12.12.2012

Escuela de Arquitectura Sustentable, intervención en el barrio de la Boca

La propuesta es establecer una conexión entre los diversos elementos que integrarán el polo cultural: La Escuela de Arquitectura Sustentable, el Centro de Convenciones, el Museo de Arte Construido, el Anexo del Museo de Arte Construido, la “Peatonal” Ayolas y la Ribera de Pedro de Mendoza. De esta forma se establece un posible recorrido de fuerte carácter cultural. Se mantendrán los edificios que conforman las esquinas por sus características sobresalientes. Por un lado, una construcción ladrillera casi única en la Boca y por el otro, un edificio que dialoga fuertemente con los donados por Quinquela Martin, ubicados todos sobre la calle Pedro de Mendoza.

Antecedentes y necesidades
El predio a intervenir, se encuentra en la ciudad de la Boca, sobre la calle Pedro de Mendoza, con salida a la calle Ayolas, lindero al Museo de Arte Construido y a pocos metros del Puente Transbordador. Dentro del mismo hay una edificación existente con un fuerte valor histórico. El programa general establece diversos sectores: Acceso, recepción, espera y patio; Sector administrativo y Sector docentes; Auditorio y Biblioteca; Sector Aulas; y Servicios generales. Además, el proyecto se instala en un sector que desde todos los ámbitos intenta preservar la identidad, y que formará parte de un polo cultural.

Propuesta Urbana
La propuesta es establecer una conexión entre los diversos elementos que integrarán el polo cultural: La Escuela de Arquitectura Sustentable, el Centro de Convenciones, el Museo de Arte Construido, el Anexo del Museo de Arte Construido, la “Peatonal” Ayolas y la Ribera de Pedro de Mendoza. De esta forma se establece un posible recorrido de fuerte carácter cultural. Se mantendrán los edificios que conforman las esquinas por sus características sobresalientes. Por un lado, una construcción ladrillera casi única en la Boca y por el otro, un edificio que dialoga fuertemente con los donados por Quinquela Martin, ubicados todos sobre la calle Pedro de Mendoza.

Escuela de Arquitectura Sustentable
Dentro del esquema básico de partido, A nivel de planta baja, se desarrollan tres accesos, uno por Ayolas, otro por Pedro de Mendoza y un tercero, desde el Centro de Convenciones; accesos que cuentan con vacíos, los cuales nos permiten apreciar la exposición y biblioteca (ubicados en el primer subsuelo); accesos que desembocan en una circulación con patio lateral, denotando el tipo característico del lugar. El patio, lugar de encuentro e intercambio estudiantil; espacio donde podemos apreciar los murales que expresan el espíritu de la Boca, esculturas, pinturas; obras y estudios realizados en el laboratorio; con pisos que lo vinculan al hall, la ribera, la peatonal y la historia de la ciudad. El tercer acceso, de uso poco frecuente, se mimetiza con el Foyer del auditorio, de iguales características, y al mismo nivel, dado que éste es el recinto al cual acuden mayor cantidad de personas simultáneamente. De esta forma, se facilita su acceso y brinda la posibilidad de un uso independiente de la escuela. Por ende, se pueden dar conferencias, entre otros, sin intervenir en la actividad académica.

Intervención en el barrio de la Boca, Escuela de Arquitectura Sustentable
A nivel de entrepiso, se ubica el Sector administrativo y Sector docentes, contenidos en una envolvente acristalada. Una caja de cristal delimitada por vidrios U, traslúcidos o transparentes según la necesidad, lo cual otorga diversos beneficios al recinto en general. Goza de vistas preciadas hacia distintos puntos del conjunto; el patio de la Escuela, el patio del Centro de Convenciones y hacia el frente, de la Ribera y el Riachuelo; proporcionando mejores condiciones de trabajo para el personal administrativo. Pero principalmente, el hecho de ser un sector transparente, lo transforma en un espacio fácilmente visible, identificable e interpretar rápidamente la actividad que se desarrolla en él. Es así, que nos brinda la posibilidad de una consulta inmediata.

A partir del primer nivel se desarrolla la Escuela de Arquitectura. Cuenta con aulas-taller, donde el alumno ingresa y dispone de un mobiliario con espacio para guardar objetos personales; espacio para guardar láminas, planos y otros objetos similares; espacio de trabajo, con medidas acorde a la necesidad de cada año en particular y plancha de corte incluida, donde se puede hacer desde una lámina hasta una maqueta. Las mesas de trabajo se acomodan de forma tal que los alumnos quedan enfrentados, formando grupos de trabajo donde el debate se hará presente. Además, su disposición responde claramente a la iluminación natural, siendo éstas perpendiculares a las carpinterías, por donde penetra la claridad, que atraviesa a los parasoles. En un segundo sector se plantea el aula teórica, acorde para la actividad, con la posibilidad de oscurecerla, por medio del cierre de los parasoles, y proyectar imágenes, entre otros. Dentro del aula-taller, el alumno tiene a su disposición el material bibliográfico solicitado por la cátedra. De esta forma, la consulta de los libros, se hace dinámica e inevitable.

En primer y segundo año se plantea el estudio y manejo de las herramientas de diseño por separado. El alumno aprende dibujo técnico, luego aprenderá dibujo a mano alzada, etc. En tercer y cuarto año se plantea un mobiliario con dimensiones mayores, que brinda la posibilidad de trabajar las técnicas simultáneamente. Es decir, el alumno diseña a mano alzada, por medio de una maqueta o como fuere y simultáneamente transmite esas ideas a una representación técnica por medio de una notebook o tablero de dibujo. Para el último año se propone un mobiliario que permite su ensamble conformando mesas de debate. Consideramos importante esta posibilidad de debatir diversos temas, que ayuden una mejor formación del alumno, en su último año. En caso de requerirse un apoyo teórico, se acomodan las mesas para tal fin. El aula de posgrados es concebida como un aula más, pero con una menor población, donde se dictará el Posgrado de Arquitectura Sustentable y el Posgrado de Preservación del Patrimonio. Además, esa aula será utilizada para la Tesis.

Desde el Hall, a través de los vacíos, se aprecia el primer subsuelo donde se desarrolla la exposición de los trabajos de alumnos de primer a cuarto año. Una exposición planteada como un recorrido de rampa a rampa, donde el visitante se encuentra rodeado por los trabajos sobresalientes. Además, se desarrolla la biblioteca con los libros de consulta ajenos a los solicitados por las cátedras y un espacio digital de consulta. La disposición del mobiliario en esta planta, se hace de forma tal, que garantice una correcta distribución de la claridad que penetra por los vacíos, aprovechando de esta forma la iluminación natural para estos dos sectores.

En el Hall de Ayolas se plantea la conexión al Museo de Arte Construido, con la exposición de quinto año de por medio. Pero el vínculo no será tan solo por medio del circuito, sino que se busca conectarlo desde la arquitectura, tomando líneas ordenadoras, alturas, sentido de las carpinterías, materiales, carácter, etc.; constituyendo una imagen coherente del conjunto sobre la peatonal.

La rampa, es planteada como circulación principal, la cual en su recorrido nos otorga visuales sobre el patio y sus murales, la ribera, el Puente Transbordador y el Riachuelo. Sustentada por una estructura metálica y rodeada por una malla permeable, que nos proporciona cierta protección de los agentes climáticos, nos brinda una imagen industrial dialogando con el Puente Transbordador y el carácter, casi olvidado, de la ciudad de la Boca. Es el elemento que nos transporta a todos los niveles del edificio, comenzando en el primer subsuelo y concluyendo en la terraza. Se busca con ello ofrecer al usuario vivencias ajenas a un ascensor, maximizando su uso y declinando la utilización de los ascensores.

La rampa nos comunica a las terrazas. Terrazas de lectura, terrazas mirador, un espacio útil y aprovechable al ciento por ciento, un espacio notable de la Boca, similar a la del Museo de Bellas Artes, concibiendo vistas únicas sobre la ciudad. Estas son terrazas extensivas, de un mínimo mantenimiento y numerosos beneficios, entre los cuales cabe destacar la producción de oxígeno durante la fotosíntesis, disminuyendo los niveles de carbono en la atmósfera; absorción de gran volumen de agua de lluvia, colaborando con los problemas del desagüe pluvial de la ciudad; y su capacidad para filtrar el aire, conteniendo las numerosas partículas que se suspenden en él.

Las diferentes áreas están dispuestas de forma tal que se aproveche al máximo la luz natural y los vientos predominantes del sitio. Para ambos casos cuenta con parasoles que nos brindan la posibilidad de permitir el paso total de la luz y brisa, desviarlas según la necesidad o impedir que estas ingresen. El sistema de parasoles no está contenido en la fachada, sino que se despega de ésta, generando una fachada ventilada, que nos otorga numerosos beneficios, como por ejemplo, el refrescamiento de los recintos por efecto chimenea. Además, el color de la ciudad de la Boca, color que rige desde sus orígenes, es plasmado en los parasoles que atribuyen una heterogeneidad a la fachada, junto a las chapas alveolar. Se convierte en una fachada con movimiento, espontanea y colorida, tal como las que podemos apreciar en la ciudad.

Con respecto al edificio existente en el terreno, se mantiene la fachada, desarrollando por detrás de ésta, el laboratorio, posgrados, quinto año y la sala de docentes, uno sobre otro respectivamente. Se aprovechan las ventanas presentes para proveer de claridad a los ambientes, por lo tanto la altura de éstos es dada por las carpinterías. Pero la relación con el edificio no es solo por este medio, sino que también se toman características de su lenguaje clásico. La verticalidad en las aberturas y la tripartición (basamento, desarrollo y remate) se hacen presentes en la Escuela de Arquitectura Sustentable.

Al momento de elegir los materiales, se tuvo en cuenta el mantenimiento de los mismos y principalmente la relación con contexto inmediato. Cabe destacar el hormigón (Museo de Arte Construido), las estructuras metálicas (Puente Transbordador), el adoquín (La Ribera y Calles de la Boca), la chapa sinusoidal y la madera (conventillos). Para finalizar, haremos mención que el edificio es de planta libre, para permitir, en el caso que sea necesario a futuro, su reutilización, es decir, su utilización para otros fines.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas