11.9.2013

Museo de Arte Parrish en Long Island, Nueva York

El punto de partida para el nuevo Museo de Arte Parrish es el estudio del artista ubicado en el extremo oriental de Long Island. Establecimos los parámetros básicos para un único espacio de galería a partir de las proporciones del estudio y adoptando la simple sección de una casa con claraboyas orientadas al norte. Dos de esas galerías forman alas alrededor de una columna central de circulación que se encuentra a continuación de dos pórticos para formar la base de la sencilla construcción.

La planta es una traducción directa de la distribución funcional ideal del espacio. Un grupo de diez galerías define el corazón del museo. El tamaño y la proporción de estas galerías se pueden adaptar fácilmente reorganizando los tabiques dentro de la rejilla estructural dada. Al este del núcleo de la galería se encuentra la parte trasera de la casa donde se organizan las funciones de administración, almacenamiento, talleres y la zona de carga. Al oeste de las galerías se ubican las áreas con los programas públicos: vestíbulo, tienda y cafetería, con un espacio de usos múltiples y educativo flexible en el extremo occidental.

Una secuencia ordenada de columnas, vigas y armaduras definen la columna vertebral unificadora del edificio. Su materialización es una expresión directa de elementos constructivos disponibles y de los métodos de construcción locales. Las paredes exteriores de hormigón in situ actúan como largos «sujeta-libros» para dar la forma general del edificio, mientras que la gran escala de estas paredes conforman en su base un banco continuo para sentarse y mirar el paisaje circundante. Los grandes voladizos que recorren longitudinalmente todo el edificio sirven de refugio para los porches y las terrazas.

La implantación del edificio es el resultado directo de la distribución de las claraboyas que miran hacia el norte. Esta orientación este – oeste, y su incidental relación diagonal dentro del sitio, cambia drásticamente las vistas en perspectiva del edificio y destaca, además, sus proporciones extremas simples en el marco de una extensa pradera de gramíneas autóctonas que hacen referencia al paisaje natural de la isla.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas