16.12.2008

Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias IFIByNE: 2do Premio

El edificio del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias será una pieza singular dentro del predio de Ciudad Universitaria, capaz de constituirse en el emblema visible de la UBA del Siglo XXI, una universidad del más alto nivel internacional que aspira a convertirse en la número uno de la investigación de las ciencias biológicas, mediante el estudio de una amplia variedad de tipos celulares y organismos vivos, incluyendo las plantas.

El IFIBYNE es a un tiempo una estructura técnicamente económica y eficiente, un hito urbano capaz de poner en relación el lugar de su emplazamiento y la ciudad. Imagen de una estructura flexible, trasparente y adaptable a las transformaciones de la ciencia, donde conviven la concepción y génesis de este edificio.
Cabe destacar el positivo impacto ambiental del edificio, el cual conjuga su huella con los parques y los niveles de los rellenos circundantes, de cara al Río de La Plata.
La propuesta tecnológica se compone de una doble fachada tejida que protege de la luz solar; su cubierta con colectores solares para energía eléctrica y térmica y el sistema de ventilación activo-pasivo propuesto, hacen al edificio técnica y económicamente sustentable.
Formalmente el edificio está envuelto por una piel tejida que protege las actividades de investigación y que al mismo tiempo pueden ser vistas, observadas.
La usina de investigación se muestra, vemos a los investigadores con sus guardapolvos, útiles y barbijos trabajando. Se abre al observador la actividad científica sin interferirla.
El edificio responde a las demandas de los nuevos desarrollos científicos y productivos, incrementando la colaboración interdisciplinaria al compartir espacios y equipos en una planta flexible, abierta y democrática; reuniendo en un único pabellón grupos de investigadores propiciando sinergias asociativas.

Objetivos
Se contempla la creación de espacios de investigación multidisciplinaria moderna en un conjunto de ramas de la biología afines entre ellas, en condiciones competitivas del espectro científico internacional que vincula el medio universitario con los desarrollos académicos de grado y de postgrado con extensión al medio educativo, productivo y de servicios.
Este hito de innovación será clave para poder incorporar grupos dirigidos por investigadores jóvenes que deseen volver al país después de su entrenamiento post-doctoral en el extranjero, para lo cual se prevé el crecimiento de las superficies del edificio para albergar a nuevos científicos.

Conceptos / Referentes
La organización del edificio responde a un esquema flexible que interrelaciona los diferentes ámbitos de la investigación científica, sin imponer un orden único sino concentrando dentro de membranas, las diversas funciones.
La piel es un «nido» que contiene y protege a la ciencia. Permite el paso de la luz y al mismo tiempo, detiene gracias a su mayor concentración, el paso de los rayos solares indeseables del noroeste y el oeste.

Ubicación – Emplazamiento- Implantación
El nuevo edificio se ubica en la Ciudad Universitaria, donde la presencia de los estudiantes y la cercanía física de los grupos de investigación en otras disciplinas, como física, química, demás ramas de la biología, matemática y computación, permitirán potenciar las interacciones.
La implantación retoma las propuestas de mejora de la relación de la ciudad con el paisaje costero previstas por el Plan Director para Buenos Aires de 1938. Pone en valor los ejes compositivos de la Ciudad Universitaria y de los parques inmediatos, generando una calle peatonal pasante, acceso al edificio, en correlación a las preexistencias del parque. El edificio se integra al paisaje y al parque elevándose hasta alcanzar el nivel de uso público más intenso, a modo de pórtico, por sobre la calle de acceso.

El Proyecto
El concepto arquitectónico funcional propone una ruptura en la concepción jerárquica tradicional de planta y espacio, evitando la sectorización de actividades y la falta de vínculo entre los especialistas en las distintas ramas de la biología molecular, la fisiología y las neurociencias. Se estructura con una planta baja con áreas de usos público y semi-público, y otro sector que contiene bajo el talud del parque los bioterios, en relación funcional con el material de trabajo de los investigadores. Por su parte el área de laboratorios y apoyo están dispuestos en dos plantas que conforman la caja visible, el «nido» de las concepciones científicas. La azotea constituye, junto al bajo losa, un espesor tecnológico, en el que se sitúa la totalidad de las fuentes de provisión y generación de energía.
El edificio responde a las demandas de los nuevos desarrollos científicos y productivos, incrementando la colaboración interdisciplinaria al compartir espacios y equipos en una planta flexible, abierta, democrática; integrada e igualitaria.
El volumen se erige como un Hito urbano dentro del predio de la Ciudad Universitaria. Conforma con el edificio una pieza en el parque que se destaca por su piel continua, traslúcida, que permite ver a los investigadores y al mismo la luz solar, o la luz interior que recorre al edificio por sus patios abiertos que nacen a nivel de la calle peatonal que atraviesa el volumen.
El proyecto obedece estrictamente al programa disponiendo en su planta funcional:
– Laboratorios de bioquímica, biología molecular y celular
– Laboratorios de electrofisiología
– Laboratorios de comportamiento animal
– Cuartos específicos para trabajo con ciertas especies de animales o con plantas
– Laboratorios de uso compartido
– Salas para equipos de acceso común a todos
– Oficinas, salas de conferencia, salas de reuniones, taller, cocina, comedor, administración, depósitos y estacionamiento
– Auditorio 250 personas + SUM + cafetería
– Salas de descanso 50m2
– Estacionamiento 1000m2 – 10 autos en SC y 40 autos en descubierto
En Planta Baja se ubican las áreas de uso público, general del edificio, generando el foyer de la investigación. Asimismo se emplaza la amplia recepción (naranja), el auditorio y el salón de usos múltiples (rojo), el comedor con su expansión en el patio (anaranjado) y las oficinas de Dirección (amarillo); y bajo el terraplén que se integra al edificio se encuentran los bioterios, las salas de máquinas y los depósitos (marrón).
Por su parte el 1ero y 2do pisos se organizan de acuerdo al esquema indicado en el gráfico, diferenciándose por la presencia de una expansión descubierta en el primer piso y el balconeo sobre esta, en el segundo.
Las plantas se articulan alrededor de dos núcleos o patios que constituyen una organización en espejo. En torno a cada uno de estos núcleos se ubican: Laboratorios Generales (violeta) , Laboratorios Específicos con áreas asociadas (verde), Oficinas de Jefes de grupos de Investigación (terracota), Oficinas de investigadores (azul), Servicios de apoyo a los laboratorios (amarillo), áreas de descanso (celeste), servicios (azul), expansiones ( punteado) y circulaciones (naranja).
La planta cuadrada permite la interrelación de funciones, muestra la investigación en forma integral, democrática, abierta, integrada e igualitaria.
En este sentido el proyecto se destaca por considerar los criterios de flexibilidad necesarios para poder realizar las modificaciones que puedan surgir de cambios en el funcionamiento, en el equipamiento de los locales y en las áreas de investigación previstas inicialmente, como así las superficies de expansión y crecimiento previstas en los vacíos de la volumetría.
Al igual que en las estructuras básicas de la naturaleza, se define el edificio por un límite, «piel», que contiene en su interior la génesis de sectores productores y sectores generadores de ciencia e investigación interrelacionada.

La Tecnología y la economía de mantenimiento
Instalaciones y eficiencia energética

El edificio es ambiental y energéticamente sustentable y se integra adecuadamente al paisaje circundante.
Se consideró el diseño solar que contempla la provisión de calefacción solar por enfriamiento pasivo con fachadas ventiladas e iluminación natural. La ventilación natural se resuelve con la toma del aire fresco del exterior a través de los patios, desde la planta baja abierta. A medida que se va calentando sube hasta eliminarse a nivel de la terraza. Los laboratorios ubicados sobre las fachadas producen este intercambio de aire a través de las rejas ubicadas en los zócalos y dinteles de los cerramientos de aluminio.
La doble fachada de protección y cerramiento, está conformada por conductos flexibles, cilíndricos, de material poliéster que genera la piel entrelazada, tomada por medio de aros de acero a la estructura de sujeción a la que se suman las carpinterías con termopanel que permiten regular la temperatura del aire, variando la densidad de los conductos que se utilizan como parasoles.
Las instalaciones termomecánicas tendrán un funcionamiento mínimo que será necesario utilizar únicamente en días de temperaturas extremas.
El espacio que define el espesor de la doble fachada, actúa como buffer para el intercambio de aire que permite regular la iluminación y la ventilación de las diferentes fachadas, siendo la más densa la del Oeste y la más abierta la fachada Sur.
La iluminación natural está garantizada por la presencia de los patios interiores, que permiten que tanto las fachadas interiores como las exteriores reciban la luz solar, reduciendo al mínimo el gasto de energía en iluminación.
Asimismo se han dispuesto paneles fotovoltaicos sobre las superficies de la cubierta de la terraza, los cuales almacenarán la energía solar que se utilizará para iluminación nocturna del edificio. Por su parte los paneles térmicos permitirán el calentamiento de agua para calefacción y provisión de servicio sanitario.
El sistema constructivo seleccionado responde a la tradicional tecnología de hormigón armado, con cielorrasos suspendidos para el pasaje de las instalaciones, carpinterías de aluminio libres de mantenimiento y excelente estanqueidad, uso de vidrios tipo doble vidriado hermético y con laminado de seguridad del lado interior para evitar accidentes por rotura. Por lo expuesto resulta un edificio durable y sin necesidad de inversiones para su normal mantenimiento.
En relación a la previsión de crecimiento, se contempló la posibilidad de anexar 4 laboratorios de 150 m2 cada uno, que se ubicarían sobre las expansiones de primer piso, obteniéndose un incremento del 20%, con un total 600 m2 más de áreas de investigación.
Finalmente es importante destacar que interiormente los laboratorios serán acondicionados de acuerdo a las normas de bioseguridad imperantes a nivel mundial, a fin de asegurar los grados de contención necesarios para evitar la contaminación de seres humanos y muestras.

Cómputo métrico y siluetas de superficies
PLANTA BAJA
Superficie Cubierta: 1866 m2
Superficie Semi Cubierta: 875m2
Superficies Libres y parquizadas: 2694 m2
PLANTA 1º PISO
Superficie Cubierta 2357 m2
Superficie Descubierta 297 m2
PLANTA 2º PISO
Superficie Cubierta 2357 m2
TOTALES
Superficie Cubierta: 6580 m2
Superficie Semicubierta: 875 m2
Superficie Libres y parquizadas: 2991 m2
PREVISIÓN DE CRECIMIENTO
Superficie Cubierta: 594 m2

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas