5.4.2013

Vivienda unifamiliar en el barrio San Benito, Benavídez

La vivienda, ubicada en el barrio San Benito, complejo Villa Nueva de la localidad de Benavídez, fue pensada para descanso de fin de semana de una familia tipo. Con vista al lago, es una de las primeras casas construidas en el lugar. Responsabilidad grande, pues se debe tener en cuenta la influencia de esta obra, en la estética futura del barrio.


Morfología
El exterior puro, casi un juego de geometría, contrasta con un interior rico en situaciones, sutilezas y dramas de luces y sombras. La composición surge de la horadación de un cubo. Otro rasgo consiste en el ahuecamiento horizontal y en la parte media e inferior del sólido, que permite una transparencia entre el adelante y atrás del mismo. Esta operación geométrica responde a una premisa de diseño: lograr desde el acceso mismo de la casa, visuales al lago. Es un alternar de llenos y vacíos en equilibrio. En uno de estos últimos, se produce en desplazamiento del plano y emerge un volumen saliente. De estilo racionalista, no se puede observar la obra sin rememorar a Le Corbusier en su Villa Savoye o en el Pabellón de Arte Decorativo de París.

Implantación
La presencia del lago obligo a orientar el contrafrente de la vivienda hacia él. Allí la vivienda entra en el juego de la fusión exterior/interior con el uso de grandes aventanamientos y por un hogar que ignora límites y desde el interior de la casa surge al exterior y viceversa. La fachada del frente, en contacto con la calle, empequeñece sus carpinterías, para clausurar las miradas indiscretas. Ellas no alcanzan a la planta alta, donde un vano permite lucir un juego interesante de volúmenes que se acercan y alejan.

Función
La vivienda, organizada en dos plantas, dispone la planta baja: pública y la alta: privada. Esta disposición está enfatizada con el uso del color. El zócalo oscuro que encierra el sector público, enfatiza la horizontalidad y hace destacar aún más la sensación de despegue del volumen blanco superior. La vida pública se cumple en la planta baja mediante tres sectores bien diferenciados: el servido –living comedor, isla y estar y comedor exterior-, el sirviente –cocina, toilette, dormitorio y sanitario de servicio y parrilla- y sector de huéspedes –dormitorio con su sanitario-.

También te puede interesar
Tres amores, casa de madera carbonizada

Lo privado, dispuesto en la planta alta, también se resuelve en tres zonas: el dormitorio en suite, los dos dormitorios para los pequeños con su sanitario y entremedio de estos dos sectores y punto de llegada desde la planta baja, un espacio de esparcimiento que funciona como play-room y escritorio. Una escalera caracol, que se comporta como una figura plástica, conecta la planta alta con la terraza, donde se erige un volumen que alberga el tanque de agua. Toda la vivienda se desarrolla en 235 m2 aproximadamente considerando m2 cubiertos y descubiertos.

Materialidad
La construcción de la obra se resolvió con estructura de hormigón armado –vigas de fundación, platea y cubiertas de losa-. Se utilizó revestimiento plástico para la mayor parte de los muros exteriores y piedra laja Saint Marie en volúmenes (hogares externo e interno, cocina y parrilla). Las carpinterías son de aluminio línea Módena de alta prestación con vidrios DVH. La puerta principal e internas son de madera enchapada y de solado a losa.

Aspectos Sustentables
Se colocaron aberturas con doble vidriado hermético para lograr una mayor aislación térmica. Se evitará de este modo el consumo innecesario de refrigeración y/o calefacción. La morfología del proyecto trajo como resultado calados en las losas que funcionan como viseras y/o aleros en aberturas del frente y contrafrente. Estos últimos colaboran con el ahorro de energía en verano e invierno. En verano el sol es más alto y los aleros impiden que el sol entre directamente sobre la vivienda, trayendo como resultado un menor consumo de aire acondicionado. En invierno el sol es más bajo y los aleros no llegan a detener la entrada de sol que en este caso favorece la disminución del consumo de calefacción. Los amplias aberturas permiten el ingreso de luz natural –controlando el ingreso del sol con los mencionados aleros- obteniendo un menor consumo de energía eléctrica. La calefacción de la futura piscina de borde sin fin se prevé mediante un calefactor solar.

También te puede interesar
Villa Tonden, tres volúmenes abiertos a los bosques de pinos

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas