18.12.2020

Restauración del Oratorio de los Ángeles Guardianes Lucca

El Oratorio de los Ángeles de la Guarda se encuentra en la parte este del centro histórico de Lucca, ubicado dentro de una gran manzana; por fuera es muy sencillo y difícil de reconocer desde la calle. Se entra a la iglesia por una pequeña puerta lateral.

El Oratorio fue construido en 1638 por la Congregación homónima y durante unos veinte años permaneció desnudo y sin adornos. Las primeras decoraciones con pinturas y frescos comenzaron en 1658. Una explosión de colores y armonía. Fue concebido logrando un cuidadoso equilibrio; las obras pictóricas del Oratorio son un ejemplo paradigmático de rica decoración barroca y son en sí mismas únicas en un contexto urbano. La decoración con frescos, estucos y pinturas se realizó entre mediados del siglo XVII y principios del XVIII e incluye todo el espacio de la iglesia. A lo largo de los siglos, el Oratorio se convirtió en un lugar central en la vida de la ciudad gracias a su espléndida acústica, que lo convirtió en un lugar especial para compositores y músicos. Durante siglos, ha sido un lugar donde se puede componer, ensayar y grabar partituras musicales y realizar actuaciones.

Desafortunadamente, en las últimas décadas, debido a la infiltración de agua de lluvia desde el techo de la adyacente Officina degli Artigianelli, los frescos de la pared sur estaban en mal estado. Además, la sacristía se había transformado en un camerino improvisado para los artistas invitados a actuar en el Oratorio, y no había espacios para acoger al público. La iluminación era escasa e irregular. El patio interior descubierto y las dos escaleras de piedra que conducían a los coros se encontraban en un avanzado estado de decadencia y abandono.

El Oratorio ha sido objeto de una restauración sistemática de todas las decoraciones pintadas, las decoraciones de madera y el órgano del siglo XVIII; al mismo tiempo, se eliminaron todos los añadidos tecnológicos gracias a la realización del sistema de iluminación con fuente LED y luminarias en la cornisa de pared. Se renovó el techo y se mejoró el rendimiento térmico. Se han rehecho las yeserías y la pintura exterior.

También te puede interesar
Ermita para la Difunta Correa

El patio interior se cubrió con una cubierta de acero ligero y vidrio opal. Los dos tramos de escaleras preexistentes en piedra arenisca gris se han sometido a una restauración conservadora. La nueva superficie para caminar tiene tres grandes escalones que conectan los dos niveles de la entrada a la antigua sacristía. El patio cubierto ha sido amueblado con un escritorio de madera giratorio que sirve como mostrador de boletos aerodinámico.

El sistema de iluminación consta de simples tiras de LED empotradas en la ranura de las vigas planas del techo acristalado. Desde el patio cubierto una rampa lleva al área de las instalaciones para los espectadores y los camerinos para los artistas. El nuevo sistema de paredes plisadas identifica las puertas de los vestidores y aseos y crea dos asientos a lo largo del pasillo de circulación. El sistema de iluminación se realiza con luminarias empotradas en el techo negro, al igual que en los vestidores. En los dos vestidores se alternan lámparas lineales con espejos. Una tercera sala se utiliza como sala de reuniones, y aquí el techo negro y las luminarias lineales colocadas en las esquinas del espacio crean un lugar envolvente e íntimo donde artistas y técnicos musicales pueden reunirse antes de subir al escenario. La zona del camerino se conecta con la sala del Oratorio a través de un portal que comunica con la antigua sacristía.

El mobiliario sagrado original, descubierto durante la obra, ha sido recuperado y reordenado en los nuevos espacios anexos a la gran sala del Oratorio. Acompañan al visitante en la exploración de los nuevos espacios, comenzando por el fresco (retirado en 1975) que representa al ángel de la guarda con el niño, en un momento ubicado sobre la puerta de entrada de la fachada principal, que se colocó en el nuevo patio cubierto. En la fachada, una reproducción digital del mismo impresa en aluminio reconstruye la unidad compositiva original de la entrada, y nos recuerda que los ángeles de la guarda siempre nos llevarán en sus manos para que nuestros pies no golpeen una piedra.

También te puede interesar
Iglesia del Ladrón Penitente en Bolonia

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/restoration-and-completion-of-the-oratory-of-the-guardian-angels-lucca.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas