30.4.2019

Parque Lineal Hipódromo San Isidro

Se buscó generar una intervención de impacto mínimo en el medio ambiente, de bajo costo y de respeto con el patrimonio de las instalaciones existentes del Hipódromo.

El proyecto Parque Lineal Hipódromo de San Isidro (PLSI), surge como una propuesta para el actual hipódromo de San Isidro, el cual funciona de manera privada. Nuestra propuesta es por medio de algunas intervenciones mínimas lograr un parque lineal a lo largo de todo el perímetro del hipódromo, logrando de esta forma una nueva accesibilidad a un pulmón verde para el mejoramiento del medio ambiente y la calidad de vida, funcionando como un núcleo social inclusivo.

BAM! arquitectura, entiende que el rol del arquitecto no es solamente diseñar encargos de nuestros clientes, si no también aportar al mundo la mirada que tenemos sobre la arquitectura, la misma puede ser motor y generadora de grandes cambios en la sociedad y en los espacios donde habitamos, mejorando de esta forma nuestra calidad de vida.

En nuestro caso nuestra línea de investigación principal es la sustentabilidad en los diseños, ya que creemos que el mundo necesita que nos comprometamos con el impacto negativo que estamos causando, y lo revirtamos de manera positiva, creando conciencia y responsabilidad por el medio ambiente en el cual habitamos.

Alcanzamos nuestro objetivo eliminando la cerca existente y generando una nueva hacia adentro, abriendo las puertas del Hipódromo y facilitando instalaciones deportivas informales y estaciones que concientizan sobre la sostenibilidad, lo que resulta en un parque de anillos lineal que funciona como un catalizador social. Nuestra intervención se adapta a las diferentes necesidades del vecindario, centrándose en el ocio y los deportes, como así también las actividades culturales en un espacio verde informal y sostenible.

Se buscó generar una intervención de impacto mínimo en el medio ambiente, de bajo costo y de respeto con el patrimonio de las instalaciones existentes del Hipódromo. Un retroceso de las cercas existentes creará un nuevo parque intencional. Ninguna línea recta conforma un espacio, por lo que permitimos que algunas cercas retrocedieran un poco más, desconectadas de la red rígida, creando nuevas configuraciones espaciales, sin perjudicar las infraestructuras existentes y su colectividad.

Las principales decisiones de diseño estuvieron centradas en la configuración de nuevos caminos diferenciados para realizar ciclismo, running, caminatas y en la generación de diversas islas con funciones programáticas diversas. Las principales funciones programáticas fueron: espacios para el ocio y reunión, así como también actividades deportivas espontaneas, áreas de picnic, estaciones sanitarias, estaciones de distribución de bicicletas, áreas de parkour distribuidos de manera eficiente a lo largo del parque. Se diseño un edificio hito actuando como un faro de la sustentabilidad el cual buscar concientizar a todos los visitantes sobre la importancia de la temática.

El nuevo parque desafía el espacio tridimensional que damos por sentado, reconsiderando su impacto y peso en las fronteras sociales y sus contrapartes físicas.

Deseamos provocar el diálogo y el pensamiento, conduciendo a un discurso impulsado por la acción. Como arquitectos, tenemos que proteger el derecho civil a los espacios verdes. San Isidro necesita cumplir su propósito y desempeñar un papel social activo, ofreciendo una serie de oportunidades cívicas a través de este nuevo parque colectivo.

Las principales decisiones paisajísticas tuvieron como premisa en el diseño la conservación de las especies arbóreas originales, cuya conservación y puesta en valor son condiciones de este proyecto.

La nueva vegetación propuesta se diseñó incorporando árboles nativos acompañando la geometría de los trazados y generando dos tipos de pradera de especies espontáneas nativas de diferentes alturas de gran incidencia como parche dentro de la ecología urbana.

Este tipo de especies realizan un gran intercambio energético con el medio y están adaptadas a las condiciones ambientales locales contribuyendo a restaurar el paisaje original pampeano. La fauna autóctona utiliza este tipo de flora para nidificación y fuente de alimento, es por eso que al implementar especies vegetales nativas ayudamos a incrementar la biodiversidad. Dado que este tipo de especies no requieren gran mantenimiento se promueve también un manejo sustentable, produciendo una disminución energética, así como morigeración de la temperatura.

En el diseño se planteó áreas de césped nativo, permitiendo de esta forma poder realizar actividades recreativas.

Un sistema de caminos porosos y absorbentes para caminos, veredas y solados y equipamientos completan el Parque Lineal de San Isidro utilizado por peatones, ciclistas, estudiantes y público del PLSI.

La tecnología y sustentabilidad se encuentra presente a lo largo del parque de diferentes formas, las principales son:

– Equipamiento, que es realizado con plástico y maderas reciclados y alimentado por energías renovables
–  Aplicación móvil, para ser utilizada dentro del PLSI, que permitiría al usuario enterarse de las diferentes actividades que se realizan en el PLSI y recibir programas de ejercicios.  La aplicación también es un canal único para comunicarse con el visitante.

– Energías renovables, para alimentar el consumo en el parque, además de la reducción del consumo energético innecesario

–  Reutilización del agua, llevando agua grises y agua de lluvia (suelos absorbentes y canalización) hacia reservorios, para luego ser usados en riego, fuentes, tanques, y generar un menor impacto ambiental.

–  Huertas urbanas, que además de su función educativa de concientización ambiental dan mayores oportunidades de trabajo mediante la aplicación del mercado orgánico

El PLSI abre sus puertas a todo el mundo. Invitando a la población de Buenos Aires y del resto del país, así como también turistas de todas partes del mundo, con esto generar mixtura social que construya ciudadanía.

Se propone una serie de diversas experiencias para todo tipo de público, que acentúan y acompañan el programa de los edificios circundantes, y suman espacios necesarios para una ciudad completa, una ciudad en la que no solo haya integración física de los espacios sino también cultural y social.

El objetivo es lograr un espacio público de calidad y cantidad, en el que se disminuyan las diferencias sociales, que sea accesible para todos los residentes de la ciudad.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas