27.3.2007

132 viviendas VPP Arrendamiento

Memoria de los autores
El proyecto se podría contar de muchas formas, pero hay una a la que no nos gusta renunciar y que tiene que ver con la eficacia de la planta y la solución de un determinado programa funcional, en este caso de viviendas.

Se trata de viviendas en alquiler que se caracterizan por su reducida dimensión, puesto que son, de entre las viviendas protegidas, las que más se ajustan a los mínimos dimensionales de la normativa. El proyecto construye un total de 132 viviendas de uno y dos dormitorios para una edificabilidad de 9000 m2 más 300 de uso comercial en planta baja.

Sobre rasante, el edificio ocupa el 70% del límite marcado por la alineación, con un retranqueo generalizado para liberar un mayor espacio público de acera en el frente de acceso y de desahogo natural del uso comercial de planta baja. Este retranqueo permite evitar la construcción de los chaflanes típicos del ensanche y trabajar con un volumen de geometría más nítida.

Para una misma edificabilidad, reducir la huella del edificio implica necesariamente crecer en altura y en este caso se propone un volumen de perfil recortado de proporción poco frecuente. Se podría pensar en el edificio como el resultado de unir una torre y un bloque mediante un cuerpo central, pero nos interesa más la idea de un desarrollo libre en altura, donde el equilibrio entre las partes y el todo resulta algo inquietante.

La solución en planta tiene como base geométrica la doble simetría (tipo esvástica), es como los ambigramas, que son las palabras que se leen igual al girarlas 180º.
Esta estrategia colabora a desdibujar algo más las partes ya que el orden de cada una no es evidente y se asocia sin solución de continuidad con el orden de las otras. También tiene que ver con el hecho de que el edificio, en su condición de bloque exento, se percibe como una pieza en la que no hay distinción entre delante y detrás o principio y final, responde de forma similar tanto a la calle de acceso como a la zona verde que discurre de forma longitudinal por el otro frente.

También te puede interesar
San Vicente935, una adaptación de la tipología de vivienda con patio

Como efectivamente hay muchas formas de contar un proyecto, hay otra que tiene que ver con el carácter urbano del edificio, con la construcción de la ciudad y la necesidad de caracterizar de alguna manera los nuevos tejidos residenciales, en este caso de Madrid, pero que como tantos otros pecan de falta de intención en su definición.

En este sentido, el proyecto trabaja a varios niveles. El cerramiento exterior recurre a los recursos de indiferenciación y ambigüedad escalar. Es una piel de escamas de zinc en franjas horizontales que deslizan unas sobre otras con un ligero decalaje y en las que se insertan los huecos con la intención de no hacer evidentes los niveles de piso. Se plantea un sistema combinatorio de huecos tipo de reconocible corte doméstico (módulo y base) que encuentran su mejor posición siempre desde dentro de las estancias. Sobre esta estructura soporte de la unidad y también de lo múltiple se incorporan unos cajones proyectantes que como elementos libres de distorsión introducen una ligera vibración en fachada.

La relación entre los conceptos de convivencia de escalas y ambigüedad escalar, es decir lo que es grande y lo que es pequeño junto con lo que no se revela ni como grande ni como pequeño, establece el dialogo que en otros escenarios produce sin querer la ciudad histórica y los desarrollos sucesivos que en ella se producen a lo largo del tiempo.

De alguna manera, la dualidad se convierte casi en un método de búsqueda:
– intención de que la ciudad no solo hable de sus edificios sino del vacío que ellos generan
– para la construcción de un volumen tan pronunciado y nítido se propone un acabado escamado y poco terso aunque ciertamente homogéneo
– la condición de envolvente continua que a pesar de su ligereza material colabora en la percepción del edificio como sólido
– una función muy definida en planta y una no traducción de la misma en fachada

También te puede interesar
Ramallo

De ésta manera se hace convivir lo cotidiano y lo extraordinario; lo cotidiano del hueco domestico que corresponde a un orden claro funcional con lo extraordinario de su disposición eliminando el orden compositivo y colaborando a la lectura de una masa uniforme.

Realmente nos interesa viajar entre conceptos aparentemente contrarios, entre lo uno y lo otro y entender cada tema de proyecto desde una doble condición. Doble condición como la del paseante onírico que está siempre en la búsqueda de algo más. Se mueve entre distintos polos de forma libre porque su carácter no es estar en un sitio concreto sino en una búsqueda que no cesa. Nos interesa la condición casi metafórica del edificio, entendiendo la metáfora como transporte de las ilusiones olvidadas o poco frecuentadas en la ciudad.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas