15.12.2014

Epaus Barracas

Epaus es un nuevo centro de Arte Urbano y Sonido que proponemos desarrollar en el barrio de Barracas, en Buenos Aires. El proyecto conecta espacios, es el vínculo entre lugares antes separados y divididos.

Elegimos emplazarlo en una antigua marmolería que cuenta con galpones de gran valor histórico y con un patio central abierto, que funcionaría como plaza pública dentro del Centro cultural. Desarrollamos un proyecto de Reciclaje y Obra Nueva que contempla dejar huellas de edificios relevantes, construir edificios nuevos para alojar usos como un auditorio o museo, revalorizar edificios y modalidades de vida barrial que hoy aparecen tapadas por la falta de planificación y el crecimiento caótico de construcciones y ocupaciones espontáneas. Los edificios nuevos se proyectaron sobre la Avenida Osvaldo Cruz y en al cruce con el pasaje Agustín Bardi, porque por un lado allí existían construcciones de poco interés y porque elegimos cambiar drásticamente la fachada sobre la Avenida, más transitada que el resto de las calles, para ganar altura y ubicar los accesos principales. La característica principal del proyecto es que se lee como permeable, fácil de entrar y de usar, tanto como centro cultural como en el recorrido cotidiano de transeúntes que quieren atravesar la manzana, ir a la plaza o simplemente cambiar de caminos.

Contexto
Desde hace algunos años, Buenos Aires, nuestra ciudad, es un polo emergente de arte urbano en Latinoamérica. Cuna del tango y la murga, ya desde sus orígenes esta ciudad estuvo marcada por una fuerte presencia del arte y las fiestas en las calles, y hoy en día, las expresiones sociales y artísticas bonaerenses son cada vez más fuertes. Actualmente existen eventos y festivales especialmente dedicados al arte urbano. El barrio elegido para llevar a cabo el proyecto fue el barrio de Barracas, un barrio con muchísimo potencial para desarrollar infraestructuras urbanas complejas, que junto al barrio de la Boca, “barrio museo” por excelencia, forman uno de los polos históricos más fuertes de la ciudad. Ambos fueron barrios de inmigrantes, de residencias de clase baja, de estéticas portuarias y fabriles. Encontramos un sitio ideal para la implantación y desarrollo del Epaus en el corazón de una antigua marmolería, que funcionaba al lado de la estación de ferrocarril Yrigoyen, próxima al nuevo centro metropolitano de diseño (CMD). La manzana donde funcionaba la marmolería está, además, rodeada por una escuela, con la que se podría pensar en desarrollos de actividades educativas ligadas al arte y la música, una planta recicladora de papel y cartón, que podría usarse para desarrollar un arte urbano sustentable y ecológico, y varios cafés y restaurantes históricos, que podrían componer un pequeño polo gastronómico. Esto determina que epaus se piense como un aparato de conexión, cuya plaza y pasajes internos se integran con la infraestructura barrial.

También te puede interesar
Mohr Life, un Resort Teatral

Investigación
Dentro de la investigación encontramos a la “Red de circuitos turísticos La Boca-Barracas” que define puntos de interés artísticos, históricos y comerciales dentro de la zona. Lo interesante de este trabajo es que surge de una comunidad autogestionada conformada por asociaciones barriales. Por este motivo nos interesó proponer y entender al proyecto dentro de una trama urbana y social colaborativa. Esto se suma a la tradición folclórica de la música y los espectáculos callejeros del sur de buenos aires, siempre resultado de encuentros comunitarios. Recorrimos a su vez el barrio registrando la particularidad del arte urbano presente en las calles, también resultado del trabajo en equipo por parte de los vecinos. Nos interesó particularmente este entorno y su potencialidad como sociedad para implantar un nuevo centro cultural de arte urbano y sonido, porque entendemos que tanto el arte urbano como la música son resultado del trabajo en grupo.

Materia
La marmolería antigua contaba con unos galpones excepcionales desde el punto de vista arquitectónico y con un patio central abierto, en donde antiguamente eran almacenados los mármoles. Este gran patio contaba con dos objetos de presencia y valor que decidimos conservar: una gran viga de hormigón armado y una grúa (usadas para transportar los bloques de mármol). Ambas, por sus características y gran tamaño nos permiten hacerlas funcionar como soportes para las luces del escenario, para colgar lienzos con pinturas, hacer acrobacias y otras actividades escénicas. Por otro lado, nos parecía importante guardar estos objetos cómo símbolo de la funcionalidad que tenían en su uso anterior, símbolos también del barrio de barracas como barrio productivo, de fábricas e industrias. Por otro lado elegimos usar la chapa galvanizada como material principal para revestir los edificios nuevos, que funcionan como una cinta unificadora que estructura el proyecto y cose los elementos existentes. Elegimos la chapa porque es un material noble, de mucho uso en conventillos e industrias de los barrios del sur, económico y de producción local. Representa a las construcciones portuarias y se adapta fácilmente al paisaje barrial existente, es de fácil y bajo mantenimiento y tiene gran durabilidad. Para valorizar a la marmolería, utilizamos mármoles y piedras para revestir los elementos que tienen relación directa con el suelo: los zócalos del café-auditorio y de las salas de performance, las gradas que miran al escenario y están socavadas en la tierra. El color y el arte tienen gran protagonismo en las fachadas, se vuelven innovación en ese lugar, retoman otros ejemplos de casas revestidas por murales en el barrio, aportan creatividad, libertad visual y dan testimonios de arte urbano. La exhibición de arte comienza en los accesos, las fachadas, los techos y pisos intervenidos.

También te puede interesar
SPA Etéreo

Sistema
Con la elección de este espacio abierto existente en el medio de la manzana, nuestra estrategia fue vaciar los sectores en desuso para proyectar allí nuestro espacio creativo. El layout se define con la superposición de varias actividades y usos, todos con la posibilidad de funcionar al mismo tiempo. Para esto definimos una planta ramificada adonde el patio central funciona como distribuidor pero adonde cada sector tiene su autonomía y su relación particular con las veredas y el contexto próximo barrial. La Planta Baja es el soporte de varios recorridos, que a su vez se conectan con los recorridos y elementos relevantes en el barrio: el CMD, la estación Yrigoyen y paseo Agustín Bardi, la Avenida Osvaldo Cruz. Se generan de esta forma tres entradas con diferentes jerarquías, de mayor y menor escala, todas permeables. Se aprovecha la presencia del pasaje Agustín Bardi, al lado de la estación Yrigoyen, para retomar el vínculo perdido de forma transversal entre la plaza central de la estación, el pasaje y nuestra nueva plaza pública, formando un eje de espacios públicos interconectados. Dentro de la barra de galpones existentes ubicamos a los talleres para artistas, estudios de sonido y acceso a la biblioteca-mediateca. Estos poseen un acceso directo desde el CMD, para fomentar la relación de los talleres con las incubadoras y actividades de diseño del CMD. Del lado de la Av. Osvaldo Cruz ubicamos a las salas de performance, el auditorio y la cafetería. La idea es que las personas que van a escuchar o ver algún espectáculo puedan ingresar directamente al auditorio sin necesidad de atravesar todo el centro. Dentro del patio también existe un escenario al aire libre, para realizar muestras de murga, bailes y teatros callejeros. Las calles y pasajes también pueden usarse para hacer desfiles de carnaval.

También te puede interesar
Skylodge, una montaña de polvo en Utah

Vínculos
Definimos 4 tipos de usuarios que usarán el centro: los artistas que van a relacionarse, generar actividades y mostrar sus producciones; el público que va a consumir Arte Urbano; el público que va a escuchar o producir música y sonido; los habitantes del barrio en general, para los cuales el proyecto debía funcionar como infraestructura barrial novedosa. Diseñamos 4 tipos de recorridos diferentes, pensados especialmente en el tipo de usuario. Para el barrio en general mejoramos el estado de la plazoleta y pasaje Bardi, diseñamos una nueva plaza adonde ir a recrearse, ubicamos a la mediateca de fácil acceso a través de la estación y el pasaje, emplazamos un shop y un café-restaurant, diseñamos varios rincones y bordes tipo SkatePark, dentro del patio y el cada uno de los accesos. Para los artistas pensamos en el uso de los talleres, en espacios amplios y de gran altura, la ubicación de las salas de performance junto al escenario a cielo abierto, para hacerlos funcionar juntos, conectamos el centro de sonido y grabación al hall de la mediateca para fomentar la comunicación del material realizado, diseñamos un auditorio amplio y con buen soporte técnico, a funcionar en un primer piso, para estar aislado del resto de las actividades y no entorpecer la calidad de los espectáculos. Los interesados en el arte urbano y los interesados particularmente en la música pueden convivir sin problemas por tener espacios diferenciados destinados para cada actividad, el primero desarrollamos más al aire libre, el segundo emplazado principalmente en los escenarios y sectores destinados para el baile, las salas de ensayos, de grabación y la mediateca.

Esta obra fue seleccionada en la sección temática “Sustentabilidad física y social” BIA-AR

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas