24.11.2009

Parque Central de Mendoza

La propuesta del parque central se inscribe en una larga tradición mendocina de transformaciones paisajísticas a gran escala. La relación entre el verde y el agua, trabajosamente lograda, ha permitido que Mendoza fuera considerada desde temprano como un oasis en el desierto.


Premisas del proyecto
A – Reintegrar este espacio libre de actividad a la trama de los espacios urbanos públicos de la ciudad, no como un fragmento, sino articulado al sistema de parques y espacios abiertos existentes, tanto en su funcionamiento dentro de la red de conexiones, como por su carácter respecto a los demás parques y plazas.
B – Introducir la naturaleza en la ciudad a través del parque con sus rasgos propios, como recreación de la memoria de los espacios naturales y existentes, y al mismo tiempo, rescatar los valores positivos que el vacío y la ausencia tenían en el sitio, entendidos estos como vocación de uso libre.
C – Potenciar la rehabilitación del tejido circundante, predominantemente residencial, considerando el borde del parque como un elemento que valorice del entorno inmediato. Dotar al parque de dos escalas, una acorde a la residencia vecina y otra relativa a la ciudad.
D – Incorporar a los trazados del parque la geometría del Ferrocarril, no sólo como dato topográfico sino simbólico. La decisión de la ciudad de mantener los galpones ferroviarios justifica sobradamente conservar aspectos y trazados del funcionamiento original.
E – Establecer distintas lógicas de funcionamiento en el mismo lugar. La lógica de la movilidad. La lógica del descanso y la contemplación asociada a los parques tradicionales. La lógica del intercambio en la cultura contemporánea. La lógica del ocio creativo, talleres, exposiciones, fluidez del conocimiento, y penetrabilidad cognoscitiva. Incorporación del espacio lúdico. Crear itinerarios y recorridos que generen experiencias cambiantes situaciones variadas a través de lugares placenteros, en los que intervengan visiones largas y cortas, sonidos, distinta intensidad de luz, reflejos de agua, colores, luz nocturna.  El parque incorporará además una tercera velocidad, la del gasto de energía (el deporte aeróbico y la bicicleta) estructurado en circuitos periféricos.
F – Incorporar figuraciones festivas y ambulantes (ferias, cine de aire libre, espectáculos, etc.) una «mise en scène» de lo público al aire libre con los atributos característicos más estimulantes de las costumbres del habitante de Mendoza.

Paisaje y vegetación
Aspectos ornamentales y generales del diseño:
Las especies seleccionadas cuentan con valores paisajísticos propios de las calles y paseos de esta ciudad.
Áreas paisajísticas
A – El parque perimetral: formado por un bosque de tipas con manchones de especies arbóreas caducifolias, Plátanos, Liquidámbares, Álamos blancos, actúan como focos extras de interés con cambios estacionales que le sumará atractivo al recorrido, con sus formas y su verde permanente la propuesta.
B – El parque interior: La parte central del parque propone una serie de distintas instancias que contrastan con el perímetro central. Este sector se ha dividido en distintos jardines: el Jardín de los Jacarandaes, los Jardines de la Circulación, el Jardín de los Juegos, el Jardín de los Aromas, el Lago y su entorno, el Jardín de las Acacias, el Jardín de la Catedral, el Jardín de las autóctonas y el Jardín de las Flores.
C – Perímetro reutilizado y estacionamientos: tienen como objeto respetar el arbolado urbano existente.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas