7.7.2020

Casa Calacali

La casa en Calacalí fue concebida como un refugio, donde debía primar la calidez de su habitar, desde los materiales seleccionados, hasta el acogimiento de sus espacios a partir de los cuales se contempla la naturaleza circundante.

En Calacalí, a una hora de la ciudad de Quito, hacia el nor-occidente, se forma un valle conocido como la rinconada de Rayocucho. Situado a 2900 msnm, este valle presenta condiciones de clima frio, neblina y ocasionalmente heladas. Aquí se encuentra un terreno de 13 Ha, cuyo propietario encomendó la tarea de diseñar una vivienda con requerimientos especiales de espacios como cava de vinos, sala de juegos, cocina como nodo y un gran espacio de Bbq.

Originalmente en el terreno se asentaba una vivienda prefabricada de hormigón que tuvo que reubicarse, quedando intacto su contrapiso, punto de partida para el diseño que describiremos a continuación.

La casa en Calacalí fue concebida como un refugio, donde debía primar la calidez de su habitar, desde los materiales seleccionados, hasta el acogimiento de sus espacios a partir de los cuales se contempla la naturaleza circundante. Resultado de haber sido concebida como un escape de
la vida cotidiana, se crean relaciones con el exterior, espacios flexibles e integración con el contexto.

El elemento mas importante de este entorno, clima, influyó fuertemente en el diseño y construcción; la casa se emplaza estratégicamente en un eje este-oeste para incrementar la exposición al sol de las fachadas y permitir que la luz natural inunde los espacios interiores. Una planta en forma de “L”, es la resultante del programa y de la orientación de la vivienda que se desarrolla en un único nivel con un eje de circulación que comunica y divide los diferentes usos materializados en espacios. Se compone de dos volúmenes principales que determinan su permeabilidad según su función; el área privada enmarca el paisaje con sus vanos y, el área social, se integra con ventanas corredizas hacia el exterior.

También te puede interesar
Casa del Padre, arquitectura de invierno

La casa realza el paisaje que lo rodea y se implanta con armonía al contexto para responder a las condiciones especificas. Respetar el entorno natural, fue clave en el proceso de diseño; las cubiertas se mimetizan con las montañas que además de ligeras brindan aislamiento térmico. Las paredes de ladrillo artesanal y un diafragma de tapial que incorpora un punto de calor con dos caras, aportan con masa térmica que absorbe el calor durante el día y lo libera por la noche.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas