7.9.2015

Casa Galpón

Con la intención de encontrar una respuesta al clima, prácticamente Amazónico de nuestra ciudad (caluroso y con abundante precipitación pluvial), se utilizó al viejo galpón, de modo tal que actúe como un gran Parasol – Paraguas.

La obra presentada consiste en una vivienda – taller de pintura y cerámica, que además del programa de rigor, el proyecto debería responder a cuatro condicionantes:

1) La existencia en el terreno de un conjunto de hermosos y antiguos árboles, los cuales deberían ser respetados.
2) El reciclaje de un viejo galpón metálico de 30m. x 25 m., fabricado en Bélgica, en los años cincuenta, que fue adquirido en una demolición.
3) El uso del viejo tanque de agua de hormigón, que pertenecía a la fábrica que albergaba el galpón.
4) La inclusión en el proyecto de dos impresionantes piezas macizas de madera caoba de 4m. de longitud por 1 m. de ancho, que habían sido adquiridas muchos años antes del inicio del proyecto.

Con la intención de encontrar una respuesta al clima, prácticamente Amazónico de nuestra ciudad (caluroso y con abundante precipitación pluvial), se utilizó al viejo galpón, de modo tal que actúe como un gran Parasol – Paraguas. Considerando su dimensión, la localización del ensamblaje de éste en el terreno, fue estudiada detenidamente a fin de evitar derribar algún árbol.

En la búsqueda por conseguir riqueza en los espacios y recorridos, el programa vivienda – taller, nos permitió el planteo de volúmenes independientes, obteniendo de esta manera un lugar con “características urbanas”, donde el galpón actúa como el elemento que da unidad al conjunto.

Para permitir la circulación del viento y crear un “colchón aislante”, los volúmenes fueron separados de la cubierta del galpón. Por otra parte, y buscando dejar formalmente establecida la coexistencia e independencia de ambos elementos, los volúmenes fueron diseñados de manera tal, que en ningún momento entran en contacto con la estructura del galpón.

También te puede interesar
1000 m2 prefabricados

Partiendo de la simetría del galpón, el esquema se ordena en base a dos ejes:
El eje Norte – Sur, definido por el lucernario y que cuenta con los elementos estructurales más interesantes del galpón, nos sugirió que debería observarse sin obstrucciones. Es por ello que en el extremo Norte, correspondiente al área de estar, se diseñó una abertura en el techo que permite su visión desde el interior. En el extremo Sur y con el mismo propósito, se generó un espacio entre el taller y el área de cerámica y depósito.

El eje Este – Oeste, definido en sus extremos por el antiguo tanque de agua al oeste y el conjunto del área de la churrasquera al este. En su parte central se generó un gran espacio a modo de patio seco, cubierto por el esqueleto del galpón sin la piel, que de esta manera lo abre al cielo y proyecta innumerables sombras sobre la superficie de los volúmenes blancos. En este espacio central se alojó la piscina – fuente, que por sus proporciones, refuerza la direccionalidad del eje y actúa como elemento central de la composición.

Las dos piezas de Caoba fueron utilizadas en las mesas del taller y del comedor. Esta última fue ubicada centrada sobre el extremo Norte del eje Norte – Sur, bajo el puente que une las habitaciones de la planta alta. Para el calentamiento del agua de la vivienda y de la piscina, se utilizó un sistema de energía solar. La batería de paneles se ubicó sobre el ala Oeste del techo del  galpón.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas