7.4.2020

Parque San Rafael

El parque San Rafael tiene una extensión de 1.200 hectáreas y está ubicado en el pueblo de La Calera, a 30 minutos del centro de la ciudad de Bogotá.

El parque rodea el actual depósito principal de agua potable que sustenta a Bogotá y está contenido en la Reserva Natural Protegida El Sapo. Concebido como un nuevo pulmón para la ciudad, se pensó que proporcionaría a Bogotá 1,5 metros cuadrados adicionales de tierra pública por ciudadano. Debido a los estrictos requisitos en términos de protección natural, todas las actividades proyectadas son actividades recreativas pasivas, que contribuirán a fortalecer el patrimonio natural e inspirar un concepto verde de disfrute.

El Parque San Rafael consta de 6 áreas diferentes, denominadas Unidades de Paisaje, que están relacionadas con las condiciones naturales actuales en el área. El embalse, el bosque andino nativo, la playa, el prado del norte, el prado del este y la estación de tratamiento de agua se preservan respetando sus condiciones naturales y reforzando su crecimiento mediante un diseño de paisaje pensado para priorizar las especies nativas y protegerlas de las especies extranjeras.

La arquitectura y las vías proyectadas en el Parque San Rafael tienen un diseño unitario, basado en las históricas «Haciendas» mediante el uso de fachadas continuas blancas y techos inclinados. Esto permite una percepción unitaria de los nueve edificios del parque, que solo consumen 1,5 hectáreas del total.

Además de tener en cuenta este enfoque histórico para la concepción de la materialidad y el volumen de los edificios, existe un profundo pensamiento en términos de sostenibilidad y respeto de las condiciones naturales. Todos los edificios y caminos están construidos con técnicas de «construcción en seco», sin hormigón ni cemento ni cimientos que puedan afectar a las condiciones naturales del medio ambiente. Además, se levantan al menos 50 cm del nivel del suelo para evitar daños a la tierra, las corrientes de agua o los elementos naturales.

También te puede interesar
Plaza Catalinas

El diseño del paisaje fue pensado como una recreación de los ecosistemas nativos que ya están en la Reserva. Este enfoque reproduce la forma en que cada ecosistema crece naturalmente, y el resultado es un paisaje cambiante que madurará con el tiempo.

Tanto el paisaje como las propuestas de arquitectura coexistirán con la infraestructura responsable del Tratamiento del Agua, que no podría ser interferida por el Proyecto, debido a la importancia de su función para la ciudad de Bogotá. La estrategia adoptada para incluir esta infraestructura fue evidenciar la relevancia del recurso hídrico y su tratamiento para la vida de las personas. Un museo que muestra el ciclo del agua se proyectó cerca de la Planta de Tratamiento de Agua principal abierta visualmente, asociando la experiencia del museo con el proceso real.

Resumen

El parque San Rafael, con una superficie de 1.200 hectáreas, está ubicado a 30 minutos del centro de la ciudad de Bogotá. El parque rodea el principal reservorio de agua potable que sustenta a Bogotá y forma parte de la Reserva Natural Protegida El Sapo. Debido a los estrictos requisitos en términos de protección natural, todas las actividades proyectadas son actividades recreativas pasivas.

El Parque San Rafael está diseñado para identificar 6 áreas diferentes, las Unidades de Paisaje. El embalse, el bosque andino nativo, la playa, el prado norte, el prado oriental y la estación de tratamiento de agua se conciben respetando sus condiciones naturales actuales mediante un diseño de paisaje que se cree que preserva las especies nativas y las protege de las extrañas. Además, incorpora actividades recreativas que se centrarán en los valores naturales de cada área.

También te puede interesar
Plaza Mayor de Ódena

La arquitectura proyectada en el Parque San Rafael tiene un diseño unitario, basado en las históricas «Haciendas» mediante el uso de fachadas continuas blancas y techos inclinados. Además del enfoque histórico en la concepción de la materialidad y el volumen de los edificios, hay un pensamiento profundo en términos de sostenibilidad. Todos los edificios se construyen utilizando técnicas de «construcción en seco», evitando materiales como el concreto que pueden afectar las condiciones naturales del medio ambiente, y se levantan al menos 50 cm del nivel del grado para evitar daños a la tierra, las corrientes de agua o los elementos naturales.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas