22.1.2019

Vivienda Unifamiliar Tres Torres

El estudio de arquitectura e interiorismo Lucía Olano Lafita firma la rehabilitación de una casa centenaria situada en Barcelona siguiendo los estándares del passivhaus para convertirla en una vivienda unifamiliar eficiente y comprometida con el medioambiente transformando una antigua casa en el refugio para una familia.

El estudio de arquitectura e interiorismo de Barcelona Lucía Olano Lafita firma la rehabilitación de una vivienda unifamiliar de 300m2, construida en 1920, y situada en el barrio de Las Tres Torres de Barcelona, siguiendo los criterios del passivhaus o casas pasivas. Un sistema de construcción que permite controlar el gasto energético, convirtiendo la casa en una vivienda de consumo energético casi nulo, además de ser beneficioso para la salud y el medioambiente.

La casa, gemela a otra situada al otro lado de la calle, de origen modernista había sufrido varias modificaciones y ampliaciones posteriores a su primera construcción cambiando la fisonomía inicial. El primer objetivo, al abordar al proyecto, fue la recuperación de las fachadas con el volumen original y diferenciarlas del resto de la vivienda, además de buscar la máxima relación con el exterior, por lo que se decidió bajar el nivel de la planta baja 52cm y recuperar los ventanales curvos de la época generando una mayor entrada de luz.

El segundo objetivo fue crear una vivienda que consiguiera el proyecto de familia. Un entorno en el que los espacios se conectaran a pesar de la rígida composición en altura de la casa. El elemento principal para generar dicha conexión fue la escalera. Para ello, se diseñó una escalera de sinuosas formas curvas con acabados de roble macizo y mortero de cal que parte de la planta baja y llega al tercer piso.

El tercer gran objetivo fue conseguir actualizar una vivienda construida en 1920 según las tendencias actuales, con materiales sostenibles y con un consumo de energía casi nulo. Gracias a la aplicación de los criterios passivehaus se ha logrado dicho objetivo y que la temperatura de la vivienda sea estable casi todo el año entre los 22 y 24 grados y que las renovaciones/hora sean de 1,6.

La vivienda unifamiliar – estilo

El resultado final obtenido después de la exhaustiva rehabilitación es una vivienda unifamiliar elegante, íntima y cálida, que cumple también uno de los principios básicos de la reforma: convertirse en el refugio para una familia de 4 miembros.

Todas las zonas están diseñadas bajo el mismo denominador común de elegante sencillez y austeridad. Es a través de los materiales (madera, mortero de cal o microcemento), colores y texturas utilizadas que se consigue esta armonía constante entre la construcción tradicional y la contemporánea. Colores muy naturales como el blanco, tierra, ocre y verde contrastan con el negro en pequeños detalles en los baños, las manillas, interruptores de luz o luminarias. Un todo que genera un lenguaje de elegante minimalismo y añade valor a todos los espacios de la casa.

La vivienda, dividida en 4 pisos se distribuye a través de la escalera. En la planta baja se organiza según la composición tradicional, hall, cocina con lavadero, sala de estar y comedor. En la primera y segunda planta, a ambos lados de la escalera, se accede a través de grandes puertas, que comunican los espacios de forma flexible, a las distintas habitaciones. Los servicios, situados también en ambas plantas, se esconden en unas cajas de madera lacada rallada (evocando las bovedillas de los forjados) cuyo panelado exterior camufla la verdadera identidad del espacio y ofrece un carácter de un simple armario.

Finalmente, en la tercera planta, donde desemboca la escalera, se accede al estudio comunicado con una gran terraza con vistas a la montaña del Tibidabo y a los jardines de las casas colindantes. Un espacio bañado por la entrada de luz natural que entra a través de grandes ventanales.

El passivhaus

El passivhaus busca construir espacios (viviendas, edificios, oficinas, hoteles, etc.) que mantengan las condiciones atmosféricas ideales en su interior logrando un ahorro energético que oscile entre el 70% y el 90% respecto a la vivienda convencional. Es a través del uso de materiales que permiten el aislamiento térmico óptimo en las paredes exteriores, la ventilación mecánica con recuperación de calor y ventanas y puertas de altas prestaciones que se consigue la eficiencia energética.

La renovación inteligente del aire, la incidencia de la luz solar y la construcción con materiales naturales y menos contaminantes hacen del passivhaus un sistema también idóneo para la salud de los habitantes.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas