10.3.2014

Restauración y Rediseño del Grand-Palais des Champs-Élysées en Paris, France

A nuestros ojos contemporáneos, el Grand Palais es a la vez un concepto y un símbolo de la modernidad. Se trata de un edificio híbrido en cuanto a su arquitectura, su uso y su historia.

El nuevo Grand Palais: un ejemplo de la modernidad
No es ni un museo ni un monumento, su arquitectura tiene identidad propia, centrada en torno a la idea de una «máquina de la cultura», un espacio para celebrar de una gran diversidad de eventos que exalten exponencialmente el concepto de ser un sitio «universal» de «vocación republicana». La restauración y reestructuración de este monumento nos brinda la oportunidad de reforzar esa aspiración.

Su próxima reestructuración prevé la implementación de un nuevo sistema de circulación en torno a la construcción, la restauración de las galerías que rodean la gran nave, la instalación de un sistema de control climático, la creación de un centro logístico y la apertura de grandes ventanales y pasillos a fin de restablecer la coherencia y el sentido de transparencia original del edificio. Estas intervenciones representan una oportunidad única para redescubrir las plantas y las formas que han permitido que el Grand Palais resistiera el paso del tiempo, sobreviviendo a los cambios de sus funciones, para revalorizar la arquitectura y el espacio como medios para nutrir la vida y la sociedad.A pesar de que la razón inicial para la construcción del Grand Palais fue proporcionar un sitio para la presentación y la promoción de la cultura artística francesa durante la Feria Mundial de 1900, el plan considera, sin embargo, los principios de durabilidad y flexibilidad. A pesar de las muchas y complejas adaptaciones sufridas progresivamente que depreciaron ciertas partes del Grand Palais, la claridad conceptual de su forma y su espacialidad original han ayudado a soportar estas acciones y los cambios sufridos en el tiempo.Nuestro objetivo para el New Grand Palais es completar y reforzar su lógica formal a través de intervenciones que devuelven el sentido de modernidad al conjunto, respetando al mismo tiempo su identidad tradicional.La plaza ‘Jean Perrin’ y el jardín de ‘La Reine’ 
La consecuencia lógica de la modernización de los puntos de acceso norte y sur, plantea uno de los retos del proyecto, al encontrarse el edificio central en el corazón de la intervención. Nuestro deseo es reforzar el sentido de unidad entre el Grand Palais y el Palais d’Antin y para crear un punto de encuentro entre los dos edificios. Este enfoque respeta la intención original de los arquitectos, haciendo que los espacios sean fácilmente legibles para los usuarios, de manera que implícitamente representen las funciones que allí se desarrollan.La geometría pura del círculo redescubierto crea un nuevo símbolo y marca a nivel urbano la entrada al New Grand Palais, convirtiéndose en un lugar que pueda albergar tanto actividades planificadas como espontáneas. Dos rampas, diseñadas sobre la base de esa matriz geométrica, proporcionada por los escalones y la fuente, conducen a los visitantes desde el nivel de la plaza, en la base del edificio, hacia la entrada. Frente al Sena se ubica la entrada del público y el acceso independiente al restaurante. Este último incorpora una amplia terraza orientada al sur, situada debajo del jardín de ‘la Reine’.

También te puede interesar
Un Bosque

El edificio central: ‘La Grande Rue des Palais’
Mediante la creación de una transición progresiva del espacio urbano hacia las galerías, los dos primeros pisos del edificio central contienen el ambulatrorio, un majestuoso volumen abierto con múltiples niveles que permitirá al público  abrazar al mismo tiempo la gran nave y la rotonda del Palais d’Antin. Así, se hace hincapié en el eje este -oeste original de la composición. Situada en la planta principal inferior, ‘La Grande Rue des Palais ‘ organiza las diferentes fases de entrada en una secuencia clara antes de llevar al público hacia las distintas actividades. El ambulatorio se convertirá en la plataforma de conexión entre todas las exposiciones del nuevo Grand Palais. Los materiales elegidos para la Grande Rue des Palais enlazarán el exterior con el interior, lo existente con lo nuevo. La dicotomía entre el muro de cimentación del edificio y la planta noble, perceptible en el exterior debido al cambio en el color de la piedra, continuará en el interior del edificio.

Los espacios expositivos
La reestructuración de las galerías tiene en cuenta la interdependencia entre la comprensión de una obra y su presentación formal y conceptual. Esto se convierte en una oportunidad única para desarrollar una amplia gama de diferentes «situaciones» en términos del volumen, la luz, los materiales, y su relación con el exterior. No es simplemente una cuestión de hacer volúmenes flexibles, sino de darles la capacidad para convertirse en un evento en sí mismo. Este proceso no se limita a las galerías, sino que puede ocurrir en cualquier parte del edificio, donde la estructura lo permita. Mediante la integración de conceptos museográficos innovadores, el museo será capaz de albergar obras que, hasta ahora, sólo se han visto en espacios alternativos durante breves períodos de tiempo, y que hasta ahora no se habían valorado suficientemente.

También te puede interesar
Le Pavillon de Romainville, la revelación verde para el patrimonio cultural

El Grand Palais de las Artes y de las Ciencias
El Palais de la Découverte expondrá al público a otras formas culturales, tales como exposiciones, el arte contemporáneo, o presentaciones en vivo de alta calidad. El público que visite la gran nave y las galerías estará expuesto a nuevas experiencias al visitar el Palais de la Découverte. La nueva galería temporal en el Palais de la Découverte ha sido concebida teniendo en cuenta ésto, ya que su ubicación central concreta el vínculo entre estas dos realidades.

La plataforma logística
Para que el proyecto pueda convertirse efectivamente en un espacio apto para alojar muy diversos tipos de eventos y de públicos, exige ante todo una estructuración clara, flexible y adaptable de los espacios. Más que una simple gestión de las necesidades actuales, la propuesta abre la puerta a la futura evolución de estas necesidades. Lo que está en juego es la formulación de una visión que, a largo plazo, pueda aceptar nuevos parámetros, la evolución de las tecnologías y los cambios de paradigmas.

El programa nos llevó a crear un nivel subterráneo que alojará los espacios de logística con los espacios para estacionamiento y carga asociados. Estas áreas técnicas permitirán aumentar la capacidad de los visitantes al Grand Palais. La gran nave podrá así dar cabida a más de 11.000 personas en comparación con las actuales 5.200, aumentando su actual capacidad total de visitantes de 16.500 a más de 21.900 personas.

El flujo de turistas y el observatorio
El movimiento de los visitantes al Grand Palais representa una gran oportunidad para enfatizar la arquitectura y el paisaje. Los puntos de vista se revelan progresivamente a medida que uno camina por el lugar, revelando la conexión entre los espacios. El itinerario interno continúa por fuera y a lo largo del techo del Grand Palais, lo que permite a los visitantes descubrir el techo y proporcionarles nuevas vistas de París.

También te puede interesar
Casa Comillas

Desarrollo sostenible
Utilizamos una filosofía basada en cinco valores principales de diseño: la eficacia, la sobriedad, el fortalecimiento de la herencia cultural, una mínima y pasiva intervención, y permanecer al servicio de los usuarios. Mediante el análisis de lo existente, el proyecto fue capaz de resolver y transformar los retos en fortalezas y, al mismo tiempo, identificar y preservar la calidad de los recursos heredados. Los usuarios (y los usos futuros) se han colocado en el centro del proceso de diseño, tratando de entender las muchas actividades que allí se realizan, teniendo en cuenta además los requisitos de confort ambientales, ya sean climáticos, acústicos, los relacionados con la iluminación y otros. Esta intersección entre las situaciones, los recursos heredados, las prácticas y actividades, el confort y los requisitos ambientales, constituyen la base de las múltiples facetas de esta intervención  Revelar lo que ya está ahí significa recurrir a los recursos heredados y dar respuestas micro-contextuales. Al final, uno debe ser hiper-contextual.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/1qqgkHE

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas