13.7.2012

Hospital Municipal en Villa Libertador, Córdoba

El edificio brinda con la plaza de ingreso un espacio público a la ciudad, con un retiro frente al ingreso principal, conformando una plaza arbolada que funciona como aparcamiento y como espacio de interacción social. Eventualmente en caso de una situación de estrago o catástrofe en la ciudad, este espacio puede servir como extensión primaria del centro. En el interior, en el área de espera del público se combina un espacio de escala mayor, que es dividido por los tres patios interiores que penetran en el hall, ofreciendo escalas simultaneas de percepción a través de las transparencias conseguidas.

El edificio presentado es el Nuevo Hospital Municipal de la Ciudad de Córdoba. Se encuentra localizado en la zona sur de la ciudad, en el populoso barrio de Villa el Libertador. El edificio, producto de la licitación pública internacional Nº 01/ del año 2007 convocada por la Municipalidad de Córdoba, cuenta con una superficie cubierta 6281 m2. Vista la disponibilidad de superficie en el lote, el edificio se organiza en una sola planta, facilitando la accesibilidad, la conectividad entre aéreas y la movilidad de los pacientes.

El edificio brinda con la plaza de ingreso un espacio público a la ciudad, con un retiro frente al ingreso principal, conformando una plaza arbolada que funciona como aparcamiento y como espacio de interacción social. Eventualmente en caso de una situación de estrago o catástrofe en la ciudad, este espacio puede servir como extensión primaria del centro. En el interior, en el área de espera del público se combina un espacio de escala mayor, que es dividido por los tres patios interiores que penetran en el hall, ofreciendo escalas simultaneas de percepción a través de las transparencias conseguidas.

Es un centro de mediana complejidad, con internación con 49 camas y prevé una ampliación de las mismas, consultorios, servicio de laboratorio, servicio de imágenes, guardia, terapia intensiva, quirófanos y los servicios complementarios: cocina, lavadero, área de personal, etc. El partido adoptado concilia las oportunidades del sitio en cuanto a accesibilidad y orientaciones, con el programa funcional, buscando obtener claridad en las áreas de usos diferenciando áreas publicas, áreas de circulación técnica y apoyo.

Se ha previsto una serie de vínculos funcionales para optimizar las actividades que necesitan mayor relación: (quirófanos con esterilización, acceso personal, con vestuarios de personal, cocina con internado y con comedor de personal; etc.). El esquema de organización propone una transición entre espacios de acceso público, semipúblico y técnico en relación al hall principal, organizándose en tres bandas sucesivas, de cada vez mayor restricción respecto del acceso público.

El esquema planteado propone lograr claridad funcional a fin de facilitar en todo lo posible la orientación del usuario, que es recibido por el área de acceso que comunica con el hall donde se ubican las áreas de espera y las esclusas que dan paso a las áreas de atención (Consultorios, laboratorio, internación, etc.) Las circulaciones del hospital están planteadas de manera de no generar interferencias, dividiéndose entre la pública y la técnica con extremos abiertos para permitir futuros crecimientos.

Esta clara diferenciación permite generar una imagen particular para el área pública y de espera; con acento en el empleo de la luz natural a través de los patios internos. Estas luceras reducen la necesidad de iluminación artificial. En el área de terapia intensiva, se proyectaron tres luceras, con luz cenital, aseguran la percepción del ciclo diario para los pacientes internados. La distribución de los espacios planteada permite que la inmensa mayoría de los locales, tengan ventilación e iluminación natural, buscando brindar calidad ambiental y optimización de recursos disponibles.

En el área de espera del público se combina un espacio de gran escala, que es dividido por los patios interiores, ofreciendo escalas simultáneas de percepción a través de las transparencias conseguidas. El proyecto se expresa como una “caja mono-material” de mampostería de ladrillo visto, material que es muy característico de la ciudad de Córdoba, generalizado a partir de la obra de José Ignacio “Togo” Díaz.

Este material presenta un muy buen comportamiento para el clima de la Ciudad que presenta habitualmente amplios saltos térmicos. Esta tecnología adoptada minimiza el mantenimiento, lo que en un edificio público es muy importante. En las fachadas del edificio, resueltas según las orientaciones, se aplican parasoles asociados a la estructura que brindan la protección e iluminación necesaria y definen en mucho la expresión formal del edificio.

El ingreso se expresa con una saliente de hormigón visto a modo de marquesina. El frente del edificio, (ingreso principal al Hospital se orienta al norte), se resuelve con una fachada de ladrillo que genera una serie protecciones para el asoleamiento. En el sector de habitaciones de internación, se proponen una serie de costillas verticales para protección solar de la orientación este. El proyecto incorpora una planta propia depuradora de líquidos cloacales. La estructura resistente está resuelta con un sistema de pórticos de hormigón armado, y envolventes de doble muros con mampostería de ladrillo visto hacia el exterior, para minimizar las ganancias térmicas.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas