14.4.2015

Hotel Surazo, en Matanzas

Ubicado en la playa "Matanzas", es un pequeño hotel diseñado para windsurfistas y surfistas. El objetivo del proyecto era de ser ecológicamente consciente y un punto focal para la atracción natural del lugar. Éste estableció una relación profunda entre el edificio y su paisaje circundante.

El Sitio
El hotel está emplazado del lado del mar, sobre una tierra donde en los años 1900 las viejas instalaciones portuarias fueron situadas y más tarde un Monasterio Franciscano. Dicho edificio se derrumbó en el terremoto del 1985 y lo único que quedó es la capilla, y árboles ciprés de aproximadamente cien años de edad. Son los testigos de un tiempo cuando el pueblo de Matanzas era tal sólo un secreto al resto del mundo. Hoy es visitado por surfistas de todo el mundo debido a sus condiciones únicas para el viento y ondas.

Proyecto
Las temporadas altas y bajas del surf fueron tomadas como punto clave para las decisiones del proyecto «la estación de vacaciones, de ondas, de viento». La relación de los factores, como el viento, los árboles de línea de ciprés, la capilla existente, marcaron el diseño.

La estructura de madera de 4 metros por 4 metros, fue construida alrededor de los árboles, incluyéndolos dentro del proyecto, creando patios dentro del hotel así como incorporando la capilla, trabajando con la relación entre áreas privadas y públicas. Entre el patio de la capilla de acceso y la playa hay un paseo entablado de madera. Esto nos recuerda a un muelle que une estas dos áreas juntos, destacando la relación del hotel y la proyección con y hacia el mar. El hotel contempla 10 habitaciones y 2 dormitorios para mochileros, una piscina, un sauna, una cuba (hot tub de madera), área de lectura, estar, terrazas, patios, un restaurant y zona de parrilla cerca de la playa.

Los materiales predominantes son la madera local en bruto y el vidrio. Constituyen una estructura ligera, fácil para construir y muy flexible. El tsunami del año 2010 arrasó y deformó por completo el edificio, tuvo que ser reconstruido y el trabajo fue hecho rápidamente y con insignificante o ningún cambio en la arquitectura. El control de clima, el agua sanitaria y las cubas con agua temperada tienen un sistema de calefacción en base a caldera de pellets y paneles solares.

También te puede interesar
Musae's Laurel Garden, un diseño conecta la naturaleza con los sentimientos

Con el tiempo el hotel ha tomado los colores añejos de la madera, el desgaste que el tiempo otorga a su belleza propia y original.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas