25.9.2013

Apartamento Nº1, en Mahallat

Este proyecto se construyó en Mahallat, una antigua ciudad en la región central de Irán, donde más del 50 % de la economía local se dedica a la actividad del corte y el tratamiento de las piedras.

En este proyecto, las piedras sobrantes de las fábricas de corte de piedra locales se reciclaron para ser utilizadas tanto en las paredes exteriores como en las interiores del edificio de departamentos. El complejp, situado en las proximidades de la zona central de Mahallat, consta de dos locales comerciales en la planta baja y ocho unidades residenciales en los cuatro niveles superiores.

Desde la concepción de este proyecto, uno de los principales objetivos del arquitecto fue demostrar a la conservadora comunidad local cómo el reciclado de las piedras desechadas podía llegar a ser un medio ambiental y económicamente beneficioso, tanto para los constructores como para los habitantes de Mahallat.

Una enorme cantidad de energía, sobre todo en base a combustibles fósiles, se utiliza para excavar y cortar las piedras. Sin embargo, debido a la ineficiencia de la tecnología de corte de las piedras, menos de la mitad de las mismas se utilizan mientras que el resto son arrojadas a la basura, contaminando aún más el entorno natural. A diferencia de la mayoría de los países industrializados donde las piedras sobrantes se reciclan en otros materiales, hasta ese momento las piedras sobrantes en Mahallat no eran recicladas por falta de inversiones y por la escasez de la tecnología necesaria. Al reciclar las piedras desechadas de las plantas locales en este proyecto, la solución arquitectónica permitió conservar los valiosos recursos naturales de una manera creativa y reducir significativamente el costo del proyecto.

Además, esta técnica simple y ampliamente aplicable de compilación de piedras descartadas ha tenido un impacto considerable en su uso por parte de los constructores locales. Al principio, los desarrolladores y constructores locales se mostraban muy escépticos respecto al resultado de colocar piedra reciclada en una arquitectura contemporánea de alto diseño. Esto se debía principalmente a la vieja idea que prevalecía entre los residentes de Mahallat de que el reciclaje significaba utilizar materiales obsoletos por lo que, un proyecto con materiales reciclados estaría condenado al fracaso debido a la baja calidad de esos materiales. Además, muchos creían que los residentes locales iban a ser reacios a comprar un apartamento construido con materiales reciclados, ya que era probable que eso estigmatizara al edificio como barato y de baja calidad.

También te puede interesar
Torre Bosques

Sin embargo, una vez que el proyecto se terminó, fue recibido favorablemente por la comunidad local. Desde entonces, el reciclaje de piedras desechadas se ha convertido en una práctica cada vez más popular entre los constructores locales, al adoptar activamente la técnica de la elaboración de piedras desarrollada en este proyecto.

Por lo tanto, el proyecto demuestra cómo una innovación arquitectónica puede motivar a las actividades de reciclaje en una comunidad a través de incentivos para los promotores y constructores para reducir los costos de construcción. Esto, a su vez, reducirá los costos de la vivienda para los residentes, lo que contribuirá en última instancia a mejorar el ambiente general de la comunidad.

Por otra parte, al intentar desarrollar un proyecto que no sólo fuera innovador por el uso de los materiales, sino también por su genuina arquitectura, el arquitecto ha combinado cuidadosamente los diferentes tipos de piedras desechadas y recopiladas. En esta compilación de piedras, los muros exteriores que componen la fachada con ángulos enfáticos se asemejan a una roca tallada en la cantera, mejorada de manera sutil por la geometría del proyecto. La leve rugosidad de las piedras recicladas crea una textura más cálida, que complementa drásticamente la fachada. El tema de las piedras locales recicladas repercutió también de manera coherente en el interior del proyecto, donde la simple estructura se ve acentuada por las paredes de piedra, creando un espacio que se expresa de manera natural e íntima.

El suave y austero volumen prismático abstracto del edificio, sólo se rompe en las áreas alrededor de los orificios profundos, en los que las adiciones triangulares sobresalen para proteger las aberturas. La superficie pétrea exterior se prolonga en las paredes interiores, con los mismos trozos de roca en una inmensa variedad de colores y texturas que, debido a que las piezas son tan pequeñas, se diluyen en la superficie homogénea de las paredes.

También te puede interesar
LIV Plaza, dos edificios conectados por una plaza privada en pleno Palermo

En el exterior, las grandes ventanas se ocultan detrás de persianas de madera que se pueden abrir durante el invierno para que entre el brillo del sol y se pueden cerrar durante el verano para proteger el interior, permitiendo la ventilación natural, ya que son celosías permeables. Con esa simple estrategia, los usuarios regulan la iluminación y la temperatura de sus hogares, y logran un considerable ahorro de energía. Las persianas permiten también integrar la arquitectura moderna con la cultura de la vivienda tradicional musulmana proporcionando un control adicional para mantener la privacidad de sus residentes.

En conjunto, el proyecto, que manifiesta el lenguaje de la arquitectura contemporánea, se combina de manera única con los verdes árboles y con el entorno de Mahallat, una antigua ciudad con más de mil años de historia. Por otra parte, mediante el desarrollo de una técnica sencilla para compilar piedras recicladas y aplicarlas en un diseño genuino, el proyecto es capaz de cumplir con una meta más grande que ha impactado y beneficiado a la ciudad de Mahallat y a sus residentes, preservando el medio ambiente y ayudando a la economía local

Historia del proyecto, cómo se inició
Después de que el arquitecto terminó su escuela en la Universidad de Columbia, en Nueva York, regresó a Irán y decidió diseñar un proyecto en su ciudad natal de Mahallat. El proyecto surgió como un joint venture con un constructor y con el propietario de la tierra, donde cada uno de ellos contribuían a la construcción.

Mientras el arquitecto estaba decidiendo sobre que materiales se utilizarían en el proyecto, quedó consternado por la cantidad de preciosos travertinos utilizado en edificios sin diseño, y colocados de manera poco atractiva. Para tener un conocimiento más profundo sobre los materiales de producción local, empezó una investigación sobre cómo se excavaban las piedras en la cantera y cómo se procesaban en la planta. Mientras exploraba la cantera, quedó impresionado por las hermosas piedras angulares y sus posibles combinaciones. Además, descubrió que las formas de la cantera se asemejaban a la forma de una ciudad, una imagen que lo inspiró para emularla en el diseño del volumen del edificio.

También te puede interesar
APROP Ciutat Vella | Finalista Premios FAD 2020

Por otra parte, el hecho de tener espesores similares, permitió al arquitecto poner las piedras sobrantes una junto a la otra y crear una línea horizontal. Al añadir más filas en la parte superior, emergía una hermosa superficie rugosa con gran variedad de colores y tamaños de piedras. Así, todas las piedras tienen el mismo grosor, lo que permite ponerlas en líneas horizontales y crear una superficie rugosa .

Con el fin de convencer a los inversores, el arquitecto construyó una muestra en el patio del contratista. De este modo, vieron que el material era estéticamente atractivo. Además, la combinación de piedras recicladas les ahorraría mucho dinero. Mediante el uso de piedras recicladas, el proyecto aún tenía un superávit presupuestario que el arquitecto utilizó para adicionar persianas de madera en las ventanas, dando a los residentes una mayor privacidad. Además, estas persianas ayudan a regular la luz en diferentes momentos del día y ahorrar costos energéticos.

Masa
El proyecto tiene una forma contemporánea tallada en una masa pesada con bordes afilados. El proyecto en su conjunto se asemeja a una gran roca de la cantera tallada con bordes afilados en forma artística. Se obtiene una geometría compleja con una textura que viene del contexto y que se ajusta correctamente al sitio. Al utilizar el material en bruto, reciclado a nivel local, el proyecto se relaciona armónicamente con el barrio y con el contexto de Mahallat, a pesar de su diseño único.

Forma
La forma es una respuesta a un espacio interior limitado, debido a la forma irregular de las plantas. Desde todos los ángulos, las piezas se combinan para crear un conjunto integral. Mediante la adición de formas triangulares en la geometría, el arquitecto creó espacios más proporcionados en las habitaciones. Además, esto ayudó a que la luz penetre en los espacios de una manera más sutil. Los prismas triangulares que se añaden a la masa en diferentes tamaños y ubicaciones le dan un especial dinamismo a la fachada exterior.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas