23.3.2010

VitraHaus en Weil am Rhein, Alemania

En enero de 2004, Vitra lanzó su Home Collection, que incluía tanto diseños clásicos como re-ediciones y productos de diseñadores contemporáneos. Enfocada hasta entonces principalmente al amueblamiento de oficinas y a clientes de negocio, la compañía creó Home Collection con un nuevo target en mente: clientes individuales con un especial interés en el Diseño.

 

Ante la falta de espacio disponible para exhibir la Home Collection en el Vitra Campus in Weil am Rhein, en 2006 la compañía encomendó a los arquitectos basileos Herzog & de Meuron el diseño de la VitraHaus. Gracias a su ubicación expuesta y a su aspecto llamativo, el proyecto no solo mejoró la excelente imagen de conjunto de la arquitectura de Vitra, sino que además remarcó la función del Campus de Vitra. Visto desde la parte norte del terreno ubicado delante del perímetro vallado de las instalaciones de producción, la VitraHaus se une a otros dos edificios del área, el Vitra Design Museum de Frank Gehry (1989) y el Conference Pavilion de Tadeo Ando (1993). Las amplias dimensiones de la parcela hacen posible ubicar la nueva estructura a una buena distancia, lejos del Vitra Design Museum y adyacente a la puerta de entrada, dando lugar a una extensa huerta frente a los edificios, un típico rasgo del paisaje local.

El concepto de la VitraHaus conecta dos temas que aparecen repetidamente en la obra de de Herzog & de Meuron: el de la casa arquetipo y el de los volúmenes apilados. En Weil am Rhein, fue especialmente apropiado volver a la idea de la ur-house, ya que el principal propósito del edificio de cinco pisos es exhibir mobiliario y objetos para la casa. Dadas las proporciones y las dimensiones de los espacios interiores -los arquitectos usan el término ‘domestic scale’ (escala doméstica) – los show-rooms recuerdan el familiar ambiente residencial. Las ‘casas’ individuales, que tienen la característica general de un espacio de exposición, concebidas como elementos abstractos.
Con algunas pocas excepciones, solo las fachadas que rematan con aleros son vidriadas. Los volúmenes estructurales parecen haber sido formados por una prensa de extrusión. Apilados en un total de cinco plantas y con asombrosos voladizos de hasta quince metros en algunos lugares, las doce casas, cuyas losas tienen intersecciones debajo de los faldones, crean un conjunto tridimensional -una apilado de casas que, a primera vista, tiene un aspecto casi caótico.

El color carbón de la piel exterior de estuco unifica la estructura y la conecta con el paisaje de los alrededores. Como una pequeña ciudad en capas verticales, la Vitra Haus funciona como una entrada al Campus. Un piso de tablones de madera define un área central abierta alrededor de la cual se agrupan cinco edificios: un área de conferencia, un espacio de exhibición para la colección de sillas del Vitra Design Museum y un conjunto que incluye el Vitra Design Museum Shop, el lobby con un área de recepción y guardarropa, y un café con una terraza al aire libre para los días de verano.

Un ascensor lleva a los visitantes hasta el cuarto piso desde donde comienza el tour circular. Al salir del ascensor, el extremo norte vidriado de la sala ofrece una espectacular vista hacia Tullinger Hill. En el extremo opuesto, el frente del vidrio está empotrado para crear una terraza exterior con una vista panorámica de Basilea y a las instalaciones industriales del sector farmacéutico. Como se descubre al recorre el camino a través de la VitraHaus, la orientación y dirección de las casas no es arbitraria, sino que está determinada por las vistas al paisaje de los alrededores.

La complejidad de los espacios interiores no solo surge de la intersección angular de las casas sino también de un segundo concepto geométrico. Todas las escaleras están integradas en un volumen expansivo y orgánico que, en sentido figurado, se ‘come’ como un gusano los diferentes niveles de los edificios, a veces revelando una fascinante relación visual entre las distintas casas y, en otras ocasiones, bloqueando las vistas. Las paredes interiores son blancas para darle prioridad a la exposición de los muebles.

Con dimensiones máximas de 57 metros de largo, 54 metros de ancho y 21.3 metros de alto, la VitraHaus se eleva por sobre los otros edificios del Vitra Campus. La intención no era crear un edificio horizontal del tipo comúnmente utilizado para las instalaciones productivas, sino más bien una estructura vertical con un tamaño reducido, que otorgue una visión en múltiples sentidos: no solamente una visión general del paisaje de los alrededores y de los locales de la fábrica, sino también una visión general de la Home Collection.

Así como los espacio interiores y exteriores se inter-penetran, también lo hacen dos tipos de formas: la ortogonal-poligonal, percibida desde el exterior, y la orgánica que produce una serie de sorpresas espaciales en el interior -un ‘mundo secreto’ (en las palabras de Herzog & de Meuron) con un carácter sugestivo y hasta laberíntico. En su recorrido a través de los cinco pisos, los visitantes atraviesan el espacio del Vitra Home, retornando en última instancia a su punto de partida.

La VitraHaus tiene una vista de día y una de noche. En la tarde, la perspectiva se revierte. Durante el día uno mira hacia afuera de la VitraHaus, hacia el paisaje, pero al caer la noche, el interior iluminado del edificio brilla. Mientras que la estructura física parece disiparse, las habitaciones se abren y los extremos de cristal a dos aguas se convierten en vitrinas que brillan a través del Vitra Campus y en los alrededores del campo.

 

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas