PALACIO COMUNITARIO CULTURAL y DEPORTIVO de MOJÓN GRANDE – Misiones

amb econea - MARIO BERENT
Teniendo en cuenta su implantación y su rol social se propone caracterizarlo como Edificio Publico, de acuerdo con esta función se ha concebido al edificio como elemento ordenador del entorno disperso y como claro elemento de referencia en el territorio urbano. En función de estos criterios y las distintas etapas de concreción del proyecto y su materialización, el edificio fue adquiriendo su forma definitiva conformada por la sala de deportes y usos múltiples, las alas de servicios y tribunas y el frente con su acceso principal. La obra fue construida en el año 1999 - 2000 e inaugurada con mejoras en el año 2009.
229

El programa del Centro Comunitario es similar a muchos otros en toda la provincia. La interpretación que se le ha querido dar es muy diferente.

Teniendo en cuenta su implantación y su rol social se propone caracterizarlo como Edificio Publico, de acuerdo con esta función se ha concebido al edificio como elemento ordenador del entorno disperso y como claro elemento de referencia en el territorio urbano. En función de estos criterios y las distintas etapas de concreción del proyecto y su materialización, el edificio fue adquiriendo su forma definitiva conformada por la sala de deportes y usos múltiples, las alas de servicios y tribunas y el frente con su acceso principal.

Pariendo de esta visión se estructura frente a la plaza una imagen institucional constituida por una columnata de pilares de ladrillos vistos enrasados, de esta forma el edificio se materializa con técnicas tradicionales contemporáneas, pero evoca, sin embargo las construcciones mas antiguas; y lo hace no a través de referencias sentimentales del pasado, sino por la esencia del sistema estructural constructivo que se corresponde con el de la arquitectura antigua y clásica.

El muro perimetral lateral esta constituido por un cerramiento de ladrillos vistos enrasados enmarcados por la estructura de HA sostén de las tribunas. El muro frontal esta concebido como un muro de carga en el que se han practicado las aperturas verticales máximas que permiten su estática. El resultado es un orden de columnas rectangulares de 40×90 cm con una distancia entre columnas de 90 cm (intercolumniun). Esta disposición proporcionada entre llenos y vacíos asegura la permeabilidad interior – exterior, por otra parte el ritmo estricto de los pilares, con el juego de luces y sombras que se suceden en alternancias idénticas, introduce una nota de dinamismo a la percepción de la fachada.

Información de la obra

  • Estado: Obra realizada
  • Autores: Arq. MARIO RUBEN BERENT

Otras obras del autor

Comentarios

Cargando comentarios…