5.11.2014

El nuevo Shenzhen Performing Arts Facility encarna la arquitectura humanista en China

El Centro Cultural y Deportivo Nanshan y el Museo de Artes Escénicas abrieron sus puertas al público en Shenzhen. Diseñado por los arquitectos Gabor Zoboki y Nora Demeter de ZOBOKI-DEMETER arquitectos, el complejo conforma uno de los espacios culturales más singulares de China.

El edificio alberga una sala de conciertos de múltiples funciones de la celebración multifuncional con 1400 asientos, un teatro para niños de 350 asientos y amplios espacios públicos incorporados en un gran complejo de instalaciones culturales y deportivas en el corazón del distrito de Nanshan. El proyecto es el resultado de un proceso de diseño de varios años durante los cuales los arquitectos prestaron especial atención a las necesidades locales definidas por las autoridades del Distrito que querían que el edificio fuera planeado y construido desde la perspectiva de su comunidad.

Contrariamente a la práctica generalmente aplicada en las grandes metrópolis de Asia, la sala de conciertos funciona sin amplificación, con la intención de ofrecer una sala revestida en madera con una acústica de nivel internacional. Al lado de la gran sala de conciertos se ha creado un teatro más pequeño, concebido como un lugar para las producciones de menor escala, sobre todo para los niños. El complejo está vinculado a una instalación aún más grande, sede de una gran variedad de espacios deportivos y de entretenimiento para los residentes y estudiantes de Nanshan.

Shenzhen, situado en la frontera de China continental y Hong Kong, era hace cuatro décadas un tranquilo pueblo habitado por pescadores con una modesta población de 20.000 habitantes. Hoy en día es una enorme metrópolis con más de 15 millones de habitantes. Las ciudades de ese tamaño tienden a perder su escala humana, convirtiéndose en lugares caóticos, sin espíritu, y por lo tanto difíciles para convivir. Durante el desarrollo dinámico de ciudades como Shenzhen, los avances a menudo ignoran las necesidades culturales de la población dentro de un entorno económico emergente. Esto es especialmente cierto en casos como el de Shenzhen, en el que el desarrollo cultural no siguió el ritmo de crecimiento económico. En Shenzhen, los lugares para el intercambio comunal o cultural se limitaron a los bares de karaoke y a los centros comerciales que dejan un vacío en respecto a lugares culturales más sofisticados.

También te puede interesar
Centro Educativo y Cultural Aldea Ita Poty Miri

El líder del distrito de Nanshan en ese momento, el alcalde Liu y varios funcionarios de Shenzhen visitaron Budapest en 2007 y quedaron impresionados por las normas arquitectónicas y tecnológicas del Palacio de las Artes. Fue entonces que invitaron a Gábor Zoboki a Shenzhen para ver la posibilidad de actuar como un consultor de diseño de interiores para el proyecto en desarrollo del Centro Cultural de Nanshan en Shenzhen. Las discusiones en Shenzhen llevaron a conformar una comisión más compleja, permitiendo que los fundadores de Zoboki-Deméter y asociados -el arquitecto y músico clásico Gabor Zoboki, y la arquitecta Nora Deméter, graduada en la Universidad de Yale y en la Universidad de California- participen en todo el proceso de planificación y actúen como los diseñadores generales del proyecto. El alcance del proyecto llegó a incluir el diseño de la instalación de las artes escénicas, un museo para el arte y la plaza principal que alberga el complejo de edificios.

Shenzhen, la Nueva York de China, alberga edificios de algunos de los principales arquitectos del mundo occidental. La sede de la bolsa de valores china de Herzog de Meuron, el nuevo aeropuerto de Emilio Fuksas, un hermoso complejo de oficinas de Steven Holl que se encuentra a orillas del mar, y la casa de la ópera de Zaha Hadid en la vecina Cantón, son sólo algunos de los hitos más recientes. A pesar de que la competencia para entrar en este mercado es intensa, los arquitectos húngaros se ganaron el respeto con una actitud clave: ser muy respetuosos y apasionados con el proyecto.

El complejo diseñado por ZDA se coloca en la plaza principal en el distrito de Nanshan, y además de la instalación de artes escénicas y el teatro infantil, ZDA diseñó el interior y la fachada del museo, participó en la construcción de la piscina y la arena de deportes. Un teatro al aire libre y una biblioteca completan el conjunto de edificios de la plaza.

También te puede interesar
Radu Sunac - Grand Milestone "Centro de Arte Moderno"

La mayor búsqueda de los arquitectos fue crear un espacio público en una ciudad industrial de 15 millones de habitantes. Un espacio humano, en el que tanto los visitantes como los artistas se sintieran como en el interior de su casa. Para lograrlo, era crucial crear una experiencia musical especial a través de un ambiente íntimo y acústico. El primer desafío de los arquitectos fue convencer a las autoridades municipales que, en lugar de una sala de conciertos con capacidad para 3000 personas, se adecuara una sala con 1400 asientos. En China, el uso de amplificadores es bastante habitual, pero como en el Palacio de las Artes de Budapest, en el Centro Cultural de Nanshan no fue necesaria la amplificación electrónica, como resultado de la colaboración entre los arquitectos y el experto acústico Federico Cruz Barney. Otro logro arquitectónico y acústico de los arquitectos fue el desarrollo de un techo ajustable, que permite conformar entre 7 u 8 diferentes tipos de salas en un mismo espacio. Las ondas dinámicas del balcón crean una experiencia visual especial junto al grueso revestimiento de madera. La sala de conciertos fue inaugurada por la Orquesta Filarmónica Real de Liverpool.

Para Gabor Zoboki, otro tema importante fue lograr convencer a los funcionarios de Shenzhen, que era mucho más importante construir un teatro para los niños que construir salas de cine en la sala pequeña del Centro Cultural: «En una ciudad donde hay 5 millones de niños, es una necesidad innegable contar con un teatro donde exista la oportunidad de ver producciones de títeres o musicales para los más pequeños, participando en diferentes talleres artísticos».

También te puede interesar
Centro Cultural Rong, la aplicación de un sistema constructivo de adobe actualizado

Todos los niveles del Centro Cultural están conectados por un vestíbulo de gran escala que recibe a los visitantes con grandes paredes de color azul y rojo, con imágenes de máscaras del teatro chino. Los diferentes niveles están relacionados con pasarelas de cintas blancas. La visión arquitectónica general de todo el complejo se caracteriza por el techo flotante de metal que cubre todo el complejo, fabricado a partir de decenas de miles de piezas individuales de aluminio.

Otro objetivo de los arquitectos fue crear un edificio sostenible y favorable al medio ambiente, ya que en la construcción tradicional china estas cuestiones no siempre reciben una adecuada atención. Un componente importante para la cuestión de la sostenibilidad resultó ser el uso de colectores solares con el objetivo de disminuir sustancialmente la enorme cantidad de energía necesaria para gestionar el control de la temperatura en un edificio de este tipo.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/1yYoMAT

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas