27.2.2020

Sala para Arqueólogos y Niños

A partir de junio de 2018, unos cuarenta y cinco estudiantes de Zurich y Lima dirigidos por Guillaume Othenin-Girard (ETH Zurich) y Vincent Juillerat (PUCP) trabajaron juntos para producir una estructura en el corazón del paisaje arqueológico de Pachacámac, Perú.

El proyecto fue la culminación de una colaboración de medio año entre Studio Tom Emerson de D-ARCH, ETH Zurich y Taller 5 de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, PUCP Lima, por invitación de Denise Pozzi-Escot, directora del museo de Pachacámac.

En esta nueva estructura, los arqueólogos hacen su primer examen de los artefactos que emergen de las excavaciones, a la sombra del castigador sol andino y en vista de los visitantes que pasan y los niños de la escuela, quienes a su vez, realizan su propia exploración en los pozos de arena a través del patio. En cada extremo, los nuevos hallazgos se almacenan en habitaciones encerradas por paredes de caña tejidas, antes de ser transferidos al museo para su conservación permanente. La estructura fue diseñada y construida en colaboración por los estudiantes en tres semanas en junio y julio, luego de un proyecto de investigación conjunto durante varios meses que produjo una nueva encuesta topológica del territorio: el Atlas Pachacámac.

El santuario de Pachacámac es el paisaje construido más extraordinario: el sitio se estableció por primera vez alrededor del año 200 dC y floreció durante mil trescientos años para convertirse en uno de los complejos urbanos más grandes e importantes de lo que hoy es Perú, que se extiende a aproximadamente seiscientas hectáreas de tierra. El sitio alberga numerosas capas superpuestas de civilización. Su papel final en la era precolombina fue como un nodo importante de la red de senderos inca Qhapaq Nan que se extendía a lo largo de la mitad del continente, tejiendo la costa del Pacífico con los Andes.

Aunque ahora se encuentra en el extremo sur de la región metropolitana de Lima, alguna vez fue una ciudadela aislada: un punto estratégico ubicado donde el río Lurin se encuentra con el océano, desde el cual se puede controlar todo el territorio circundante; su poderosa topografía subyacente se extendió hacia arriba con templos y palacios de adobe y piedra para formar lo que debe haber sido un lugar increíblemente impresionante: la colina más grande que más tarde se convirtió en el Templo del Sol en la era inca. No es casualidad, por lo tanto, que para la civilización Ichma (más tarde incluida en el Imperio Inca), este sitio fuera el centro del mundo; de hecho lleva el nombre de su dios principal: Pacha Kamaq, cuyo nombre en quechua significa literalmente Creador del universo, una figura cuyos poderes incluían la capacidad de animar el mundo y predecir el futuro. La mitología de Pacha Kamaq está incrustada en este paisaje y las islas cercanas, y todavía se mantiene viva hoy.

Tras los efectos cataclísmicos de la colonización (1533 en adelante), el santuario de Pachacámac cayó en ruinas. En los siglos que siguieron, fue lentamente envuelto por las arenas del desierto. Las investigaciones activas del sitio solo comenzaron correctamente en el siglo XX, lideradas por Julio C. Tello (1880–1947), una figura fundamental en el desarrollo de la arqueología peruana, y hoy en día gran parte de la historia de Pachacámac queda por descubrir.

Pachacámac hoy

Hoy, Pachacámac es uno de los sitios arqueológicos más visitados del Perú. El santuario es administrado por el Ministerio de Cultura, a través del Museo de Pachacámac, una institución que administra el sitio como una experiencia educativa / cultural para los visitantes y como un sitio arqueológico en curso. En 2015, se completó un nuevo complejo de edificios de Llosa Cortegana Arquitectos para albergar el museo y su trabajo arqueológico en curso.

También te puede interesar
MCBA - Museo Cantonal de Bellas Artes

Los dos tercios del norte del sitio aún no se han excavado; tierra abierta en espera de futuros estudios. Pero el área monumental del santuario es un sitio arqueológico significativo con excavaciones activas y descubrimientos continuos de artefactos y restos arquitectónicos.

Con la construcción del Museo Nacional de Arqueología (MUNA) en marcha en un sitio adyacente, el gobierno tiene como objetivo restaurar este territorio a su antigua grandeza transformándolo en una nueva centralidad, incrustada en el tejido urbano de Lima.

Sin embargo, Pachacámac se percibe actualmente como un vacío, un parche de desierto abierto habitado por ruinas, atrapado entre el crecimiento desconcertante de la capital y la desembocadura del río Lurin, el último valle agrícola restante de la región. Sus bordes están constantemente bajo la amenaza de invasión de asentamientos informales e invasiones de tierras, la última de las cuales tuvo lugar tan recientemente como hace ocho años.

Dada la proximidad a Lima y la inevitable invasión de la ciudad en el territorio, nos vimos obligados a preguntar cómo una cultura puede vivir con ruinas; comprender lo que representan sin ser sofocados por su presencia monumental.

Parte I: Atlas Pachacámac
Encuesta territorial: el Atlas

La primera fase del proyecto implicó una nueva encuesta territorial del sitio y su paisaje circundante, basándose en una metodología que Studio Tom Emerson ha refinado en la última década. A través de dibujos y fotografías cuidadosamente hechos, cada uno presentado en formato A2, el Atlas Pachacámac buscó no solo representar las estructuras arqueológicas del sitio (que ya están bien documentadas), sino también la realidad contemporánea del paisaje más amplio: costa, industria, vivienda, agricultura, ocio, cultura de la construcción, ecología e infraestructura, de ahí el título general del proyecto: La Arqueología del Territorio.

Tal estudio de este paisaje único nunca se había hecho antes, y reveló una nueva comprensión del lugar que envolvió su historia dentro de su condición contemporánea.

En conjunto, la encuesta y la estructura que forman las dos partes del proyecto general ofrecen una nueva visión territorial para Pachacámac, tanto en términos de proyectarlo hacia el futuro, como también en percibir más claramente lo que ya estaba allí.

Parte II: una sala para arqueólogos y niños
Una arqueología viva: el propósito de la estructura

Incluso para Julio C. Tello, la investigación arqueológica en Perú no estuvo motivada únicamente por el descubrimiento histórico; también se trataba de involucrar a los peruanos con su propia historia, renovando un sentido de orgullo en sus raíces indígenas y dándoles una visión del futuro.

La riqueza arqueológica de Pachacámac representa un importante valor cultural e histórico, pero este significado debe renovarse continuamente en relación con la sociedad contemporánea. En palabras de Denise Pozzi-Escot, directora del Museo de Pachacámac, «la arqueología aquí solo puede sobrevivir en la comunidad, no en el suelo». Como tal, el Museo está activo en su compromiso con la comunidad local. El proyecto de diseño y construcción fue con la intención de ayudar al Museo a desarrollar su programa de divulgación existente, proporcionando un espacio dentro del paisaje donde se puedan llevar a cabo eventos educativos y comunitarios, ayudando a aumentar el compromiso con las personas que viven cerca y con los de la región en general. Como reflejo del espíritu de este programa de divulgación, el proyecto se llamó A Room for Archaeologists and Kids.

También te puede interesar
Shimao ·The Wave

Principalmente sirve como un lugar de reunión; Un espacio protegido para albergar el programa de eventos y talleres dirigidos por los arqueólogos en el Museo. Concebida como una extensión del Museo dentro del santuario mismo, la nueva estructura tuvo que crear un espacio bien iluminado y ventilado, y que con el tiempo podría actuar como una forma de Schaulager que los arqueólogos y sus trabajadores podrían usar para clasificar, analizar y pantalla excavada material antes de llevarlo a laboratorios de conservación dentro del museo.

Para restablecer el equilibrio entre el patrimonio urbano, natural y cultural de la ciudad de Lima, el Museo reconoce que el enfoque de la conservación debe cambiar de la mera preservación de los sitios arqueológicos físicos, que han perdido su significado y valor para los habitantes; hacia revelar y hacer legible el conocimiento antiguo incrustado en su patrimonio construido y su relación con el territorio.

El sitio para la estructura: al lado del Acllawasi

Ubicado en el lado occidental del santuario de Pachacámac, no lejos del Museo de Pachacámac, el sitio elegido por el Museo para la estructura estaba en un terreno cuadrado claramente definido al lado del Acllawasi, un complejo de edificios de patio que eran en gran parte reconstruido por los esfuerzos arqueológicos a principios del siglo XX. Limitado por dos lados por los muros perimetrales del Acllawasi y por una reserva natural en los otros dos. Una pequeña zanja limita el sitio por tres lados, y entre las paredes y el sitio se encuentra un camino de piedra que es parte de la ruta principal para visitantes que sale del Museo.

Descripción de la estructura

La sala para arqueólogos y niños, es una estructura de madera de 37 mx 16,3 my 3,6 m de altura, que forma una galería cubierta alrededor de un patio. La estructura está hecha de veintiocho campos cuadrados de 10m2, definidos por una columna en cada esquina, y con un techo de celosía en la parte superior. Los cinco campos en cada extremo corto están encerrados por paneles de bambú tejido, colocados verticalmente, con un piso de concreto para proporcionar una superficie robusta. Estas habitaciones contienen estanterías de madera que ofrecen espacio para almacenar y exhibir hallazgos arqueológicos, así como mesas de madera que se pueden llevar al exterior cuando sea necesario.

Las puertas giratorias están hechas de marcos de madera rellenos con elementos de caña de bambú, colocados horizontalmente y tejidos alrededor de piezas verticales. Las puertas descansan sobre bloques de madera y pueden cerrarse desde el exterior para mantener seguros los interiores.

Afuera, a lo largo del lado más cercano a las paredes del Acllawasi, los bloques de adobe alineados a las paredes y marcando un canal subterráneo, forman una superficie robusta para eventos, donde se pueden colocar mesas de madera. Por otro lado, la sala de juegos está llena de tierra, para proporcionar un espacio donde las excavaciones arqueológicas pueden ser replicadas al visitar a los escolares.

También te puede interesar
Museo Liyang

La geometría de los patios centrales del Acllawasi informa la orientación de la nueva estructura del patio, creando una relación oblicua con los muros de piedra que lo rodean en ambos lados.

Las columnas y los cimientos fueron prefabricados y ensamblados en el sitio. Los campos de celosías de techo se prefabricaron y se elevaron individualmente utilizando polipastos en obras temporales móviles. Las juntas se hicieron con pernos de acero inoxidable (juntas primarias) o tornillos niquelados (juntas secundarias).

Los tejidos blancos de poliéster de tejido abierto, comúnmente utilizados en los invernaderos agrícolas cercanos, se tejieron entre los planos superior e inferior de la celosía y se fijaron con grapas. El dosel tejido proporciona dos o tres capas de sombra, al tiempo que conserva ciertos momentos de vistas al paisaje más allá y al cielo.

En nuestra opinión de la arquitectura, las restricciones son requisitos previos necesarios que sirven como impulsores del diseño en lugar de ser limitaciones que disminuyen el diseño. Cuando el equipo se reunió en junio, ya se habían establecido algunos parámetros importantes para el proyecto: se había elegido el sitio y se había determinado la cantidad y las dimensiones de la madera disponible. Quizás lo más importante es que la estructura debía diseñarse y construirse dentro de tres semanas.

El proyecto comenzó con un taller intensivo de diseño, donde los estudiantes trabajaron en equipos de tres durante dos días. Cada equipo desarrolló ideas que trataban la estructura en su conjunto, cómo se relacionaría con el sitio, así como ideas estructurales y espaciales sobre cómo podría funcionar el diseño y cómo podría hacerse. El resultado fueron quince proyectos que fueron presentados y discutidos en grupo. El desafío era cómo integrar las mejores ideas, descubrimientos y percepciones producidas por los quince equipos en un solo proyecto.

Durante la semana siguiente, el equipo formó grupos más pequeños, dividiendo tareas y responsabilidades para comenzar a desarrollar el diseño de la estructura que podría describirse como una «tabla al revés»; Un conjunto rígido de vigas y columnas ancladas en el suelo, que soporta campos de celosía. En resumen: el techo debía hacer poco más que soportar su propio peso y mantenerse rígido.

El material principal de la estructura es la madera, específicamente, secciones de Tornillo secado al horno (cedrelinga cateniformis), una madera dura tropical que se encuentra en la selva tropical de Perú y en otras partes de la cuenca amazónica. Tornillo es una madera con propiedades extraordinarias: muy densa (555 kg / m3) pero paradójicamente extremadamente flexible. Es reconocida como una madera de construcción de uso general en América del Sur, especialmente porque es naturalmente resistente a los hongos y la humedad, y no requiere tratamiento químico. En el clima persistentemente húmedo de la costa peruana, la madera menos resistente comenzaría a pudrirse en unos meses.

Todo el material, excepto la madera, se extrajo de la paleta cotidiana de materiales de construcción del Perú. Caña, cortada y tejida en forma de esteras prefabricadas (en última instancia no utilizadas), o tejidas por nosotros en paneles; ladrillos de adobe para los pisos, con juntas de tierra compactada; y textiles sintéticos de tejido abierto, ampliamente utilizados para hacer sombra, para el dosel.

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/a-room-for-archaeologists-and-kids.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas