11.5.2021

Casa de fin de semana Nové Hamry

La casa está a solo unos metros del borde del bosque, desde donde crece hacia las copas de los abetos. Ubicada entre los árboles, casi escondida en comparación con las otras casas de yeso blanco de al lado, casi parece como si hubiera sido tragada por los bosques.

El diseño se basa en la naturaleza y en el color local, en el que se pueden encontrar todos los tonos de gris. Se puede ver el gris en las sombras de los árboles, en las rocas de granito y basalto, e incluso en las agujas y troncos de color verde oscuro de los abetos locales, que son tan típicos de los bosques de los Montes Metálicos. Desde el principio, estaba claro que la fachada y el techo de la casa de vacaciones deberían estar cubiertos con aluminio de un color oscuro similar. La estructura de la fachada se utilizó para crear una superficie rugosa intensa que se asemeja vagamente a madera negra aceitada y de crecimiento lento. Sin embargo, su color y superficie no son los únicos aspectos llamativos de esta casa.

Desde un punto de vista formal, el nuevo edificio está representado por una figura aerodinámica pero angular, donde elementos clásicos, como el techo y la pared, dan paso a una forma clara y se fusionan entre sí. La apariencia se creó a través de muchas escenas espaciales del interior configuradas con precisión y sobre la base de las condiciones climáticas locales que cambian estacionalmente, ya que la carga de nieve en invierno requiere la elección de un ángulo de techo pronunciado. La idea de una «torre de vigilancia» también determina la altura de la casa desde el interior. Debe parecerse a una torre en lugar de una casa y también debe servir como escondite. En lugar de los dos pisos habituales, se crearon tres niveles, cada uno con su propio carácter. En el nivel más alto, la casa sirve como estudio, biblioteca y también como refugio. En este punto, es posible dejar volar los pensamientos. Una ventana cuadrada con un lado de 2,5 m de largo enmarca la vista de las copas de los árboles, el cielo y el paisaje. Un piso más abajo, además del baño y el espacio abierto de la galería, también podemos encontrar rincones para dormir. El suelo está formado en parte por una red que establece una conexión con el nivel más bajo tanto visual como acústicamente y funciona como zona de descanso. Es un lugar donde se puede dar rienda suelta a tu imaginación. Sentarse en una red y no tener tierra firme bajo los pies tiene algo que ver con el sueño de volar, además de mirar al cielo. El nivel más bajo de la casa está dominado por el área social principal con una cocina y una chimenea central, un lugar de encuentro y conversación animada. La formación técnica se encuentra en un sótano parcialmente hundido.

También te puede interesar
Casa N, la casa en el desierto y los caballos

En un futuro próximo, la casa estará habitada durante todo el año. Por este motivo, la casa ya cuenta con lugares para dormir para al menos diez personas. Además, el concepto energético de la casa también debería ampliarse en el futuro. Actualmente se calienta con una chimenea y electricidad. Además, la casa está equipada con puntos de conexión para el sistema fotovoltaico de la azotea y para aerogeneradores verticales que ayuden a materializar la idea de la vida autosuficiente de energía.

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/weekend-house-nove-hamry.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas