7.8.2019

Casa 10

El terreno está ubicado en el loteo cerrado de San Rafael en el partido de Tigre, a unos 30km de la Ciudad de Buenos Aires, tiene la particularidad y el valor de que su fondo costea la laguna principal del emprendimiento.

La superficie es de 907m2 con un frente de 24 metros de ancho que se reduce, en el fondo a 17 metros y  cuenta con una profundidad de 44 metros.

Los comitentes, un matrimonio joven, interesado en la propuesta estética de nuestro trabajo y en la construcción de concreto visto debido al bajo mantenimiento proporcionado por este sistema constructivo, nos encargan una vivienda de uso permanente de 300m2.

En cuanto a los requerimientos estéticos, habían solicitado que el exterior de la casa fuera completamente de concreto visto mientras que en el interior predominaran las paredes blancas contrastando con algunos elementos especiales de hormigón.

Los requerimientos programáticos solicitados constaban de un área social grande y en doble altura, un sector para ver TV separado del área social, una cocina que no estuviera expuesta hacia el comedor, un dormitorio principal en suite con vestidor, dos dormitorios para los futuros hijos, también en suite, un escritorio, un lugar para estacionar dos autos bajo techo, una importante galería para gozar del exterior, y una piscina de buenas dimensiones.

La estrategia consistió en organizar la vivienda en torno al área social en doble altura, buscando que el espacio alto del gran salón no se exprese desde el exterior, para lograr que la construcción de dos plantas se proporcione predominantemente en sentido horizontal  ya que de esta manera entendemos que  la integración  con el entorno sería armónica.

Se decidió ubicar el gran espacio social tomando todo el ancho construible del terreno,  y  en franca relación con el fondo del  lote, para posibilitar el disfrute de la vista privilegiada hacia el jardín, la piscina, que también ubicamos  en forma paralela,  la laguna y el horizonte.

La planta alta, que alojaría los 3 dormitorios a uno y otro lado de la doble altura, decidimos expresarla  como un volumen prismático puro y fuertemente  apaisado,  haciéndolo sobresalir en voladizo hacia el frente para generar  el espacio de estacionamiento a cubierto y el acceso a la casa y al contra frente para crear una galería profunda que relacione el interior con el exterior.

La cubierta se desarrolló mediante una serie de vigas invertidas  paralelas orientadas en el sentido del ancho de la construcción, estas vigas cumplen una doble función: por un lado soportan las losas que en cada caso y de acuerdo a las necesidades espaciales de altura de cada sector decidimos apoyar al nivel superior o a nivel inferior de las vigas.

Este juego de niveles de las losas del techo se usó para reducir la percepción visual de la casa, retranqueando la altura real de la misma por detrás de las fachadas.

Por otro lado, estas vigas también fueron concebidas para crear un sistema de tragaluces buscando iluminación indirecta desde el sur, principalmente para complementar la necesidad de luz natural del área social así como de otros sectores de la vivienda.

En el espacio principal la cubierta de la doble altura se bajó al nivel inferior de las vigas invertidas permitiendo la altura mínima necesaria de paso en el punto de la llegada de la escalera en la planta alta, de esta manera se busca que este espacio mantenga una lectura horizontal, y que su techo se vea como un objeto pétreo pero apariencia  ligera por el efecto de la captación de luz cenital en sus dos lados largos.

Este dispositivo, junto a otro elemento protagónico que se dispone de la unión de la escalera, el soporte para el hogar  y un tabique colgante que oculta un sector destinado a sala de TV  hechos en concreto  visto y se destacan fuertemente por el  contraste de percepciones entre  la rusticidad propia de este material en oposición al color blanco continuo con el que se recubrió todo lo demás en el interior de la  vivienda.

La estructura se completa entonces con una gran caja de proporciones apaisadas que conforma el primer piso y una planta baja libre que se cierra con un tabique hacia cada lateral.

La planta alta se arma como un tubo que se abre hacia frente y contrafrente y en sus laterales se cierra mediante dos tabiques ciegos buscando privacidad hacia los vecinos. Estos tabiques de planta alta toman la altura interior de las vigas invertidas, escondiendo también, desde los laterales del proyecto, la altura real de la vivienda y reforzando las proporciones apaisadas del mismo.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas