26.10.2016

Friendship Centre

El complejo se encuentra protegido por un pequeño muro de contención debido a que está construido sobre tierras bajas propensas a las inundaciones.

Un presupuesto extremadamente restrictivo generó la necesidad de optimizar los costos relacionados con la asignación del área, los materiales, las técnicas y todos los demás aspectos. Inspirada en las ruinas de los monasterios budistas, la arquitectura es sobria e invita a meditación. El agua de lluvia se recolecta mediante la introducción de piscinas y estanques excavados. La arquitectura de pabellón abierto, los jardines y pozos de luz, las piscinas, plantaciones y capas de tierra sobre los techos contribuyen a un esquema de ventilación natural. Un enfoque de “no-edificio” ayuda a integrar el ambiente construido con el paisaje rural de los alrededores.

Contexto
Colaboración entre el cliente y el arquitecto: La única manera posible de ajustarse a un presupuesto extremadamente limitado consistió en ir en contra de la opción tradicional y antigua de construir sobre un terraplén y, en cambio, construir directamente sobre el suelo bajo existente. El uso de este enfoque basado en la protección de un dique, especificaciones de acabado muy básicas, un proyecto y gestión de obra propios (sin pagar honorarios) y la compra de materiales directamente por parte del cliente con el asesoramiento constante de los arquitectos fue la única manera de asegurar que el proyecto estuviera completo con menos del 50% de lo que hubiese sido el costo regular de construir tales instalaciones.

Materia
Economía de materiales y construcción: El material predominante son los ladrillos nacionales hechos a mano, tanto para la construcción como para las terminaciones. Se elige este material debido a las limitaciones presupuestarias y a referencias históricas y tradicionales. Desde un principio, se quiso utilizar ladrillos nacionales, es decir, hechos de la misma tierra y, de ese modo, fomentar la industria local. Los otros dos materiales predominantes fueron madera y piedra en los pisos de las habitaciones. La madera es de caoba local, sin pulir ni barnizar. La piedra más barata disponible, que también es adecuada térmicamente, se utilizó para los pisos de las salas de reuniones, oficinas, comedor y zonas de hospedaje. En todas las otras áreas que incluyen el pabellón de recepción se colocaron pisos de ladrillos. Todas las superficies del complejo, inclusive las paredes y techos internos, se dejaron sin enyesar ni pintar. Por tal motivo, se espera que el costo del mantenimiento regular sea bajo y viable.

Sistema
Un enfoque alternativo: Las tierras bajas de la zona rural de Gaibandha, donde predomina la agricultura, se encuentran bajo amenaza de inundación si se rompe el dique que rodea el pueblo y la periferia. Un programa ambicioso con fondos muy limitados hizo que levantar las estructuras por encima del nivel de inundación, a 2,5 metros de altura, no fuera una opción viable, ya que se perderían casi todos los fondos disponibles bajo el nivel del suelo. También se presentaban otras complicaciones, ya que el terreno se encuentra en una zona de terremotos y el suelo limoso presenta baja capacidad de soporte. El tercer y último diseño se basa en un muro de contención circundante que previene las inundaciones, con la construcción apoyada directamente sobre el suelo existente, sobre mampostería portante.

Vínculos
Tanto en la construcción como en la concepción, el complejo del centro se erige y representa un eco de las ruinas cercanas de los monasterios budistas. Los espacios, que están construidos y terminados principalmente de un solo material (ladrillos nacionales hechos a mano), están formados por pabellones, patios, piscinas y jardines, pasillos y lugares cubiertos. La intención es lograr simplicidad y sentir lo monástico.

Investigación
Se recolecta el agua de lluvia y el agua superficial en una red de piscinas internas y el exceso es bombeado hacia un estanque excavado, que también se utiliza para la pesca. El diseño logra ventilación y refrigeración naturales, favorecidas por los jardines, las piscinas y la tierra que cubre los techos. Una red extensa de fosas sépticas y pozos subterráneos aseguran que las aguas residuales no se mezclen con las aguas de las inundaciones.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas