24.4.2012

Redefinición de Cierre del Jardín del Palacio Irizar

Situada en origen extramuros, y dentro de los posteriores arrabales de crecimiento del municipio de Bergara después, el Palacio Yrizar ya aparece como propiedad en 1659. En esta época era todavía un caserón con algunas huertas a su alrededor pero los propietarios lo reformaron totalmente. Es en 1692 cuando nos encontramos con la primera descripción que hace referencia a la existencia de un jardín renacentista.

Entre los años 60 y 90 el espacio huerta-jardín sufre diferentes cambios y transformaciones. El espacio que nos encontramos a finales de 2010 se define básicamente por un recinto que incluye los parterres inferiores, el jardín de origen renacentista y “el cierre” protegidos por un decreto del departamento de cultura del Gobierno Vasco en el que solamente tiene valor patrimonial el mencionado jardín.

El muro de mampostería “original” ha desaparecido y en su lugar nos encontramos un pseudo cierre enrejado, que no obedece a ningún modelo precedente. Desafortunadamente, facilita la visión del recinto por los peatones distorsionando su percepción y además no consigue aislar el jardín de su entorno, distorsionando la espacialidad original de hortus conclusus. El objetivo de la intervención garantiza por un lado mantener intacto todo el valor histórico patrimonial del conjunto. Las actuaciones proponen redefinir con materiales de acabado contemporáneos y sin valor histórico que distorsione la percepción del conjunto jardín palacio, la espacialidad original del emplazamiento.

La operación apuesta por recuperar de alguna manera la privacidad del Jardín Clásico, necesaria para devolverle sentido a este espacio que originalmente estaba directamente relacionado con el palacio y protegido del mundo exterior. La misma vocación de este muro de mampostería, que las últimas intervenciones habían distorsionado sensiblemente, se traduce al siglo XXI en un cierre metálico, de espesor similar, pero que sutilmente “insinúa” el jardín que esconde y protege.

El cierre perimetral varía en intensidad según el área de jardín que encierra. Desde la opacidad necesaria en el perímetro del Jardín Clásico, pasando por cierta permeabilidad en su parte mas alejada del palacio (suroeste), hasta que finalmente desaparece en su zona norte, marcando por donde continuaría el cierre de las huertas del palacio.

Un chapa de acero corten en forma de “L” de 150x300mm y de 6mm de espesor, colocado en distintas posiciones es el elemento generador del cierre, que redibuja el espesor original del muro de piedra quitándole materialidad. Sujeto entre dos pletinas conforman el “nuevo” muro que transforma la relación del jardín con la calle. Además este muro lleva grabada información, textos y planos que aportan datos sobre el conjunto y que de alguna manera ponen en valor el patrimonio devolviéndolo a la memoria colectiva de los ciudadanos de Bergara.

 

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas