9.8.2012

Casa RA, en Santa Fe

El proyecto se desarrolla en un lote cuyo fondo coincide con el perímetro de cierre de un barrio privado y, más allá del límite, se extienden campos sembrados, lo que permite que tener unas visuales más amplias del paisaje circundante y al mismo tiempo tener más privacidad en la parte trasera.

Fotografía: Federico Cairoli

Coincidentemente, la fachada trasera, se orienta hacia el norte, por lo que la parte más privada tendría la mejor orientación. Cuando se comenzó a trabajar el programa, los comitentes hicieron especial énfasis en una sala de estar-comedor amplia y en directa relación con el patio y la galería, mientras que los dormitorios y la parte más privada se ubicarían en la planta superior. Además se requería la posibilidad de estacionar dos coches.

Con estas premisas y como consecuencia de las dimensiones del lote y sus condicionantes de separaciones laterales, se decide colocar en todo el ancho del terreno la sala de estar con la galería, ubicada hacia el fondo y elevar el volumen de los dormitorios de los hijos en el frente, lo que genera una cochera pasante con la capacidad solicitada. Este simple movimiento libera la fachada en la planta baja y actúa como un marco que potencia las visuales a través de todo el proyecto, desde el frente hasta el patio trasero y al mismo tiempo aprovechar las mejores orientaciones. Para hacer más potente esta fluencia visual, todo el conjunto de los dormitorios, se sostiene sobre cuatro puntos.

La planta alta continua en forma de L, donde se distribuyen el lavadero, una habitación de invitados y el dormitorio principal, que se abre hacia una terraza accesible. Morfológicamente el proyecto se ensambla con 3 volúmenes simples, que se articulan mediante la verticalidad de la caja de la escalera, que funciona también como una rótula que organiza las funciones interiores. Sobre el living se ubica una terraza, a la cual se puede acceder independientemente desde afuera, con la idea de que se pueda utilizar para maximizar las visuales al entorno. La utilización de un lenguaje contemporáneo, de líneas puras y simples se complementa con la utilización de un único color para el revestimiento exterior, dejando el recubrimiento de piedras para los elementos puntuales que se buscan resaltar.

También te puede interesar
Casa dentro de una ruina

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas