11.9.2019

Vizu Jaus

Si reflexionamos sobre la fenomenología del conocimiento, podemos entender que no es un resultado casual de las sensaciones, sino que la percepción tiene una dimensión activa, la conciencia es intencional.

Cuando percibimos algo, lo traducimos en conocimiento no solo a través de lo que sentimos sino también de lo que tenemos en nuestra memoria. Existen símbolos o conceptos que existen en el inconsciente colectivo. Tal vez el primer dibujo que instintivamente hace uno de una casa, sea algo común a todos y represente para muchos un Hogar.

El proyecto se encuentra en un terreno con fuerte pendiente, en un entorno suburbano de Bariloche, con vistas al lago Nahuel Huapi y la cordillera. Las historias de los primeros pobladores relatan que en esa zona realizaban sus ceremonias religiosas por ser un lugar elevado y con vistas despejadas. El Mago con visiones cósmicas presidía la Celebración del Humo, donde quemaban hojas verdes para ofrecer a sus dioses. El ritual finalizaba al atardecer cuando el Mago se paraba sobre una roca en el filo de la montaña y suspirando la palabra Vizu, anunciaba a sus compañeros que el universo estaba en paz. El proyecto tiene como principales inquietudes en como habitar la barranca y en como relacionarse con el paisaje natural y suburbano.

Como primer intención se pretende habitar todo el terreno, generando distintas situaciones por medio de muros de contención que van generando espacios de uso por dentro y por fuera de los mismos. De esta manera se van escalonando espacios de vegetación autóctona, jardín de césped, decks, sector del fuego, estacionamiento, accesos y dormitorios.

Un único volumen de chapa negra se destaca en la intervención. Este se plantea de forma perpendicular a la barranca buscando de esta manera que nada bloquee los escalonamientos hacia el lago de los distintos espacios. Contrasta con el paisaje, buscando expresar su carácter objetual y artificial con una volumetría que remite a los primeros dibujos que uno hace de una casa. Este volumen define los espacios comunes (living comedor cocina) en un espacio que apunta hacia el lago buscando capturar todo el paisaje, sin tener nada delante, casi como estar en el filo de la montaña y en cierta manera evocar el ancestral ritual.

La casa se termina de organizar en 2 situaciones que se expresan de manera diferente: Dentro de la montaña: lo íntimo y privado; y hacia afuera de la montaña: los espacios comunes. Estos dos mundos se articulan en una escalera de 2 tramos, donde le primer tramo fuga hacia la montaña y el segundo tramo hacia el paisaje, pudiendo vivir en este recorrido el contraste entre ambas situaciones.

La casa busca aprovechar al máximo el lugar no solo visualmente sino también energéticamente. Al ser un clima donde el frío extremo predomina en la mayor parte del año, el volumen de los dormitorios se encuentra contenido dentro de la barranca aprovechando de esta manera el aislamiento que la tierra genera. El volumen de chapa es de color negro para poder conservar la temperatura del sol y generar una fachada caliente. Detrás de la chapa, 5 cm de lana de vidrio y un muro de mampostería completan el paquete térmico.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas