12.12.2012

Olympic Golf Course Clubhouse in Rio de Janeiro

Optamos por diseñar un edificio organizado como una cómoda terraza, disolviendo los límites entre el paisaje, el edificio y los usuarios. Para ello proyectamos inicialmente una plaza que articula el campo de juego con los volúmenes programáticos alrededor y cubierta por um techo de gran tamaño que alberga y a la vez genera sombras que crean un ambiente agradable.

«Como ciudadanos de Río, queríamos lograr una arquitectura que expresara el estilo de vida de la ciudad: tropical, abierta y generosa, como una gran “varanda” inclinada sobre el campo de golf. Hemos reconfigurado el concepto de «varanda” con una gran cubierta, muy ligera, donde se organizan las actividades del club house. Esta cubierta se desarrolló de tal manera que recoge el agua de lluvia para regar el campo. Creemos que la sostenibilidad es una condición intrínseca a cualquier proyecto arquitectónico y el valor está en sus aspectos más básicos, como la creación de sombra y la circulación del aire«.

El golf es un deporte de precisión y equilibrio, y creemos que lo mismo debe ocurrir con su arquitectura. La práctica al aire libre, entre la exuberancia de los elementos naturales, inspira la creación de espacios que se acercan al paisaje. El golf es un deporte donde los jugadores socializan antes, durante y después del partido, lo que refuerza la importancia de la arquitectura del club house.

Optamos por diseñar un edificio organizado como una cómoda terraza, disolviendo los límites entre el paisaje, el edificio y los usuarios. Para ello proyectamos inicialmente una plaza que articula el campo de juego con los volúmenes programáticos alrededor y cubierta por um techo de gran tamaño que alberga y a la vez genera sombras que crean un ambiente agradable. La propuesta utiliza también elementos tradicionales de la arquitectura brasileña, como las sombrillas y los brise-soleis con el fin de lograr confort y crear espacios intermédios.

La implantación del conjunto sigue algunas premisas fundamentales: su estrecha y directa relación con el campo de golf, la fragmentación de los volúmenes en favor de los mejores puntos de vista del paisaje, la mitigación del impacto de la construcción sobre el suelo y la vegetación local, la disposición de la arquitectura a través de ejes de circulación alrededor de la plaza.

También te puede interesar
Polideportivo Telde

Desde la entrada, un camino generoso e inclinado con una vista privilegiada dirige a los jugadores y al público hacia el campo de golf. A través de este camino implantamos sucesivamente el gimnasio, los baños y los vestuarios, la tienda y la recepción, culminando en la plaza con sus oficinas administrativas y las áreas sociales. Por encima, el techo translúcido recoge el agua de lluvia y proporciona sombra. El jardín interior actúa como una extensión del paisaje circundante, el cual también se puede apreciar desde el jardín de la azotea por encima del restaurante, accesible a través de una rampa.

La sede de la Confederación Brasileña de Golf se ubicó junto al campo de juego, en la parte norte del terreno, para mantener una cierta independencia de las otras áreas del club house. Las áreas de servicio se han diseñado alrededor de un patio para realizar las tareas de mantenimiento.


Original Text in English
Partners quotations
– “As Rio citizens, we wanted an architecture that expressed the city’s lifestyle, one that was tropical, open and generous, like a big varanda leaning over the golf cour-se”
– “We reconfigured the concept of ‘varanda’ with a large, extremely light roofing aroung which the clubhouse’s activities are organized. This covering was also de-veloped in a way that it captures rain water to irrigate the course”.
– “We believe sustainability is an intrinsic condition to any architectural project and value its most basic aspects, like creating shade and air circulation”

The veranda as a guideline
Golf is a sport of precision and balance, and we believe the same goes for its architecture. The outdoor practice, among the exuberance of natural elements, inspires the creation of spaces which are close to the landscape, well lit, wide, ventilated and in direct contact with the course. It is also a sport where players socialize before, during and after the game, reinforcing the importance of the clubhouse’s architecture.

También te puede interesar
Playscraper, torre de canchas de tenis

For the Olympic clubhouse we chose to design a building organized like a comfor-table veranda, dissolving the limits between the landscape, the building, and the users. For this purpose we initially created a plaza which articulates the course with the programmatic volumes around it. It was then roofed by a large cover which shelters and shadows, producing a pleasant ambience. The proposal also utilizes traditional Brazilian architectural elements like parasols, brise-soleis and cobogós, in order to create comfort and appease the spaces between interior and exterior. The attention to these intermediate spaces is therefore an inseperable part of the architectural design.

Site approach
A implantação of the ensemble which constitutes the clubhouse follows a few main premises: its close and direct relationship to the course and driving range; the fra-gmentation of the volumes in favor of landscape views, the mitigation of the cons-truction’s impact over the soil and local vegetation; the disposition of architecture through circulation axes and around the plaza .

From the entrance a generous inclined pathway heads towards the golf course, with a priviledged view. Through this path we implemented successively the gym, res-trooms and locker rooms, Pro–Shop and reception, culminating in the plaza which leans onto the course from one side and houses the administrative headquartes and social areas. Above it, the translucent roof captures rain water and provides shade. An internal garden acts as an extension of the surrounding landscape, which can also be appreciated from the roof garden above the restaurant, accessi-ble through a ramp.

The usual flux of the players, consisting mainly of the course scheduling in the Pro-Shop store, a stop by the changing rooms and return to the bar after the game, was granted special attention in the project’s development. The headquarters of the Brazilian Golf Confederation was implemented adjacent to the golf course, in the northern part of the terrain, so as to mantain a certain inde-pendence from the other areas of the clubhouse. The service areas were designed around a patio for the operation of machinery and course maintenance, in accordance to the efficiency guidelines provided. The clubhouse of Rio de Janeiro Golf Club affirms itself through a generous archi-tecture, bright, open and welcoming to current and future practitioners of the sport.

También te puede interesar
Sala de eventos y deportes multifuncional

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas