3.9.2010

Centro de la Naturaleza en Copenhague, Dinamarca

El Centro de Esquí, situado en el prístino bosque de Hareskoven, en los alrededores de Copenhague, recibe cada año casi 1 millón de visitantes. Ubicado en un antiguo terreno de caza de los reyes, el complejo ofrece una visión panorámica del bosque. Con forma de estrella, semejante a los caminos del bosque, alberga una cafetería, sala de exposiciones, locales para alquiler de equipos, centros de aprendizaje e investigación, y la residencia del cuidador.

El paisaje y el edificio
El edificio está diseñado con un simple gesto. El techo en forma de estrella es parte del paisaje elevado y crea una serie de habitaciones con vistas panorámicas hacia el bosque. Dos de las cinco alas del techo descienden hasta la tierra para hacerlo accesible y convertirlo en una parte del bosque. Los visitantes pueden entonces optar por caminar ‘por o sobre’ el edificio al entrar en el bosque. El suelo excavado en las colinas genera diversos parapetos a lo largo de las fachadas. El hall central y la sala de exposiciones están a nivel con el espacio exterior permitiendo un acceso libre y franco desde el bosque.

El espacio interior
El vestíbulo central es el espacio colectivo y orgánico de la construcción. Alberga la exposición y un espacio polivalente. Cada una de sus alas contiene una función y, cuando sea necesario, pueden operar con entradas independientes. La fachada es de vidrio de tres capas para brindar transparencia y, al mismo tiempo, lograr una máxima eficiencia energética. Todas las paredes interiores están revestidas en madera, semejante a los árboles circundantes para dar la sensación de estar en el bosque, aún en el interior.

Un concepto de sostenibilidad que se basa en los aspectos naturales del bosque
La ubicación del Centro de la Naturaleza dentro del bosque ha inspirado las soluciones para la sostenibilidad del proyecto. El edificio en sí se convierte en un ejemplo para experimentar y aprender prácticamente sobre las soluciones de sostenibilidad para los edificios. En la entrada, un «barómetro de energía’ mantiene a los usuarios informados sobre el consumo de energía y la actividad del edificio.
El edificio utiliza la regulación natural del clima provista por los árboles de hoja caduca de los alrededores. En verano, la densidad de las hojas protege contra el calentamiento y, durante el invierno, los árboles desnudos permiten que el sol caliente el edificio. La posición del edificio en el cerro permite la ‘hibernación’, utilizando la tierra libre de refrigeración en verano y de calefacción en invierno.

También te puede interesar
Felix Meritis

Un edificio ‘fuera de la red’
El edificio está diseñado para funcionar fuera de la red. El agua limpia se trae desde el bosque y las aguas residuales se depuran localmente. Se utiliza la energía de la tierra que ofrece una solución sostenible para su sistema de calefacción.

Un edificio que produce energía
El edificio se alimenta con paneles solares colocados en el borde del bosque. Éstos son su única conexión con las redes de suministro de las ciudades cercanas. Durante las horas pico, esta instalación produce más energía de la que necesita, por lo tanto proporciona su excedente a la red.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas