19.11.2020

Un diálogo con la naturaleza

Desde el Covid-19 a los incendios forestales en Australia, pasando por el tifón Haishen, el calor extremo en California, las inundaciones en Yakarta y el terremoto en Alaska, ha habido muchos desastres naturales en el mundo en 2020.

Nos hemos visto obligados a replantearnos nuestras relaciones con la naturaleza y a darnos cuenta de lo vulnerables que somos frente a la madre naturaleza. En efecto, tenemos tecnologías que nos han permitido vivir en un mundo cómodo y seguro, sin embargo, estos desastres naturales nos han hecho conscientes de que los seres humanos nos hemos confiado demasiado. Es hora de que cambiemos nuestra forma de pensar sobre la naturaleza, pasar del «cómo controlar la naturaleza» al «cómo vivir con la naturaleza». Durante mucho tiempo, los humanos hemos creído ser superiores a otros animales y seres vivos tomando créditos por las tecnologías que hemos desarrollado y que nos han llevado a pensar que estamos en posición de controlar la naturaleza. De la misma manera que es importante en nuestra comunicación escuchar a los demás para comprenderlos mejor y desarrollar mejores relaciones, es necesario escuchar lo que la naturaleza nos dice. Es hora de que tengamos un diálogo con la naturaleza.

La obra de arte consta de dos colores, rojo y blanco, que representan el origen del artista: Japón. En Japón, a lo largo de su historia, la filosofía fundamental de la vida ha sido siempre «vivir con la naturaleza». En comparación con el mundo occidental, que se centra en el dominio de la naturaleza, el enfoque japonés ha sido convivir con ella. Como es bien sabido, Japón ha tenido que hacer frente a casi todos los tipos de desastres naturales: tifones, terremotos, volcanes y tsunamis. Por lo tanto, ha cultivado su forma de pensar sobre el cómo coexistir con la naturaleza en lugar de controlar a la propia naturaleza. Así, los colores principales de la obra de arte representan la importancia de la comunicación por encima de la dominación. Es importante destacar que no tiene nada que ver con el nacionalismo, se trata de traer una filosofía oriental sobre la naturaleza al mundo occidental para cambiar la forma en la que tratamos con nuestro entorno.

También te puede interesar
Momentos de la historia / El corredor del tiempo

Desde la perspectiva del arte contemporáneo, el valor de esta obra de arte se inscribe en el contexto y el entorno de su creación. Al colocar la obra de arte en medio de la nada, lejos del centro de la ciudad, se crea un claro y fuerte contraste entre la naturaleza y la creación humana. Al utilizar un objeto ya hecho, un contenedor que ha permitido a los humanos acelerar el transporte de bienes como ganado y productos comerciales, lanza una pregunta peliaguda «¿Es el arte verdaderamente significativo o simplemente un ego humano?».  Hay una premisa en el mundo del arte de que el arte, es algo significativo y valioso para la humanidad. Sin embargo, si cambiamos la perspectiva hasta ahora centrada en el ser humano y la centramos en la naturaleza, es obvio que los humanos son sólo una pequeña parte de la naturaleza, son parte de ella. Por lo tanto, hay una pregunta radical y fundamental de si la creación humana es realmente significativa y valiosa para la naturaleza. Esta obra de arte es un medio para mandar un mensaje al público sobre la necesidad de cambiar la forma en que tratamos con la naturaleza. Sin embargo, como un artista que practica el arte contemporáneo, esta obra de arte es también una manera de desafiar la premisa básica del arte mismo, y generar un cambio perturbador en la forma en que pensamos acerca de nosotros mismos.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas