16.4.2019

Torre de ladrillos, ícono de un centro de arte botánico

El proyecto comenzó con un horno de ladrillos de Hoffman abandonado, que se ubicó entre el parque de humedales de Hengshui y la propia ciudad de Hengshui.

Anteriormente, era un lugar donde las fábricas cercanas solían drenar el agua residual. Como el único edificio en un humedal, el horno de ladrillos era altamente reconocible por su chimenea. Sin embargo, el horno Hoffman fue abandonado gradualmente debido a la política nacional que prohibió la quema de ladrillos de arcilla como medida de protección ambiental. El edificio fue finalmente demolido por el gobierno debido a su condición de colapso. Con el nuevo plan gubernamental para convertir el humedal en un parque botánico, el proyecto requería el diseño de un centro de arte botánico en el mismo sitio del antiguo horno. Decidimos que la memoria y la historia del horno demolido deben ser recordadas con la nueva arquitectura. Esperamos conectar el pasado y el presente del lugar con el proyecto.

Reconstrucción ≠ Replicación

El nuevo centro de arte botánico es principalmente una galería que muestra plantas, alfarerías y arte floral. La nueva arquitectura es, por lo tanto, una instalación pública que contrasta con el antiguo horno, que era un edificio introversivo puramente para la producción industrial. Con la intención de conectarse con la historia espacial del lugar, el nuevo centro de arte botánico tiene una composición masiva y espacial que hace referencia al antiguo horno pero programado con funciones y experiencia contemporáneas. Al hacerlo, el pasado y el futuro del sitio están conectados conceptualmente. La torre de observación conserva el símbolo y la memoria de la antigua chimenea y la accesibilidad de la torre permite que las personas «suban por la chimenea».

Transformación de la introversión a lo público

Si bien el antiguo horno era un edificio industrial sin acceso público, el nuevo centro de arte botánico se abre al público como una arquitectura cultural y de exhibición. La composición espacial del centro de arte botánico se refiere conceptualmente al antiguo horno Hoffman con un espacio abovedado que rodea un patio central. A lo largo de la galería abovedada, se proponen varios patios que rompen la continuidad espacial, creando un límite borroso entre el paisaje y la arquitectura, entre el interior y el exterior, mientras que también conecta el patio central interior con el entorno. El jardín de la azotea también abre el edificio y crea una experiencia visual única hacia el exterior. También se proponen patios entre los restaurantes y la cocina en el extremo norte y sur del edificio, que permiten una mejor iluminación natural en el espacio del comedor.

Arcada abovedada como espacio expositivo

A diferencia de una bóveda continua de un horno Hoffman, la arcada del centro de arte botánico está compuesta por una serie de bóvedas que muestran una progresión visual y experiencial de los espacios en relación con la luz. La configuración secuencial de las bóvedas define galerías separadas pero interconectadas que albergan exposiciones y registran la relación entre el espacio, la luz y la sombra.

De chimenea a torre

La propuesta de una torre de observación es una reminiscencia de la chimenea y permite a las personas acceder con sus cuatro plataformas de observación en diferentes alttitudes, que ofrece diferentes vistas y experiencias del parque botánico.

Materialidad, luz y sombra

Los ladrillos se utilizaron como los materiales principales en toda la arquitectura y se convirtieron en un medio para recordar la materialidad perdida y la textura del lugar. Los diversos tipos de patrones de apilamiento del área de ladrillos utilizados en la fachada para generar translucidez, que rompe la solidez y la pesadez de la pared de ladrillos, permiten diferentes efectos de luz y sombra y promueven el sentido de lo público. Por ejemplo, la fachada de los patios interiores se hace más translúcida para implicar la publicidad del espacio. La torre de observación está revestida con ladrillos apilados más porosos para permitir la entrada de más luz en la torre y debilitan la pesadez de la torre.

Si bien el diseño de la torre de ladrillos tiene una referencia a un horno tradicional, la nueva arquitectura mantiene una posición contemporánea en términos de la idea de publicidad, conectividad con el entorno y la experiencia del usuario. Extiende emocionalmente la memoria de la población local sobre la existencia de un horno. Es una arquitectura que conecta la historia con el futuro.

Visitá la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/tower-of-bricks.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas