo de lograr un bajo consumo de energía.

Las cáscaras
El edificio se compone esencialmente de dos cáscaras dentro de las cuales se ubican 11 arcos tensados. La cáscara más pequeña se asienta sobre cuatro arcos de 30 a 40 metros de largo, mientras que la mayor se apoya en siete arcos de 55 a 90 metros de largo. Los arcos se anclan con 70 cables subterráneos pretensados.

Materiales
Los principales materiales estructurales son el acero, la madera, y el hormigón vertido en precisos encofrados para que el interior del edificio luzca un aspecto pulido. El suelo es una estructura de hormigón y el techo es de acero y madera; las formas del piso y del techo son paralelas entre sí. Para seguir la geometría de las cáscaras se requirieron 1400 diferentes moldes de encofrado. El hormigón se vació ininterrumpidamente durante un período de dos días para lograr el complejo objetivo de obtener una superficie de techo continua.

Movimiento
Como el edificio se compone de una estructura única, todos los elementos, incluyendo el techo, tienen que ser flexibles para adaptarse a los cambios que puedan provocarse en sus dimensiones causadas por movimientos naturales y estructurales. Los cielorrasos interiores están articulados para dar lugar a estos cambios. Las fachadas de vidrio curvado con una superficie total de 4800 m2, incluidas las que envuelven los patios, tienen también que tomar el movimiento de la estructura: cada pieza de vidrio se corta por separado y se mueve de forma independiente en los marcos articulados.

La eficiencia energética
El Centro de Estudios Rolex es un edificio altamente eficiente por su bajo consumo de energía y ha recibido la codiciada Certificación Minergie -el estándar utilizado en Suiza para la medición de la excelencia ambiental en edificios-.
El edificio en gran medida se ilumina con luz natural cuidadosamente controlada mediante sistemas de ventilación natural, salvo el restaurante y la biblioteca multimedia que tienen cielorrasos acondicionados. Se logra así un bajo consumo de energía de 38,5 kWh/m2 (139 MJ/m2) gracias a la alta calidad del doble acristalamiento, 20 cm de aislamiento en el techo y hasta 35 cm en el suelo, persianas exteriores, iluminación y ventilación natural, y al aprovechamiento de la instalación de bombas térmicas de 25 años de antigüedad que utiliza el agua del lago para la refrigeración de todo el campus. Este grado de eficiencia energética se logró gracias a la pionera empresa de ingeniería Sorane SA, con sede próxima a la universidad y formada por ingenieros de Lausana y Zurich. Utilizando modelos digitales para la circulación del aire, la iluminación y las mediciones térmicas, la empresa aumentó la eficiencia energética de la nueva construcción con tecnologías que, al mismo tiempo, garantizan la seguridad de sus usuarios en caso de incendio.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas