3.12.2021

Never Demolish

La Fundació Mies van der Rohe presenta la intervención “Never Demolish” de Ilka y Andreas Ruby a partir del proyecto ganador del EU Mies Award 2019 “530 viviendas en el Grand Parc Bordeaux” de los arquitectos Lacaton & Vassal architectes, Frédéric Druot Architecture y Christophe Hutin Architecture.

• El Pabellón Mies van der Rohe se transforma, hasta el 16 de diciembre, en un espacio doméstico que recuerda la obra galardonada y que permitirá a los visitantes profundizar en el debate sobre vivienda y el modelo de rehabilitación de los grandes bloques de vivienda de los años 60 y 70.

• La intervención se complementará con una conversación en el COAC sobre vivienda y proyectos de transformación con: Lacaton & Vassal architectes, Frédéric Druot Architecture y Christophe Hutin Architecture, Ilka y Andreas Ruby, Assumpció Puig, Josep Ferrando, Sandra Bestraten, Xavier Matilla y Anna Ramos.

Hoy se ha presentado en el Pabellón Mies van der Rohe «Never Demolish» la intervención de los comisarios Ilka y Andreas Ruby (Ruby Press) a partir del proyecto de transformación de 530 viviendas en el Grand Parc Bordeaux de los arquitectos Lacaton & Vassal architectes, Frédéric Druot Architecture y Christophe Hutin Architecture. El proyecto ganó el Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea – Premio Mies van der Rohe en 2019.

A través de esta intervención, el Pabellón Mies van der Rohe se transforma en un espacio doméstico inspirado en la obra ganadora de la última edición del Premio. Una transformación que profundiza en el debate sobre la vivienda y cómo el proyecto de Burdeos se convierte en un modelo para la rehabilitación social y física de los bloques de vivienda del movimiento moderno y sus entornos. Una intervención dirigida y que afecta por igual a los habitantes, arquitectos, urbanistas, promotores, conservadores del patrimonio y políticos.

En los años 60 y 70 se construyeron bloques de viviendas a gran escala en todo el mundo como solución para cubrir la necesidad de vivienda. Cinco décadas después, se consideran en gran medida ideológicamente desfasados, fracasados urbanísticamente y con licencia para su derribo. La intervención “Never Demolish” de los curadores Ilka y Andreas Ruby, que se añade al programa de intervenciones del Pabellón, defiende que estos edificios deben tener una segunda vida mejor que la primera mediante su transformación, ampliando y mejorando la calidad de vida de los habitantes.

También te puede interesar
Asamblea del Futuro | Estuario del Río de la Plata

Con motivo de la inauguración los cuatro arquitectos junto con los comisarios de la intervención Ilka y Andreas Ruby, han explicado sus experiencias durante el proceso de transformación del proyecto y la forma en que han decidido transformar una obra tan estudiada, conocida y seguramente icónica como es el Pabellón en un espacio doméstico en el que se integran objetos que nos resultan familiares como el armario, el sofá, plantas, cortinas, televisión y luces.

Durante la presentación también se ha podido disfrutar de una coreografía del bailarín Hamid Ben Mahi de la Compagnie Hors Serie. Nacido en 1973 en Talença, el artista creció en Grand Parc Bordeaux y conoce bien el barrio antes de la transformación y después de esta. Su danza tiene la voluntad de eliminar muros y fronteras, silenciando los tópicos y creando nuevas aventuras artísticas en cada encuentro improbable como el que ha tenido
lugar en el Pabellón.

La visita a la intervención NEVER DEMOLISH permite reflexionar sobre los lugares donde vivimos y aquellas mejoras, a veces mínimas, que pueden cambiar de forma importante nuestra calidad de vida.

LOS RETOS ACTUALES DE LA ARQUITECTURA

La obra ganadora del EU Mies Award 2019, objeto de la intervención Never Demolish, visibiliza el valor de estos pequeños cambios que se enmarcan dentro de un reto a nivel mundial que parte del hecho de que los edificios y las infraestructuras son responsables de al menos un 40% de todas las emisiones de gas de efecto invernadero, y que mediante la arquitectura debe replantearse Europa de tal modo que priorice el medio ambiente a través de un proyecto cultural en el que diseño, inclusión y sostenibilidad sean indisociables. El Pacto Verde Europeo tiene como objetivo transformar la Unión Europea en el primer continente climáticamente neutro para 2050, al tiempo que disocia el crecimiento económico del uso de recursos, sin dejar a ninguna persona ni sitio atrás. Por eso, su componente cultural, la New European Bauhaus, está creando puentes entre el mundo de la ciencia y la tecnología, y el mundo del arte y la cultura para combinar la sostenibilidad con la estética, la asequibilidad y la inclusión. Decisiones como la de no derribar los tres bloques de vivienda de Burdeos, aprovechar sus cualidades y transformarlos para mejorar ciertos aspectos, muestran caminos hacia ese objetivo que no confían únicamente en la tecnología sino en criterios comprensibles y claros:

También te puede interesar
Benedetta Tagliabue - EMBT en la Bienal de Arquitectura de Venecia 2021

→ Crear un nuevo volumen, una galería, en vez de realizar el aislamiento térmico y acústico utilizando materiales especializados, ofrece las mismas mejoras de climatización y reducción de la contaminación acústica y además aporta un nuevo espacio luminoso para disfrutar y utilizar en función de las necesidades de cada habitante.
→ El uso de cortinas térmicas permite flexibilidad en cuanto a las distintas condiciones de temperatura y reduce los costes de climatización a largo plazo.
→ Que los vecinos sigan en su casa durante todo el proceso de transformación evita la incomodidad y el coste de buscar sitios alternativos temporales y permite que se involucren en todo el proceso.
→ El coste reducido de la transformación hace posible el mantenimiento de los precios de alquiler social.
→ Por el coste equivalente a la construcción de una única vivienda nueva, se consigue transformar y mejorar tres.
→ La energía utilizada y la emisión de CO2 en la transformación es mucho menor que de lo que hubiera supuesto una obra nueva.

Casos como los de Burdeos y actitudes como las de estos arquitectos franceses son imprescindibles para conseguir los objetivos que permitan hacer frente a la crisis climática trabajando juntos.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas