9.6.2014

Casa 15-15-150 en Escobar, Buenos Aires

La casa 15-15-150 está situada en las afueras de Buenos Aires en el distrito de Escobar emplazada en un lote plano de unos 1000 metros cuadrados. Operar en los suburbios de Buenos Aires dentro de una urbanización cerrada con un contexto urbano heterogéneo conformado por viviendas de diferentes estilos arquitectónicos y tipologías variadas requería de una postura concisa.

Operando en la Compacidad
Otorgar una postura estilística de diálogo con un entorno un tanto anónimo o trabajar en la riqueza interior del prototipo arquitectónico. Esta vivienda tomaría la postura clara del contenedor, y en base a ese postulado se decidió operar en lo intrínseco de la materia. En el proceso de gestación de la vivienda se estableció una metodología práctica-lúdica con un cliente con pautas muy claras desde sus necesidades y recursos. El proceso de desarrollo se basó en establecer un área de operación delimitando un cuadrado de 15 x15 metros, conceptualizando la necesidad de tener un programa de 150 m2 cubiertos para satisfacer necesidades habitacionales relacionadas también con la ecuación económica pesos /m2. El área de implantación debía poder transformarse en un contenedor un tanto heterodoxo desde su compacidad, es decir no solo suplir las necesidades programáticas listadas del habitar. A esta decisión de metraje inicial también se agregaba albergar un garage para un automóvil sumado a la idea de generar un acceso recóndito. Toda ésta conglomeración de datos merecía una reflexión de cómo derramar, desfragmentar este programa arquitectónico dentro del área de operación, dentro de la compacidad. ¿Cómo iban a ser esos 75 m2 restantes en términos de colonización de la superficie? ¿Cómo esponjar ese programa? Las áreas de lavadero, garage y acceso principal resultaban las más difuminables, un espacio para operar con mayor libertad.

Mediante la conjugación de superficies, se consiguió resolver un acceso con una gran gestualidad, en donde la función de albergar el automóvil resulta ocasional, permitiendo un área lúdica para los niños en contacto directo con la vida del barrio. El contenido de dicha área consta de un patio (de módulo de 1.5m), que genera visuales interiores produciendo de este modo una multiplicación de vistas que rompe con la tipología de “casa contenedor’’ de 4 fachadas que consolidan perímetro. Para dicho propósito se emplearon pantallas quiebravistas conformadas por verticales proyectadas en madera que sirven para consolidar espacios dentro de esa superficie única de acceso. Producir una secuencia teatral generando estadíos visuales, naturalmente fue una premisa fundamental que se planteó el equipo, consolidar una promenade. De este modo recorriendo el patio perimetralmente se nos conduce al acceso principal que al ingresar a la vivienda nos proyecta con la casa visor hacia los jardines. Era de la intención proyectual que este prisma tenga una cierta neutralidad material otorgada por el revoque en sus fachadas para ello los materiales pétreos naturales trabajan perceptivamente de adentro hacia afuera. Siguiendo con el discurso teatral; un muro de piedra actúa como un telón que delimita la situación de acceso y escritorio de la parte más íntima de la casa en contacto con el fondo. De este modo se tomó la paleta de colores de dicho muro de piedra para irradiarla a los muros de fachada en grises y naranjas. También el color de los quiebravistas fue compuesto en relación a un todo.

También te puede interesar
Yin’s House, un patio escondido sobre Beijing

Los baños no resultan ajenos a estas intenciones de descubrimiento, se pueden ver desde el exterior nichos marcados en naranja en fachada en dónde planos de mármoles claros se proyectan hacia el interior de los mismos en forma de mesadas. Todo se descubre nada está dado. Adentrándonos, la casa ofrece un estar-comedor ,el cual asume el rol de gran espacio vital que vincula todos los sectores programáticos, proyectándose luego hacia el jardín por medio de una expansión semicubierta . La expansión o “galería” cuenta con un equipamiento de parrilla cuyo diseño no escapa de la composición de toda la vivienda, donde se disfruta de las vistas al jardín y del ritual del asado. La cocina tipo barra compacta ataca funcionalmente a ambos, al comedor y a la parrilla. El dormitorio principal dialoga francamente con el jardín pero en el lado opuesto a la piscina. Por el contrario, el dormitorio de los niños logra fugas visuales recónditas hacia la vegetación de la urbanización al estar ubicado en el frente. En actitud opuesta, el escritorio dialoga con la vida del barrio, a través de un quiebra vistas que le otorga a la vez cierta intimidad. Finalmente, el equipamiento sanitario se recuesta sobre uno de los laterales, logrando visuales hacia una frondosa vegetación existente y bajo una articulación morfológica que permite el acceso de luz y visuales en el espacio de lavabo. Todo se descubre nada está dado en la casa 15-15-150 de la oficina Wunderbüro.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas