1.11.2010

The New National Glass Museum in Leerdam, The Netherlands

Una vez adquirida la villa en Lingedijk 30, se le encargó a la empresa SLA convertir los dos edificios en el National Glass Museum. Se sugirió transformar la antigua residencia Cochius en un área de exposición y utilizar la segunda villa para ubicar allí las oficinas, una cafetería, los espacios de almacenamiento y las instalaciones. Cumplidos estos requerimientos funcionales, consideramos una oportunidad perdida si la nueva situación no resultaba muy diferente de la anterior. El museo de hecho tendría más espacio, pero eso no sería visible desde el exterior. Entonces, ¿qué pasaría si hiciéramos los dos edificios totalmente accesibles al público? Los empleados del museo podrían comer en el restaurante, los visitantes podrían tener completo acceso a la colección de vidrios, incluidas las áreas de almacenamiento, y el personal administrativo podría trabajar en la biblioteca. Además, las salas de exposición podrían ser mucho más amplias. En lugar de las pequeñas habitaciones de las casas existentes, en la que los visitantes debían subir y bajar escaleras todo el tiempo, la circulación y los espacios de exposición podrían ser mucho más generosos. Los cuatro puentes peatonales diseñados por SLA atraen de manera elegante. Los visitantes pueden circular a través de amplias habitaciones; sólo se necesitó instalar un ascensor y con ello se ganó una gran cantidad de espacio. Los puentes sirven como espacio de almacenamiento en el que todos los objetos del museo están expuestos, en estos casos especialmente diseñados para el museo por Piet Hein Eek. En las villas históricas no quedaba mucho por hacer, ya que por sí mismas son elegantes. Las reparaciones se llevaron a cabo solamente cuando fue necesario, eliminando algunas posteriores adiciones. Los puentes fueron construidos con varias capas de paneles de policarbonato y cubiertos con una piel traslúcida de malla de aluminio con pintura en polvo color gris. Durante el día contrastan fuertemente con las antiguas y refinadas villas, mientras que por la noche brillan con el reflejo de los 9.000 objetos de vidrio exhibidos en su interior.


Once the villa on Lingedijk 30 had been acquired, bureau SLA were commissioned to turn the two buildings into a home for the National Glass Museum. It was suggested to turn Cochius’ former residence into an exhibition area and to use the second villa as offices, storage facilities and a cafeteria. Whilst this fulfilled functional requirements, it seemed like a missed opportunity to us at bureau SLA, as the new situation would appear to be not very different from the old one. The museum would have more space, indeed, but this would not be visible from the outside.

So what would happen if we made both buildings fully accessible to the public? The museum’s employees could eat in the restaurant, the visitors could have full access to the collection of glass, including that in storage, and the administrative staff could work in the library. Furthermore, the exhibition rooms could be far more spacious. Instead of the small rooms of the existing villas, in which visitors need to climb up and down stairs all the time, circulation and exhibition spaces could to be much more generous.

The four pedestrian bridges that bureau SLA designed draws everything together in an elegant manner. Visitors can idle through extensive rooms; only one lift is needed and an enormous amount of space is gained. The bridges serve as storage space in which all the museum’s objects are on display, in cases specifically designed for the museum by Piet Hein Eek. In the historical villas not much more needed to be done; they were elegant by themselves. Repairs were carried out where needed, with some later additions removed. The bridges were constructed from several layers of polycarbonate panels and covered by a translucent skin of grey, powder-coated, aluminium mesh. During the day they contrast sharply with the refined old villas, whereas at night they glow in reflection of the 9000 glass objects inside them.

También te puede interesar
Museo Marítimo Nacional de China

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas