SOFA ARTE DECO – Patchwork

Dis Lucia Casanova
Antiguo sofá ART DECO reconstruido, restaurado y resignificado a través de los textiles y el tapizado. PIEZA UNICA
3368

 

Mi larga y estrecha relacion con los TEXTILES viene de larga data. Desde niña me fascinaba con las texturas, las caidas, los estampados… era un mundo entero donde podia perderme entre miles de fantasías increíbles. Desde el camisón de saten de mi abuela que me convertia en "Cleopatra" hasta las cien capas de telas diversas que componian mi maravilloso vestido de Dama Antigua que fue la sensación en el baile de la escuela. Quienes me conocen desde mi infancia siempre recuerdan que era más el tiempo que pasaba disfrazada que "vestiga de gente" Mi tía era la que sin haber aprendido formalmente sobre confeccion me hacia maravillosos vestidos repletos de magia con telas rescatadas de vestidos viejos de su propia infancia o la de mi madre. Con ella di los primeros pasos junto a una maquina de coser. Eran tiempos donde no todo se compraba en una tienda y mucho se inventaba en casa.  De adolescente tomé clases de alta costura y pronto me puse a la tarea de crear muchas piezas que serían parte de mi propio ajuar de novia. Habia crecido viendo el ajuar de mi madre, aquellos bordados a mano exquisitos, los miles de accesorios de blanco que se podían inventar para una casa, y siempre me habia sentido subyugada por todo este arte olvidado.

Conforme hacía cosas para mi ajuar, trabajaba en una importante textil multinacional que me permitió aprender mucho sobre el mundo textil. Estreché lazos con muchos clientes de la Empresa y pronto estaba desarrollando mi propia linea de productos de blanco para el hogar. Entrar a una tienda de telas para mi es como entrar en una juguetería. Millones de ideas se disparan en mi mente y el pulso se me acelera… y quisiera llevarmelo todo a casa para inventar miles de cosas.

Hace un tiempo, ya con varios años en mi carrera como Interiorista, con mi propio taller de cortinados, y buscando precisamente nuevos textiles descubrí unas telas asombrosas fuera del país. Un universo nuevo se abria paso frente a mi y terminé trayendo parte de esas telas para trabajar aqui. Así nació mi nueva rama en restauración e intervencion de piezas antiguas, especialmente aquellas que podía trabajar a través de novedosos tapizados.

Nada me fascina más que intervenir piezas clásicas con un nuevo estilo, con un carácter diferente, que las vuelva icónicas por si mismas. Cuando vi en internet la foto de aquel desvencijado sillon que se vendía en un remate supe que tenia que ser mio. Y sabía exactamente como lo queria reinterpretar. Quería aprovechar la riqueza textil de que disponía para llevarlo de nuevo a la vida convertido en una pieza DE AUTOR completamente UNICA e irrepetible.

Cuando le propuse mi idea a mi tapicero me miró receloso, y me dijo "Ok. Yo te lo hago, pero los pedazitos de tela los unis vos. Vos lo armas y yo después lo repaso todo y te lo tapizo".

Durante varias semanas mi taller explotó en colores, texturas, diseños, dibujos y combinaciones. Una por una fui armando las combinaciones cuidadosamente de acuerdo a cada sector del sillon. A diferencia de un tapizado normal, donde uno trabaja en base a una tela industrial con una medida estandarizada (1.40 o 2.80 de ancho dependiendo del textil) aqui la tarea consistía en armar cada "manta" sobre el sector que se iba a trabajar: Asiento, respaldo frontal, respaldo trasero, banda inferior, etc.

Fuí cortando, probando, uniendo cada pedazo de tela de acuerdo a su ubicacion final y a mi propio "capricho". El resultado final, esta simplemente a la vista.

El sillón en cuestión requirió mucho trabajo de reconstruccion. Su marco inferior estaba partido, y de hecho tuvimos que remplazar una parte del mismo que estaba podrida por la exposicon a la intemperie, ya que el sofá habia dormido varios meses en un jardín al fondo del remate donde lo compramos. El asiento originalmente era de resortes y cubierto con una manta de pajilla, otra de crin de caballo y algo que alguna vez fuera un liencillo. Todo esto fue reconstruído, las mantas fueron sustituidas por materiales más modernos, entre ellos, espumas de alta densidad. Las patas que tienen el típico tallado de la época se curaron para matar la polilla y se patinaron en un tono grafito peltreado que hace que luzcan como si fueran metál viejo. Y finalmente, llego el momento de vestirlo con sus nuevas galas.

Poco tiempo después de terminarlo, uno de mis clientes lo vio y fue "amor a primera vista"… el mismo amor que sentí yo cuando lo encontré agonizando en aquel remate. Mi cliente al verlo solo dijo "LO QUIERO PARA MI DEPARTAMENTO! Este sillon TIENE QUE ESTAR!! Y así el proyecto de la sala de este cliente se desarrolla a partir, y en torno, a esta pieza de diseño de autor única, diferente, que cuenta otra historia y con lenguaje propio.

 

Información de la obra

Comentarios

Cargando comentarios…