28.1.2013

Casa Inder en Chenai, India

La Casa Inder, situada en una parcela de unos 4250 sq. ft. en un barrio residencial de Chennai, cuenta con unos 6300 sq. ft. (585.3 m2) que se organizan en 4 plantas. Además de los requerimientos programáticos del cliente, el requerimiento más importante era que la distribución de los distintos espacios de la casa, tanto exteriores como interiores, respondiera a la filosofía Vastu.

Esta filosofía establece una determinada orientación para las estancias así como reglas a seguir en cuanto a accesos, conexiones y comunicaciones verticales. De este modo, se sitúa la entrada peatonal por el lado Noreste de la parcela convirtiéndose este eje en el principal en toda la casa y organizándose en él todas las comunicaciones. Así, la escalera se convierte en el elemento protagonista y, a modo de cremallera, organiza las relaciones entre las estancias que se sitúan a ambos lados de la misma. El diseño de la escalera, tratada como un elemento escultórico, y el tratamiento de la luz en este espacio central enfatizan la importancia de este eje como elemento generador y ‘corazón’ de la casa.

El programa de la vivienda se organiza de forma que los espacios principales de estar así como el dormitorio principal se sitúan en la planta primera, la ‘planta noble’ de la casa, situando otras salas de estar, más vinculados al jardín, junto con el gimnasio en planta baja acompañados de habitaciones de servicio y una pequeña oficina. El resto de dormitorios se sitúan en la planta segunda y la tercera se reserva para el dormitorio de invitados, un estudio, y una gran terraza vinculada a un pequeño salón (‘lounge’), espacios muy importantes en la cultura india y muy usados en un clima cálido como el de Chennai.

En cuanto al diseño exterior, se plantea una fachada de estuco blanco con elementos de madera buscando un aspecto doméstico a través de la combinación de tradición y modernidad. El elemento central ocupado por la escalera se manifiesta al exterior funcionando como un elemento ‘charnela’ al dividir la casa en dos volúmenes que a su vez descomponen generando una serie de voladizos hacia la entrada, dotando de una escala más urbana a esta fachada y creando un espacio de acogida. El jardín adquiere también capital importancia en la casa, ampliándose visualmente debido a la relación que se establece con la frondosa vegetación de la parcela colindante.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas