7.5.2015

Velódromo en Medellín

El proyecto para el Nuevo Velódromo Ciudad de Medellín aúna dos condiciones espaciales en principio incompatibles: La insularidad y especificidad de un recinto deportivo de alto rendimiento, y la permeabilidad de un espacio abierto al público.

Asimismo, un velódromo es una infraestructura de uso esporádico, que requiere un gran esfuerzo técnico y financiero, mientras que los espacios públicos de Medellín se caracterizan por lo contrario, es decir, por una alta intensidad de uso conseguida a través de inversiones limitadas. El proyecto equilibra estas dos condiciones: transforma la tipología del velódromo para integrarlo en el Parque de las Ruedas, e intensifica su carácter público al distribuir la inversión técnica y financiera a lo largo del mismo.

El Nuevo Velódromo Ciudad de Medellín está compuesto tres elementos formalmente independientes: una plataforma bajo la que se sitúa el programa asociado a la competición, una cubierta modular y un cerramiento plegable situado entre ambas. La pista y las gradas se construyen como una depresión sobre la plataforma, garantizando la continuidad circulatoria y programática del parque. La cubierta, independiente geométricamente del trazado de la pista, disuelve el perímetro de la edificación. El cerramiento se pliega hasta desaparecer en los periodos en los que no se celebran competiciones, propiciando la relación entre las actividades específicas del velódromo y los usos recreativos del área.

El futuro Parque de las Ruedas se establece en una zona verde lineal de más de dos kilómetros de longitud y anchura variable, paralela al aeropuerto Olaya Herrera que está situado en el centro de la ciudad. El parque debe su nombre a los deportes asociados al ciclismo que albergará, incluyendo
instalaciones como el nuevo velódromo junto a pistas de BMX, la unidad deportiva María Luisa Calle, piscinas y varias canchas de tenis. El velódromo, situado en el centro del parque, se relaciona con los programas adyacentes dando unidad al área de dos maneras: En primer lugar, se integra en su red de comunicaciones, incorporando las ciclovías, las vías peatonales y los pasos rodados. En segundo lugar, los módulos de la cubierta articulan el parque a través de intervenciones puntuales que se extienden más allá de los límites la parcela.

También te puede interesar
Campo de Fútbol de Campañó - Pontevedra | Finalista Premios FAD 2020

La cubierta es el elemento central en la definición formal del proyecto. Más que como una arquitectura acabada y cerrada, está diseñada como un sistema modular abierto, fácilmente reproducible, que posibilita su crecimiento en el tiempo. Estructuralmente, estos módulos siguen los modelos desarrollados por el ingeniero francés Robert Le Ricolais: Cada uno de ellos está compuesto por un eje central apoyado en el suelo, al que se conectan una serie de anillos de compresión suspendidos mediante cables tensados. Los módulos se encuentran agrupados y articulados entres si, asegurando la estabilidad horizontal del conjunto. Para salvar la luz sobre la pista, dos de ellos no tocan el suelo, apoyándose sobre los que se encuentran adyacentes. Una membrana flexible y translúcida envuelve la estructura y negocia la geometría fragmentada de los módulos con la continuidad del cerramiento. En consecuencia, la cubierta aúna y protege a la pista y al espacio público de la lluvia, matiza el sol, y se ilumina de noche convirtiendo el velódromo en una gran lámpara urbana.

Estos elementos estructurales proporcionan propiedades ambientales y soporte técnico al parque para facilitar diferentes actividades culturales, deportivas y productivas según su posición en el sistema: Los localizados en el interior recogen la infraestructura que permite el uso específico del velódromo, garantizando la ventilación, el aislamiento acústico, la dotación eléctrica etc. Aquellos situados en el perímetro del edificio o repartidos por el parque, ofrecen clínicas para bicicletas, anclajes para iluminación escénica, generadores alimentados por pedaleo o aspersores que reducen la
temperatura ambiental. A través de esta infraestructura, los eventos ocasionales de alta competición se articulan con los usos que dotan de carácter público a la intervención. Estos usos fortalecen la apropiación por parte de la ciudadanía, de un espacio público estratégico para el futuro desarrollo de Medellín.

También te puede interesar
Casa con cien Habitaciones

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas