26.2.2008

Edificio Administrativo Plaza Bizkaia, Bilbao

Antecedentes
Dentro de la parcela 99 del Ensanche de Bilbao, en el solar que se genera con la desaparición del Colegio Santiago Apostol, delimitado por las calles Alameda de Urquijo, Iparraguirre y Licenciado Poza, el Plan General de Ordenación Urbana ordenaba desarrollar un Estudio de Detalle. Esta figura debería ordenar los aprovechamientos resultantes de un programa definido por un aparcamiento de residentes bajo rasante que ocuparía todo el ámbito de la zona, un espacio público destinado a plaza y un solar equipamental adosado a las medianeras existentes y que debería resolver todo el conjunto urbano.
Tramitado el estudio de detalle y ejecutado el aparcamiento subterráneo y la plaza pública resultante con arreglo al mismo, quedaba definida una parcela y unas alineaciones máximas, físicamente presentes en el vallado del solar. Sin embargo esta pieza no se ha desarrollado quedando incompleta la operación comenzada.
El Departamento de Hacienda y Administración Pública de Eusko Jaurlaritza / Gobierno Vasco, pasó a ser nuevo titular de la parcela equipamental, organizando a través de su Comisión Central de Contratación (Recursos Generales) un procedimiento de contratación restringido para la elección del proyecto y de un arquitecto encargado de redactarlo. El edificio tendría un uso administrativo.
Del concurso resulta elegida la propuesta presentada por D. Federico Soriano Peláez, produciéndose en fecha 25 de septiembre de 2002 la adjudicación definitiva Básico y Ejecución.
Del concurso se puso de manifiesto por un lado la importancia de desarrollar esta pieza para completar la operación urbanista del Estudio de Detalle que había quedado cercenada, pero también las dificultades y condicionantes que habían surgido actualmente, y una vez finalizados y en uso los espacios complementarios, para llevarlo a cabo.
En este sentido se destacaban dos condicionantes muy importantes. Por un lado la limitada altura entre plantas, dado que el perfil tipo del Plan General está mas pensado para un uso residencial, y sobre todo teniendo en cuenta que no pueden existir plantas de sótano para instalaciones, todo él ocupado con el aparcamiento público existente. Las instalaciones deberán ir bajo cubierta descendiendo a cada planta servida.
Pero al mismo tiempo se pone de manifiesto la diversidad e incongruencias entre las servidumbres estructurales del aparcamiento y la forma del edificio definida por sus alineaciones. El proyecto del aparcamiento había considerado unas cargas específicas del futuro inmueble y unos puntos de apoyo en coincidencia con su propia trama estructural. A tal fin se dejaron unas placas de apoyo y cimentación de enlace. Sin embargo la disposición de estas placas de cimentación no permite edificar sin sobrecoste, nuevos refuerzos o interviniendo en el aparcamiento existente. Su número y colocación es insuficiente y no completa la superficie en planta permitida.

Objeto del proyecto
El objeto de la obra del presente Proyecto Básico es la construcción de un edificio administrativo de nueva planta. El solar se encuentra en el lugar denominado oficialmente Plaza Bizkaia, algo más de media manzana del ensanche de Bilbao, frente al edificio que fue la antigua Alhóndiga. Bajo dicha plaza existe un aparcamiento subterráneo que hay que respetar, apoyándose el nuevo edificio sobre parte de su estructura (dimensionada en su día con sobrecargas suficientes para este fin). El proyecto será desarrollado de acuerdo a los criterios presentados al concurso.

Programa de necesidades
El programa previsto en el concurso era un programa genérico, abierto, ambiguo. Se describe como el propio de un edifico administrativo de oficinas de primera categoría, para la ubicación de 350 puestos de trabajo aproximadamente, dejando a los concursantes el criterio de definir específicamente la distribución, los espacios complementarios necesarios y el tratamiento del espacio público tanto exterior como interior.
El programa exigía un alto grado de flexibilidad de uso, pudiendo ser cambiante en el tiempo. Para ello las plantas serán lo más diáfanas posible, con particiones ligeras pero con un buen comportamiento desde el punto de vista acústico.
El edificio se planifica distribuido en 8 plantas (baja +7+ instalaciones en la cubierta). En cada planta se prevé la posibilidad de ubicar al menos cuatro despachos para Director (20-25m2) y uno para Consejero Delegado(30-35m2), así como dos salas de reuniones cerradas (30-35m2 y 20-25m2). Para los jefes de equipo se considera un estándar de 13m2 y para el puesto básico de trabajo de 10m2.
Posteriormente se ha especificado el destino y tipo de clientes del edificio. Se trataría de ubicar diversas empresas de capital público, que necesitan oficinas de tamaño medio y pequeño y que tienen en común su finalidad. Estas empresas podrían ubicarse en cuatro tipos de disposiciones:
– Ocupando una empresa una o dos plantas.
– Compartiendo dos o tres empresas una planta.
Cada una dispondrá de los estándares de despachos y salas de reunión descritos arriba así como los espacios de descanso y archivo comunes.
Junto a ello comparten una cierta disponibilidad pública que se concretaría en el uso común de la planta baja para actividades de presentaciones y promociones públicas de sus contenidos y actividades.

También te puede interesar
Zenvisión

Solución adoptada; Memoria del concurso
Un edificio todo dado. La estructura que viene del aparcamiento subterráneo construido anteriormente. Un perfil irresponsable con alineaciones, vuelos y retranqueos impuestos. Un espacio público exterior ya construido, con una imagen y unas vivencias preestablecidas. Una sección común a todo el ensanche con las alturas entre forjados fijadas obligatoriamente, sean viviendas u oficinas. ¿Qué es lo que queda?
¿Una fachada? ¿Revestida luego de valores, medioambientales, urbanos, simbólicos…?
¿Decisiones que se han ido solapando en el tiempo y que nunca pueden replantearse?
No creemos en la arquitectura de condicionantes sino de condiciones. Todos estos datos tienen que llevar a producir un buen edificio, no un buen revestimiento. Además las posibilidades de cumplir son infinitas incluso para las decisiones que parecen insalvables
Para nosotros todo esto se convierte en una posición clave, un lugar reputado, unas condiciones interesantes para empezar a proyectar un edificio administrativo abierto y preciso, urbano y sensible.

PUEDE HABER OTRAS SOLUCIONES OBLIGADAS.
El lugar proyecta una condición frontal y una lectura a distancia del edifico. Sin embargo la posición, claramente oeste le perjudica en gran manera. Las posibilidades que por su escasa anchura se preveían para iluminar naturalmente todos los espacio de trabajo deben ser cuidadosamente tratadas para impedir soleamientos desagradables. Un muro cortina y un brise-soleil parecen las soluciones obligadas, pero puede haber otras…
La forma alargada apoyada sobre una medianera parece reclamar la colocación de los espacios de circulación sobre esta espalda. Así toda la fachada se llenaría de despachos. Parece la solución óptima…
Un perfil frontal significa una simetría, aunque las orientaciones no son exactas ni iguales. Parece que no se debería deformar, pero puede haber otras soluciones…
Debemos mantener la estructura de pilares del aparcamiento, seguir levantandola en los pisos superiores. Al fin y al cabo ya lo hemos hecho cuando hacemos edificios completos; la estructura se mantiene verticalmente en todas las plantas, conjugando vehículos, accesos, y personas. Pero podría haber otras soluciones…
La orientación oeste debe ser considerada de manera apropiada y con todas sus consecuencias. Creemos que la arquitectura debe ser mas respetuosa con las condiciones medioambientales desde sus orígenes. Es muy difícil corregir soluciones defectuosas, o arreglar con brise-soleil un muro cortina sin más.
Por ello, hemos pensado en establecer una fachada gruesa que regule térmicamente este diferencial térmico, estableciendo dos filtros a los rayos del sol.
Proponemos usar tres pieles de vidrios que permitan crear un colchón climático. Estas pieles también resolverán las particiones y segmentaciones de los sectores contraincendios. Estos vidrios serán tratados el algunas zonas con placas fotovoltáicas.
Desde el exterior y el interior el efecto será de transparencia y traslucidez según la orientación del sol. Colocadas en vidrios con cámara de aire, podrán tener también una recuperación de calor que reducirá los costes energéticos del edificio.
Estas placas no deben ser vistas como cierres opacos sino como tamices, velos, perforaciones de la visión.

También te puede interesar
Escenas y vida social: sede de ViaBTC

Descripción sencilla
El edificio propone colocar todas las zonas de almacenamiento, servicios y comunicaciones rápidas, públicas y privadas, en una banda opaca adosada al muro medianero. Frente a ella se extiende el lugar de trabajo abierto, una oficina paisaje en la que únicamente flotarán los despachos de los directores de área, cuyo cerramiento proponemos sea también con mamparas de carpintería y cierres de vidrio.

Una estructura que desaparece
La estructura se estudiará para conseguir disminuir el número de pilares necesarios, llevando al máximo las luces de las vigas. Se mantendrán las líneas de pórticos. En planta baja unos pilares de hormigón escultóricos, establecerán los cambios de posición entre nuestro edificio y la cimentación existente.

Condición emblemática
El solar es en estos momentos un lugar emblemático de la ciudad. Vecino al edificio de la Antigua Alhóndiga, que en el futuro se convertirá en Centro Cultural, y lindando con el de la Cámara de Comercio, es un área de centralidad, social, urbana y cultural de Bilbao.
Al mismo tiempo deberíamos ser capaces de ir integrando las preocupaciones medioambientales y energéticas en la construcción de la forma arquitectónica. No solamente es cuestión de tener sensibilidad a las orientaciones, sino de ir comenzando a tener el mismo cuidado con la construcción, los materiales, su elección y costes, los valores energéticos que no se resumen tan sólo en el uso sobreañadido de placas solares o similares.
Curvarse, estrecharse, ensancharse, ejercicios aparentemente inocentes, definen un sólido del cual arrancan unas condiciones nuevas y fuertemente atractivas. Nuestra idea era movernos continuamente para no crear un alzado estático, muerto, sino diferente desde cualquier punto de vista. Un edificio fachada que se debe proteger de la orientación oeste. Unas gafas de sol. Así la condición dinámica y no-frontal del edificio se mantenía aunque fuese con otra forma u otros mecanismos formales Un edificio largo y que se abomba, con su fachada principal orientada a oeste, nos lleva a preguntarnos si esa larga fachada curva (de unos noventa metros de longitud) no puede convertirse en un regulador térmico del edificio. Con el consiguiente ahorro energético, pero sobre todo imaginándonos una fachada donde es necesario que el brise-soleil clásico, macizo, de hormigón o acero, se transforme en unos pliegues, en sucesivos velos que tamicen la luz con un solo material: el vidrio.

Plantas con condición genética
Las plantas deberían poder asumir distribuciones nuevas en el futuro sin perder las ideas que ahora las definen. Por ello deben tener en su interior las condiciones genéticas de las transformaciones posibles. En este caso el germen se incluía sobre un cuerpo predefinido, un edificio largo y abombado que ya tenía una primera aproximación formal en planta.
La altura también era un dato prefijado en las normativas del ensanche, quedando fijada definitivamente en 29,29 metros + 2,85, bajo cubierta, para las instalaciones. El aprovechamiento máximo aconsejaba agotar la edificabilidad en un volumen sin patios que ocupaba todo el área posible. La estructura, por último, debería apoyarse en un aparcamiento subterráneo ya existente, en unos puntos prefijados, unas placas dejadas en obra para unas determinadas cargas.
Un edificio delgado es un espacio de crujía estrecha que si se sitúan escaleras, ascensores, servicios y pasillos en la zona oscura, junto a la medianera con el edificio colindante, permite gozar de iluminación natural en su totalidad, reduciendo el uso y por tanto los costes de la luz eléctrica. Aparte de aumentar el confort natural del espacio.

Sin forma; sin escala
Una edificio largo y curvado, con velos y capas transparentes, es un objeto abstracto que pierde su condición de tamaño relativo, su altura real, sus limites precisos, convirtiéndose en un objeto sin escala, sin forma.

Descripción de la solución adoptada
El edificio administrativo de Plaza Bizkaia es un edificio largo delgado, de fachadas ondulantes, de 89,85 metros de longitud hacia la plaza y anchura variable (de 11,61 a 23,25 metros al ir abombándose su fachada principal en toda su longitud).
Su orientación es Oeste, con una pequeña componente Norte. Hacia ella presenta una fachada de vidrio, con distintos tratamientos y pieles que la protegen del sol de diferente forma según la hora del día y la estación del año.
El orden que se ha propuesto en su distribución ha intentado responder a un criterio de accesibilidad. Los programas de uso público más frecuente, así como las salas de reuniones generales y la sala de reunión principal de 150m2, se encuentran en las zonas bajas. Los programas más privados, de las oficinas que ocupen el edificio se desarrollan en las plantas superiores.
El acceso al edificio, por razones de seguridad, se realiza por un único punto, tanto para el público en general como para el personal de edificio. Existen sin embargo, por razones de normativa de protección contra incendios, otras dos salidas automáticas, así como la correspondiente a la zona de carga y descarga. Esta es una entrada de mercancías con acceso rodado desde la calle. En ella se ubica una zona de control por scanner de paquetería y correos. Desde los almacenes hay una comunicación con el control del montacargas.
En el centro de la planta baja se dispone un módulo de control donde se ubica la seguridad como el mantenimiento general del edificio. Desde él se puede tener visión de los accesos, el núcleo principal de comunicaciones y las salas públicas interdepartamentales.
El edificio dispone de dos escaleras de emergencia separadas de los accesos a los ascensores. Disponemos dos núcleos separados. Uno con tres ascensores de ocho personas y un montacargas a Office de planta y otro secundario de un ascensor.
En cada planta los espacios comunes y de almacenamiento junto a las comunicaciones se adosan a la medianería. Se disponen dos huecos de conductos de ventilación, dos huecos de ventilación por sobrepresión de las escaleras de emergencia y dos huecos de conductos eléctricos o de instalaciones de emergencia, distribuidos a ambos lados. Dado que no hay plantas sótanos todas las instalaciones irán en cubierta desde donde descenderán los conductos correspondientes.
A cada planta se accede desde un núcleo principal de acceso con vestíbulo común a escaleras ascensores y acceso al Office. Este vestíbulo tendrá un cerramiento traslúcido a la oficina de planta. Se dispone allí un control de acceso y de información y una zona de visitas. El otro punto de acceso, más reducido, sólo un ascensor estará en el otro extremo de la oficina y servirá principalmente para comunicaciones internas rápidas.
Cada oficina dispone de un despacho principal cerrado, cercano aun a zona de secretaría, cuatro despachos cerrados de cargos y una sala de reunión también cerrada. El despacho principal se coloca en la zona norte mientras la zona sur se ubica la zona de descanso de los empleados.
Exteriormente el edificio se resuelve con un único material. El vidrio, que en sucesivas capas va envolviendo y protegiéndolo a las inclemencias solares. Se ha diseñado un motivo que se serigrafiará en determinadas zonas. Estas zonas han sido determinadas según el estudio de los rayos solares. Para la inclinación del verano, los motivos de las fachadas se suman ocultando y disminuyendo la luminosidad que pasa al interior. Así mismo los vidrios disponen de una lámina de 95% de absorción solar que neutraliza el efecto invernadero.
Para el invierno estos motivos se restan o emiten su sombra sobre los cantos de forjado, permitiendo entrar el soleamiento al interior de las oficinas.
La cubierta se intenta resolver con el mismo material, en este caso aportando un valor de aprovechamiento energético. Así, se sustituye la cubierta tradicional, por una superficie horizontal de paneles de células fotoeléctricas sobre vidrios opacos. En la fachada estos vidrios se volverán transparentes, aunque la densidad de células impedirán ver el interior técnico del bajo-cubierta.

También te puede interesar
“One Hong Kong”, L’Oréal Workplace

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas