22.3.2011

Biblioteca Central «Rafael Alberti»

El proyecto se realiza por encargo del Excelentísimo Ayuntamiento de San Fernando de Henares, según aprobación de la Comisión de Gobierno de este Ayuntamiento con fecha de Febrero de 2001.

El edificio desarrolla las ideas presentadas al concurso de adjudicación del control de Consultoría y Asistencia Técnica para la redacción del proyecto de ejecución y estudio de seguridad e higiene de la Biblioteca Central, en la C/ Libertad C/V a la Plaza de España y a la Avda. de la Constitución de San Fernando de Henares convocado por el Excelentísimo Ayuntamiento del Real Sitio de San Fernando de Henares.

 

Objeto del Proyecto
El proyecto contempla la restauración de la fachada original de la Plaza de España, la demolición parcial del resto del edificio del antiguo Ayuntamiento y la construcción de la Biblioteca Central para S. Fernando de Henares.

Situación
La Biblioteca Central se sitúa entre la Plaza de España, C/ Libertad y Avda. de la Constitución de San Fernando de Henares. Madrid.

Consideraciones descriptivas, funcionales y compositivas
La Biblioteca Central se ubica sobre los terrenos en los que se levantaba el edificio que hasta hace seis años era sede del Ayuntamiento. Parte de los muros exteriores datan del siglo XVIII, cuando fue construida la Plaza de España (1747-1756). La Casa Consistorial data de 1868 cuando se reconvirtieron algunas casas del chaflán de la manzana norte. La antigua torre del reloj se levantó en 1958 y el resto, incluida la nueva torre del reloj, de la última actuación de Restauración y adecuación de la Casa Consistorial realizada en 1982. En la propuesta se ha dado máxima protección a la idea de la Plaza, restaurando, o mejor dicho, reconstruyendo el aspecto original de las fachadas a la Plaza de España y a la Calle Libertad, que son las que mejor conservan su estructura original. Sin embargo se decidió eliminar parte de la fachada a la avenida de la Constitución pues el trazado de esta y su composición no se asemejan en absoluto a la de las viviendas que allí se asentaron. La avenida de la Constitución apenas posee vestigios de su pasado, por lo que no ha parecido necesario reconstruir su estructura. Sin embargo se ha seguido con un muro de hormigón, revestido de ladrillo, y con huecos iguales a los históricos de la Plaza, con una malla de perfiles metálicos, que siguiendo la composición de vanos y macizos consigue marcar la alineación original.

También te puede interesar
Biblioteca Pública María Lejárraga

En la plaza, la edificación, con una anchura de 11,50 m., tenía dos crujías con un muro central paralelo a los exteriores de la fachada. Esto no se mantenía en los chaflanes que conforman la calle Libertad. Las fachadas a la Plaza están compuestas siguiendo una traza muy sencilla basada en simetrías repetitivas y los materiales empleados, los de la época: mampostería de piedra tosca rejuntada con mortero de cal y arena en una serie de cajones sucesivos, separados entre sí por verdugadas de ladrillo. En los extremos del muro, hacia cada medianería, y en el encuentro con los huecos, se disponen machones de ladrillo que se enjarjan con las verdugadas.Los dinteles de los huecos se realizan con hiladas de ladrillo formando arco de descarga, siguiendo el tradicional procedimiento del dintel. Parece lógico mantener dicha disposición recuperando la mampostería vista y las fábricas de ladrillo. Tras una cuidadosa revisión y siendo difícil recuperar la fachada original al estar enfoscada, lo que se propuso es reconstruir las zonas más deterioradas de las dos fachadas principales con ladrillo de las mismas características que el existente en la plaza. Una importante decisión del proyecto fue la de mantener la cornisa originaria, que corre a lo largo de todos los edificios, de modo continuo en un solo plano horizontal. Esta cornisa es una simplificación en madera de las modulaciones en piedra de las cornisas clásicas, con una sucesión de canecillos de planta, frente y sección rectangular. También se ha estado de acuerdo en mantener la forma e inclinación de las cubiertas a la Plaza de España y en no instalar lucernarios en los faldones de las cubiertas que vierten a la Plaza.

Todo esto, por supuesto, es el primer eslabón del Proyecto Unitario de Ordenación de la Plaza de España, en la que esta Biblioteca Central es uno de los edificios emblemáticos, junto al Ayuntamiento nuevo y, esperamos, el más utilizado de toda ella. La propuesta recoge las directrices que la Sección de Planificación y Estadística del Servicio Regional de Biblioteca y del Libro de Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid presenta para Bibliotecas centrales de poblaciones con un número de habitantes entre 20.000 y 50.000, como es nuestro caso. La principal problemática con la que nos encontramos fue la insuficiencia de superficie útil que el edificio presentaba. Estimamos que sería necesario contar con un mínimo de unos 2.000 m2 para albergar los espacios con los que debería contar una instalación de tal importancia. La capacidad total prevista en libre acceso es de 40 a 60.000 fondos en cualquier soporte. Se consideran las siguientes secciones: publicaciones periódicas, hemeroteca, consulta y lectura en sala, multimedia, préstamo, trabajos técnicos, sala polivalente y exposiciones. Para nuestra biblioteca se plantearon entre 100 y 150 puestos de lectura y 20 puestos multimedia; por lo tanto, contando con 2,5 m2 por puesto de lectura en zonas de consulta y préstamo y 3 m2 por puesto de lectura en zona de publicaciones periódicas y audiovisuales necesitamos unos 400 m2 para puestos de lectura, incluyendo una sala multimedia.

También te puede interesar
Primer Lugar Concurso de Ideas para el Interiorismo de la Biblioteca del Instituto Coreano Argentino

Considerando también 10 m2 por cada 1.000 volúmenes en zona de consulta debemos dotar de otros 500 m2 a esta zona. La zona de préstamo cuenta a razón de 12 a 15 m2 por cada 1.000 volúmenes, por lo que establece una superficie de cerca de 200 m2. Otros 100 m2 se destinarán al depósito de acceso cerrado, a razón de 5,5 m2 por cada 1.000 volúmenes. A la zona de trabajos técnicos se destina el 15% de la superficie destinada a servicios públicos. También se cuenta con una sala polivalente para actividades, conferencias, y una sala de exposiciones temporales. Se pretende dar una solución a toda esta problemática considerando los factores de soleamiento y lumínicos, los determinantes históricos y estéticos del conjunto de la plaza, la tecnología adecuada y todo ello al servicio de un espacio importante y singular. La facilidad en el control de la instalación, la comodidad del usuario, la polivalencia de las instalaciones y la incorporación y adecuación a las modernas tecnologías son los hilos conductores del diseño del Centro. Evidentemente se plantea la accesibilidad, la normativa de protección contra incendios,…

• En cuanto a la propuesta concreta y desarrollada en el proyecto cabe puntualizar lo siguiente:
El edificio está dividido en dos partes claramente diferenciadas y vertebradas por la zona de escaleras principales.

1. Las zonas de consulta o estudio que ocupan la mayor parte de la planta, de forma rectangular, bordeadas por las fachadas antiguas del edificio.

2. Las zonas de salas multimedia, salas polivalentes o publicaciones periódicas; zonas de ocupación menor y mas ocasional, se sitúan al otro lado de las escaleras principales. En forma se adapta a la Avda. de la Constitución y medianerías y se conforma como un volumen independiente que deja ver el espacio central de las escaleras y del lucernario. Junto a las salas de estudio, y en planta sótano se sitúa el depósito de libros y las zonas para instalaciones, y en su extremo superior se colocan los aseos generales y una segunda escalera, más de servicio y/o evacuación contra incendios. En las plantas siguientes, se repiten los aseos y escalera secundaria. La escalera lineal y circulación principal del edificio está coronada por un gran lucernario que recorre longitudinalmente todo el edificio. En los laterales grandes paños cristalinos permiten observar todo el espacio y sus ocupantes, si bien, el amueblamiento de la biblioteca coloca estanterías tras los paños, con lo que se tamiza la visión de sus lectores: ¡una celosía de libros!. A nivel de planta sótano, acceso y planta primera se produce un gran vacío-atrio entre los paños cristalinos de la escalera y el volumen de salas polivalentes. En planta segunda se recupera el forjado hasta la Avda. de la Constitución, con lo que la luz se verá tamizada adecuadamente. El volumen de las salas polivalentes se manifiesta al exterior con una malla de madera, como contraste al volumen cristalino central. Por último, comentar que las zonas de estudio de planta segunda tienen una serie de lucernarios que filtran la luz y sirven de apoyo a paneles solares fotovoltáicos.

También te puede interesar
Renovación de la Biblioteca Estatal de Berlín

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas