10.6.2014

Casa Marchesse – Ciriza, en Cerro Tacna, Maitencillo

Los terrenos en las costas cada vez son más valorados, tener vista al mar es algo primordial, y pareciera que es un factor que vincula desde su naturaleza al hombre como fuente de descanso e inspirador, una imagen contemplativa, e infinita de sueños y relajo.

Es por eso que la relación estrecha entre el hombre y el mar está asociada al goce, al descanso, al encuentro de los seres más íntimos en este caso, la familia y los amigos.

El cerro Tacna, extensión de un balneario sencillo, ha adquirido en su primera línea, próxima al mar, un importante valor, las casas se alzan entre sí, hacia el mar, al igual que hacia un escenario, por un trozo de vista hacia nuestro inconmensurable océano. El encargo consistió en desarrollar una segunda vivienda destinada al descanso, y al encuentro de la familia y amigos, en un espacio abierto, flexible y comunicado entre sí, en donde exterior e interior se fusionen en un solo espacio y elemento, comprendiendo que la optimización de superficie, se otorga al espacio comunitario, y los dormitorios, entendidos como espacios acotados, para dormir y descansar.

La relación al entorno es errática, por un lado enfrenta al mar, expuesta y abierta, y hacia sus costados, estrechos con sus vecinos, de esa manera, se armó una suerte de manto negro que envuelve la casa dirigiendo las vistas y cerrándose hacia sus vecinos, estableciendo intimidad y a su vez, regulando la fuerte exposición solar norte, esta, controlada por pequeñas fenestraciones que entregan luz controlada, de paso dibujando con su luz, el recorrido y el paso del día. En contraposición al manto negro, el volumen se muestra vidriado y traslucido dejando ver su estructura robusta de madera como soporte de los elementos arquitectónicos, “estructura como arquitectura a la vista”, la estructura se presenta y expone como un elemento estético y extrovertido de la vivienda. Cada estructura se madera se dimensionó especialmente para su uso, no existen en el mercado, son piezas únicas que se ponen en valor.

También te puede interesar
Outside In, la armoniosa integración de interior y exterior

La casa se orienta en las vistas, su intimidad, su asoleamiento y ventilación, para generar un grato y amistoso habitar, engranándose a su entorno por medio de un volumen intervenido, su interior se abalcona a sí mismo, como un espacio comunitario, público, que lo caracteriza, en sus generosas terrazas, como bandejas que construyen un paisaje, y un encuentro de la familia, sus amigos y el mar.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas