20.5.2021

Casa de campo en Puente Iglesias

La casa se ubica en una de las vertientes cercanas al río Cauca en el Departamento de Antioquia. Emplazada a una altura de 750 msnm, y cercana al municipio de Puente Iglesias, esta se dispone de forma que pueda capturar atributos paisajísticos de gran valor como lo son el río Cauca, los farallones de La pintada y el Cerro La Mama.

A pesar de tener una amplia disponibilidad para escoger el lugar preciso de construcción, la existencia de 2 árboles centenarios, llamados Piñones de oreja, sirven como antesala para la configuración del lugar. Seguidamente se llega, luego de bajar una pequeña pendiente en curva, que abre de nuevo el paisaje, y posteriormente, al jardín de recibo de la casa.

La disposición general busca establecer 2 naves principales de amplios corredores perimetrales acompañados con una exuberante vegetación. La propuesta típica de la casa de corredor antioqueña cumplía con los ya mencionados atributos paisajísticos a los que la casa debía responder, además de un lenguaje que buscaba, por requerimiento del cliente, ciertas reminiscencias al regionalismo crítico de la arquitectura latinoamericana en cuanto a sobriedad y carácter.

Para complementar el esquema, se propone hacer un énfasis tectónico en el diseño de las cubiertas. En la tarea de cubrir los amplios corredores tanto como la zona social, se decide avanzar en el diseño de una estructura en cerchas de madera en tijera, para así lograr el efecto artesanal de mayor importancia del proyecto. Además de esto se define una cota después de la cual, en altura, se desarrollará todo a través del mismo material.

Los detalles y las especificaciones terminan dándole a la casa cierto sentido de la austeridad mezclado con una constante presencia de vegetación tropical. El diseño paisajístico propone entremezclamiento y naturalidad a la vez que puntos de color y áreas de sombras aptas para la el lugar y la ocasión.

Finalmente, el área social de la casa se configura con los elementos estrictamente necesarios: una gran mesa de comedor alargada y un mueble en forma de u en mampostería que hace las veces de sala abierta al paisaje y que a su vez antecede el área de la piscina. Ésta, construida en pizarra negra natural, busca contrastar fuertemente con el deck, también en madera, y dar la mayor sensación de naturalidad posible. Queda pues aquí el visitante en un espacio abierto rodeado por plantas dejando paso la visual hacia uno de los hitos geográficos más importantes de la región: los farallones de la Pintada.

También te puede interesar
A orillas del Lago Huron

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas