4.3.2022

66 Viviendas Estepona

Las 66 viviendas con terrazas se distribuyen en tres volúmenes longitudinales de tres alturas que se quiebran adaptándose al terreno en pendiente de una colina frente al mar Mediterráneo.

Dos edificaciones se pliegan en sus núcleos centrales de comunicación, haciéndolos pasantes, para adaptarse a la topografía y mirar al mar. El tercer bloque se separa para liberar el frente y hacerlo más permeable. Los volúmenes zigzagueantes constituyen la segunda fase de una urbanización, en la que la piscina y jardines se comparten. Este movimiento de los bloques se traslada, a modo de resonancia, a las terrazas y pérgolas corridas de planta segunda, generando una continuidad aparente de movimientos entre los desplazamientos de los bloques y los entrantes y salientes de las bandejas de las terrazas y pérgolas de estructura de hormigón visto.

Dentro de cada bloque, las viviendas se conforman estratificadas, como si de una estructura porticada vista se tratase, apilando las plantas superiores a modo de bandejas de hormigón. Así, la planta baja se desarrolla con un jardín delantero, creando un porche porticado con la estructura de hormigón visto. Esta planta se levanta respecto de la rasante de la calle para generar un basamento, con un muro de hormigón que contiene los jardines, dándoles privacidad respecto al viandante. En planta primera, la vivienda se apoya sobre este pórtico, creando amplias terrazas. Respecto a la planta segunda, la estructura hace referencia a unas bandejas de hormigón visto que conforman los vuelos laterales y traseros y que en su fachada principal se vuelven zigzagueantes. De esta forma, se generan las terrazas de las viviendas sobre la que se plantea una pérgola de estructura vista de hormigón a juego con el resto de bandejas, potenciando los quiebros de los movimientos en sentido contrario, proporcionando distintas relaciones con el cielo. Desde la terraza de estas plantas segundas se disfruta una escalera ascendente hacia un solárium independiente para cada vivienda. Sobre cada edificación se plantea un ático, en cada extremo final, conformado por un desplazamiento del forjado hacia la fachada trasera, quedando limitado superiormente por la bandeja estructural, que se transforma en otra pérgola de estructura de hormigón visto en los lados de mayor vuelo.

También te puede interesar
The Candle Factory, edificio en área de Conservación de Kensington

En el basamento de los bloques, se introduce un aparcamiento subterráneo longitudinal en el que los núcleos conectan directamente con el garaje, así como con los trateros privativos. Esta fase segunda se complementa con una piscina comunitaria a través de una conexión vertical mediante un ascensor integrado en las contenciones traseras de los tres bloques, generando un espacio de jardín en talud a donde miran los dormitorios de las viviendas.

La materialidad del proyecto parte de la premisa de que la imagen final fuera la propia estructura vista junto con un revestimiento monocapa texturizado con un rayado en vertical y potenciado por sus juntas. De esta manera, se sintetiza la idea de las bandejas estructurales frente al cerramiento acotado entre esas bandas horizontales, llevando así todas las carpinterías de los dormitorios a franjas verticales de suelo a techo.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas