14.5.2021

Morrison

El encargo de este proyecto tiene lugar en Fisherton, un Barrio residencial suburbano hacia el oeste de la ciudad de Rosario, Argentina; cuyo origen data de finales del 1800, como consecuencia del desarrollo de las Infraestructuras del Ferrocarril Central Argentina, que vincularían la ciudad hacia el oeste del país.

Inicialmente concebido como sector de quintas y chacras donde habitaría el personal jerárquico de las compañías a cargo de los FFCC; en su mayoría provenientes de Inglaterra, dando lugar a la aparición de  construcciones de marcada tendencia estilística acorde a la Arquitectura Inglesa del siglo XIX; grandes casonas de ladrillo a la vista, perímetro libre, cubiertas inclinadas, conformadas por varios cuerpos, situadas dentro de grandes porciones de tierra con prominentes jardines y arboledas tupidas.

Desde entonces, el sector fue atravesando ciertos cambios tendientes a la densificación del tejido, pero manteniendo los trazados originales de calles. En sus inicios, la división de la tierra se organizó en función de grandes parcelas, superiores a los 5000m2. En una segunda etapa, alrededor de las décadas 70 – 80 comienza a observarse una subdivisión de las parcelas próximas a los 1500m2 y 2000 m2 para viviendas unifamiliares, principalmente de clase alta. Parte de la arquitectura original del lugar comenzó a ser sustituida por nuevas construcciones, orientadas a mantener ciertos recursos formales, estilísticos o materiales existentes en el sector. Hoy en día, son escasas las construcciones que permanecen originales y sin alterar, que denotan el auténtico carácter y la identidad de esta porción de ciudad, siendo una de ellas la vieja Estación del Ferrocarril. No obstante, el predominio de grandes arboledas, cercos tupidos y florecidos, veredas de césped y casas de perímetro libre siguen siendo los rasgos predominantes del sector.

En la actualidad, el Barrio se encuentra en las primeras etapas de un nuevo proceso de densificación del suelo, donde los lotes de 1500 m2 y 2000 m2 dejan de ser lugar para viviendas unifamiliares de gran superficie; y se convierten en destino de conjuntos de viviendas multifamiliares de menor superficie exclusiva.

También te puede interesar
Hillside, un oasis en Los Ángeles

El encargo de este proyecto consiste en un conjunto de viviendas de siete unidades iguales de 100m2 cubiertos cada una, ubicada en una parcela de 1500m2 de superficie. Esto suponía una densificación del suelo tres veces mayor a la predominante en el sector; así como también la repetición de un mismo elemento construido, lo cual representó un gran desafío, dada la condición de diversidad y alto grado de diferenciación en la edificación existente del sector.

En este sentido, se desarrolló una serie de hipótesis y variables acerca de cómo deberían ser estas nuevas pequeñas casas, y cu·les eran los valores a rescatar del contexto en el que se implantaban. El programa requerido implicaba una densificación de lo construido comparable con la existente en los barrios más consolidados del centro de la ciudad; sin embargo, la intención se centró en no desatender aquellos rasgos considerados valiosos del entorno.

A través del análisis del lugar se identificó que el valor principal del sector se hallaba en los espacios intermedios, lo intersticial, aquello que existe entre casas y entre casas y sus límites parcelarios. Tomando este reconocimiento como punto de partida de la propuesta, el Proyecto pretende recrear dichas situaciones de espacialidades intermedias, de diferentes proporciones y usos: ingreso, expansión, estacionamiento, y servicio. En este sentido, las siete unidades del conjunto se convierten en unidades de perímetro libre, con aperturas hacia las cuatro orientaciones, circulables en todos sus lados; siendo todos estos rasgos que evocan a la identidad del lugar y del entorno.

Por otro lado, uno de los requisitos inamovibles del encargo consistía en que las casas tuvieran la misma distribución, superficie, cantidad y tipo de locales. El desafío del desarrollo se convirtió en conseguir, a partir de la misma planta, siete casas que fueran singulares dentro del conjunto; que presentaran alguna particularidad y que pudieran distinguirse una de otra, mediante leves alteraciones o diferencias; para evitar de este modo la percepción de repetición infinita que pudiera traducirse en paisaje monótono. Interpretando el espacio abierto intermedio como herramienta que permitiría dicha intervención, serían las expansiones de cada casa las que darían singularidad a cada una de ellas, por sur proporciones, por su relación con la luz y la sombra, y por su relación con cada casa contigua.

También te puede interesar
Casa Búho

Para la articulación del conjunto recurrimos a una serie de decisiones, siendo una de ellas la configuración de un recorrido peatonal, interno a la parcela, de recta, curva y contra curva. Este recorrido sinuoso posibilita la observación particularizada de casas. A su vez, aplicamos una serie de rotaciones en planta e inclinaciones de las cubiertas para acentuar la condición de singularidad de cada unidad. En este sentido, se suman otras decisiones de menor escala, como ciertas variaciones en las aperturas, en su tamaño o en la adición de un filtro visual.

En el interior, buscamos recrear el funcionamiento de una vivienda tradicional, logrado a partir de condensar el programa duro en un ˙nico volumen de madera ubicado en el espacio, exento de los muros perimetrales, circulable en sus cuatro lados, y articulador del espacio en sus diferentes situaciones como el acceso, escalera, cocina y estar. En la planta alta, se optimiza la espacialidad del programa, en escasa superficie, a partir de las cubiertas inclinadas que otorgan cierta homogeneidad geométrica en relación al exterior.

En síntesis, la propuesta pretende retomar aquellos valores que entendemos como característicos del entorno, y trasladarlos a un nuevo programa para el sector, el de Vivienda Colectiva; interviniendo de manera respetuosa en el sitio y dando respuesta a los requerimientos a través de una forma de pensar y hacer arquitectura que atraviesa toda nuestra obra y nos representa.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas